Reseñas

De disonancias, calma e implosiones de sonido: Mogwai en El Plaza.

Mogwai regresó a México para presentarnos un gran show de post-rock.

Fotos: David Romero.

Mogwai es de esas bandas en vivo que están perfectamente ecualizadas: ya sea en un espacio abierto, como en la pasada edición del festival Corona Capital, o en espacios cerrados, como lo fue anoche en El Plaza. Es una banda que no queda a deber en absoluto, y el sonido es una extrapolación a la perfección. Actualmente se encuentran promocionando su más reciente producción Every Country’s Sun, de la cual sonaron la mayoría de las canciones.

Mogwai_21_preview

Comenzaron abriendo paso en punto de las 19.30 hrs., de manera tranquila, dejando los guitarrazos y altos decibeles para después. El tema abridor se trató de “Hunted By A Freak”, del disco más amigable auditivamente por tener una línea encaminada hacia el pop. El característico uso de un vocoder en la voz por parte de Barry en este disco nos hace pensar en Sleep Party People. Mogwai nos lleva, paso a paso, a través de caminos bellos, pastoreados por afables y dóciles sonidos que sensibilizan masas, como si se tratara de una lluvia de melancolía que nos moja hasta el alma.

Mogwai_10_preview

Así se vivió anoche “Take Me Somewhere Nice”, un tema que nos dejó totalmente embelesados.  Entre ovaciones y un vaivén de emociones que oscilaban entre la cólera y la melancolía, llegaban a azotarnos “Mogwai Fear Satan” y “Old Poisons”, como combo demoledor. El poder que desataron ambas canciones, una tras otra, era algo similar a exorcizar a la banda, a liberarlos de esos entes, con cada guitarrazo, cada furioso rasgueo, hasta mostrar las encías que denotaban la tremenda pasión que entregan en vivo. Fueron cerca de 20 minutos de este trance.

Mogwai_22_previewMerecidamente, necesitábamos todos un descanso, tanto ellos para regresar a concluir el acto y nosotros para disipar un poco al éxtasis. La última parte consistió en “New Paths To Helicon, Pt. 1” y “We’re No Here”. Un último tema del álbum Mr. Beast, que fue totalmente trascendente en la historia de Mogwai gracias al uso primero de sintetizadores, aunque la banda seguía fundando su sonido en las guitarras, y este tema muy bien pudo haber sido parte del gran, gran disco que fue Rock Action.

MogwaiCon un último rasgueo, dejaron que las cuerdas siguieran vibrando hasta que se detuvieran por sí solas, mientras que la guitarra Gretsch de Stuart quedó colgada de la base del micrófono, pendiendo del tahalí mientras sus compañeros cambiaban las modulaciones de los pedales, aumentando el tiempo de delay, usando un phaser, y toda una experimentación que hacía más aturdidora esa despedida.

Anuncios

0 comments on “De disonancias, calma e implosiones de sonido: Mogwai en El Plaza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s