Listas

HONNE, la sofisticación del pop y la angustia adolescente

Puede ser por la fórmula probada, la imperiosa necesidad de formar parte de algo o un verídico gusto por la música popular, pero la verdad es que nadie puede escapar del pop, y menos del de HONNE.

Los caminos del pop son misteriosos. Y los motivos por los que nos gusta lo son aún más. Puede ser por la probada fórmula, la imperiosa necesidad de formar parte de algo, la simplicidad de nuestros gustos, una oculta afición a las canciones repetitivas o un verídico gusto por la música popular, pero la verdad es que nadie puede escapar de él.

Y menos cuando ese pop simple pero cuidadosamente manufacturado apela a uno de los sentimientos más universales del mundo: que te suban a una nube impulsada por el amor y después te dejen caer y te partan en mil pedazos. Y sí, esta definición podría aplicar al 98% de las canciones pop, pero pocos lo hacen en plena época de la saturación musical como un par de jóvenes productores que se hacen llamar HONNE.

Tomando su nombre de la palabra japonesa 本音, su significado no podría ser más descriptivo de lo que son: “los sentimientos más íntimos”. Un contraste premeditado con el del nombre de su disquera, Tatemae, o “los sentimientos que muestras en público”. Contrastes que en un inicio no eran tan perceptibles, como su primer sencillo “Warm on a Cold Night” o “Coastal Love”, en los que la maquinaria pop parecía haber entregado su último producto y escuchábamos lo que Alice Vincent llamó muy bien para The Telegraph “soul futurista destinado a reinventar la música para hacer bebés”, un suave acercamiento a lo que después entregarían pero que terminó de concretarse en su segunda producción de estudio, Love Me / Love Me Not.

Sintetizadores complejos y arreglos orquestales comenzaron a hacer que la música del dueto formado por los amigos de la universidad, Andy Clutterbuck y James Hatcher, tomara un camino diferente, guiado por las letras melosas todavía, pero encaminándose hacia el sophisti-pop de exponentes como Sade o Simply Red que volvían el pop un poco más complejo en su composición pero igual de pegajoso en su resultado final. El último experimento a desarrollar quedaba en sofisticar algo más que el sonido, si es que era posible: la angustia adolescente de un amor perdido. Y esos contrastes terminaron funcionando en una especie de álbum temático dividido en dos partes, la primera dedicada en su totalidad a la etapa dulce y cálida de una relación, y la segunda a ese enemigo íntimo que es el desamor.

Funk, soul, la más cálida de las vibras setentera y el empalagoso terreno comúnmente conocido como pop hace que HONNE sea todo eso que no querríamos aceptar que nos gusta, pero no podemos evitar hacerlo.

400x6005

Si quieres conocer de primera mano al dueto londinense, no te pierdas su segunda visita a México este viernes 7 de septiembre en El Plaza Condesa. Boletos a la venta en Ticketmaster aquí: HONNE en El Plaza

Anuncios

0 comments on “HONNE, la sofisticación del pop y la angustia adolescente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s