Columnas Soundtracks caseros

Soundtracks Caseros: Drive

Tras evadir eficazmente una persecución policíaca, producto de una misión criminal remunerada, el conductor aborda un Chevrolet Malibu 1973, maneja camino a casa y difumina su rastro a través de la urbe nocturna de Los Ángeles. Al estacionar su automóvil y descender de él sobre la planta subterránea del complejo habitacional en el que reside, camina lúcidamente, enfundado en una bomber jacket dorada y adornada por un escorpión bordado en la parte trasera, hacia la entrada del ascensor y se cruza de frente con su destino: Irene, su vecina, la mujer que podrá reconfigurar su estilo de vida y extinguir la soledad que expone tras arribar a su departamento para depositar sus pertenencias en el interior y retornar a deambular por las calles de L.A.. Al fondo, los sintetizadores de Kavinsky y la voz de Lovefoxxx en “Nightcall” acompañan la primer y sublime secuencia de Drive, la carta fuerte de Nicolas Winding Refn.

Con más de dos décadas de trayectoria, el estilo cinematográfico del danés Nicolas Winding Refn se ha distinguido por un uso estilizado de la acción y la violencia explícita, directamente influenciado por el cine noir de mediados del siglo pasado. De este destacan la trilogía Pusher (1996 – 2005), Bronson (2008) y Drive, filme que lo hizo merecedor al premio de Mejor Director en Cannes en el 2011, a razón de pretensiones estéticas más elevadas con respecto a sus proyectos predecesores, actuaciones contundentes y de una atmósfera audiovisual embriagante.

La adaptación fílmica de la novela policíaca homónima escrita por James Sallis y publicada en 2005 expone al personaje anónimo y enigmático interpretado por Ryan Gosling, quien ejerce tres oficios cotidianamente – es auxiliar del taller automotriz de su amigo Shannon (Bryan Cranston), conductor de automóviles en escenas de riesgo para películas de acción y conductor en diligencias criminales-,  inmiscuido en una atracción amorosa con su vecina Irene (Carey Mullingan) y en un dilema que lo obligará a mediar entre sus ocupaciones lócitas e ilegales, su seguridad y la de sus seres queridos.

El argumento se desenvuelve por medio de secuencias en las que el dramatismo se determina por los juegos de luces, silencios exhaustivos, episodios sanguinarios propios del cine negro y por una afortunada curaduría musical a cargo de Cliff Martinez, basada en un pop ochentero ad hoc con el diseño de producción del largometraje –score que superaría cualquiera de sus colaboraciones con Steven Sodenbergh y convertiría a Martinez en el compositor de las bandas sonoras de las producciones posteriores de Winding Refn: Only God Forgives (2013) y The Neon Demon (2016)-. Asimismo, contribuyó significativamente a la designación de culto que el reconocimiento general ha adjudicado a Drive.

La siguiente playlist homenajea al romance, a la iluminación neón, al crimen y a la mortalidad de las entrañas californianas mediante una selección de synthpop, pues, ciertamente, resulta imposible construir un pensamiento simbólico de Drive separado de los electrónicos.

 

Anuncios

0 comments on “Soundtracks Caseros: Drive

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s