Columnas

Álbumes residuales: Forbidden de Black Sabbath

Álbumes residuales es una columna para hablar de álbumes generalmente considerados malos, irrelevantes o un tanto ignorados. Aquí, damos primeras impresiones y una mini reseña al puro estilo speed writing.

01 Forbidden – Black Sabbath (1995)

Este es el penúltimo álbum de estudio de Sabbath antes de 13, siendo el regreso del lineup original y una entrega que se podría considerar simplemente como accesorio publicitario al regreso de Sabbath para lo que serían sus últimos tours. Así, Forbidden es el último álbum de una larga trayectoria de desesperación orquestrada por Tony Iommi.

Muchos álbumes antes de Forbidden, el nombre de Sabbath ya había perdido cualquier significado y la cantidad de músicos que por ahí pasaron fue abrumadora. Aquí, el lineup es conformado por el más leal club de fans de Iommi; es decir, los únicos que fueron convencidos de tocar para un proyecto más que sepultado.

Tony Martin, el vocalista maldito de la banda, de grandes talentos y cero adecuaciones. Cozy Powell, el baterista del increíble currículum de rock. Neil Murray, un bajista experimentado. Y Geoff Nichols, el tecladista, mejor conocido por ser la sombra de Iommi a partir del final de la era de Ozzy.

Para acabar de ponerle sabor a este álbum, que no era más que otro intento desesperado y en toda honestidad innecesario de lo que podría asumirse como una larga persecución de la banda por actualizarse con un progresivo sonido de rock durante los ochentas y ahora en los noventas, llegó Ernie C de Body Count como productor.

Primeras impresiones

  • Por fin en los noventa, Black Sabbath ya suena a los ochenta.
  • Big drums, big value.
  • Para el calibre de Cozy Powell, la interpretación de la batería es aburridísima; quién sabe qué tan restringido fue por Iommi.
  • “Illusion of Power” es idea sin progresión.
  • Tony Martin suena mejor cuando puede ser melódico y grande, no dramático y lúgubre: una cosa que Dio comprendió y que el resto de los vocalistas de Sabbath post-Ozzy nunca aplicó.
  • ¿Qué quiere hacer Ice T en esta canción, un homenaje a Vincent Price en thriller?
  • El riff de “Get a Grip” es una alegre curiosidad, tiene a Iommi sonando en un tono de guitarra parecido a algo de Pantera. También recuerda un poco a “Zero the Hero”; por fin parece encontrar una actualización en su interpretación.
  • “Can’t Get Close Enough” suena mucho más noventera entre los FX, la asumida dinámica de soft-loud y ese aire vulnerable en las letras, aunque por ahí, aparece el riff ala-cat scratch fever; el herpes del rock poco inspirado.
  • “Shaking Off the Chains” empieza con un riff obtuso, forzado e incómodo. Aun tiene un sonido más actualizado y no se compone hasta la progresión de un segundo riff con mejor momentum.
  • “I Won’t Cry For You”: la balada ochentera que nadie necesita más que Geoff Nichols.
  • “Guilty As Hell” un battle song?
  • “Sick and Tired” continua con estos nombres de ridículos y puntualiza que la mitad de este álbum es la más insípida.
  • Tony Martin nunca fue un gran liricista, pero aquí llega a extremos ridículos de obviedad.
  • A pesar de todo, en esta canción, el segundo aire del solo de Iommi tiene algunas ideas interesantes, únicamente porque muestran otra cara del guitarrista tocando.
  • “Rusty Angels”: el rock buena onda.
  • Quizá el sonido de Sabbath durante estos años hubiera sido mejor enfocado en lo melódico; no hubiera sido bueno, pero quizás mucho más efectivo.
  • En “Forbidden”, por fin aparece Powell.

 

Forbidden tiene como uno de sus puntos más débiles una producción mediocre, pero ni siquiera vale la pena quitarle valor por eso. Este es un álbum que peca por su falta de interés en sí mismo, cuando parece más preocupado por crear canciones referentes y no propias. Termina siendo como un aglomerado de ingredientes insípidos y contrarios, donde las apariciones de algo relevante ya parecen más una alucinación

Lo único que queda decir es que este fue el final de las necedades de Iommi por mantener un proyecto a toda costa. Todo lo que se hizo durante esta era sólo nos deja unas cuantas curiosidades en respecto a lo que pudo ser contrastado contra lo que fue.

 

Anuncios

0 comments on “Álbumes residuales: Forbidden de Black Sabbath

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s