Química y música: la fórmula de Jackass

“Hi, my name is Johnny Knoxville, welcome to Jackass”. ¿Pueden escuchar a su mente reproduciendo la famosísima canción que sigue a esa frase? Esta, cuyo título es “Corona”, es una de las piezas que componen Double Nickels on the Dime, de la banda punk de culto Minutemen. De no ser por el show de MTV, esta canción probablemente hubiera pasado desapercibida del ojo público, manteniendo su estatus como un track más de un disco legendario pero poco conocido en la cultura mainstream. Lo mismo puede ser dicho de los Minutemen, ¿cuántos pubertos no habrán descubierto a la banda buscando el origen del tema de Jackass? Partiendo de estas suposiciones, podemos comenzar a entender la influencia que tuvo el legendario show de televisión como portavoz de una cultura skate y punk muy diferente a la que en ese entonces dominaban en Estados Unidos bandas como blink-182.

Lo más memorable del programa, sin duda, eran los stunts; de los cuales todavía se puede hablar como si se hubieran visto ayer. ¿Cómo olvidar cuando Steve-O se tragó y vomitó un pez dorado vivo? ¿O qué tal todos los bailes incómodos de Chris Pontius como “Party Boy”? También, no podemos obviar todas las bromas con las que Bam Margera aterrorizó a sus padres en su propia casa. Y claro, todos los sketches que se aprovechaban de la disparidad física entre Wee-Man y Preston Lacy. La clave para el éxito y recordación de Jackass, a más de 15 años del último episodio televisivo de la serie y a más de ocho del estreno de Jackass 3D, proviene de dos factores. Uno, completamente explícito, la química del elenco. La sensación que transmitía el programa era la de varios cuates degenerados que se juntaban para pasarla bien haciéndose bromas, a costa de su salud física y mental. El otro factor, subyacente y hasta cierto punto poco apreciado, es la curaduría musical del programa.

Por cada stunt memorable, había una canción de fondo que dictaba el tono del sketch. Las canciones utilizadas respondían a un espectro muy amplio de géneros, desde el típico punk utilizado en videos de skate —formato de donde Jackass saca todo su lenguaje audiovisual— hasta canciones intencionalmente ridículas para la diégesis, con tal de exacerbar, parodiar o ridiculizar las cualidades y acción de la escena. Pensemos por ejemplo, el sketch llamado “Night Monkey 2”, el cual, como dato curioso, cuenta con la participación de Brad Pitt. Para acercarse al tono de comedia que requiere el montaje, las tonterías que realiza el elenco mientras están disfrazados de monos son musicalizadas con “Jungle Boogie” de Kool & The Gang. Pensemos también en el tributo a los musicales de la era dorada de Hollywood que cierra Jackass 2. En este, el elenco hace una coreografía mezclada con stunts mientras interpretan “The Best of Times” de La Cage aux Folles. En ambos ejemplos la música no es un accesorio, sino parte integral de la comedia, tanto un medio como un fin narrativo.

Por la otra parte, está el uso de música no como un refuerzo de la comedia, sino como complemento para comunicar el mood de la escena. Este caso normalmente se daba en los sketches en los que la comedia no dependía directamente de disfraces o temáticas concretas, es decir, en aquellos que se acercaban más al formato de video de skate antes mencionado. Cámaras con fisheye y producción estilo guerrilla. En este tipo de montajes predominaban clásicos de punk y hardcore, que complementaban perfectamente la acción frenética de los protagonistas de la escena. Por ejemplo, uno de los stunts más icónicos de la franquicia es cuando Steve-O recibe un tatuaje en la parte de atrás de una camioneta Humvee, mientras es manejada por la leyenda punk Henry Rollins. La escena es musicalizada por “Drinking and Driving” de Black Flag, un clásico del hardcore de los ’80. Al igual que “Corona”, sería raro encontrar esta canción en un contexto tan mainstream como el que supone la plataforma de Jackass.

La relación del show con la música trasciende incluso las películas y el programa de televisión. Algunas de las canciones que forman parte del soundtrack de Jackass tienen videos musicales con miembros del elenco. Tal es el caso de “Memories” de Weezer, “We Want Fun” de Andrew W.K. y “Joker and the Thief” de Wolfmother. Incluso, en “Memories”, las voces del coro son realizadas por Knoxville y compañía. La vibra que comunica el cast con este tipo de participaciones no se siente como una acción forzada de promoción de sus películas, sino como la de personas realmente comprometidas con la cultura que tratan de representar, del slacker, el skater, el wey que solo quiere pasarla bien con sus cuates y echar desmadre. Dan la impresión de que genuinamente disfrutan la música que patrocinan con sus apariciones. Esto va de la mano con la química del grupo, ya mencionada anteriormente, que resulta base fundamental de su éxito y su permanencia en la cultura pop. En Jackass, tanto los stunts como las amistades, personalidades y gustos del crew se sienten 100% reales.

La huella que dejó Jackass en la cultura dosmilera es imborrable. Su impacto fue tal que surgió una nueva forma de hacer televisión a partir del formato utilizado en el programa. También, lograron que durante un tiempo el skate se volviera el centro de la cultura juvenil, de la mano del show, los X-Games y los juegos Tony Hawk’s Pro Skater. Incluso, varios miembros de Jackass son personajes desbloqueables en diversos juegos de la franquicia de videojuegos de Activision. Tras el fin de la serie original de MTV surgieron muchos imitadores, que nunca lograron transmitir la química del cast original, por más que muchas veces se hicieran stunts más peligrosos, elaborados o entretenidos. (Vienen a la mente los Dudesons o Nitro Circus). Parte del genio derivado de esa química se remite a sus gustos musicales, los cuales lograron plasmar perfectamente a la par de su comedia. Jackass no solo es un hito del cine y la televisión, por más pendejo que sea, también es un semillero de música nueva para jóvenes que de otro modo no hubieran estado expuestos a cierto tipo de artistas. De lo más under a lo más banal. De bote pronto, yo le debo al programa mi gusto por los Minutemen, Andrew W.K. y los Misfits. Así como yo, ¿cuántos más no habrá?

Un playlist con mis momentos musicales favoritos de Jackass:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s