Listas

7 grandes canciones menos conocidas de The Smiths

Gracias a (500) Days Of Summer, The Perks Of Being A Wallflower y Black Mirror, la música de The Smiths tuvo un repunte considerable en el pasado reciente. Sin embargo, lejos de retomar las grandes composiciones y las entrañas de esta banda, sólo se visualiza un pequeño ápice de lo que Steven Patrick Morrissey, Johnny Marr, Andy Rourke, Mike Joyce y Craig Gannon (el quinto Smith), nos regalaron durante cinco años ininterrumpidos.

Porque no todo es “There Is A Light That Never Goes Out”, “Panic”, “Stil Ill”, “Ask”, “How Soon Is Now?” y aprovechando la reciente visita de Morrissey a la Ciudad de México -y quinta (2000, 2006, 2011, 2017, 2018) desde la disolución de The Smiths-, abriremos un panorama quizás poco explorado por los medios convencionales. Y dándole forma a una discografía completa de inicio a fin, te ayudaremos a adentrarte de lleno a las grandes canciones menos conocidas de The Smiths:

Nota del autor: Canciones como “This Night Has Opened My Eyes”, “The Hand That Rocks The Cradle”, “Girl Afraid”, “Handsome Devil” o “Heaven Knows I’m Miserable Now” fueron dejadas fuera de manera intencional porque pronto estarán en otro listado de la banda.

 

“London” – “Shoplifters of the World Unite” 12” (1987)

Smoke lingers ‘round your fingers.

Resulta raro pensar en canciones de The Smiths con tintes punk; sin embargo, las hay: “Miserable Lie”, “The Queen Is Dead” y, sobre todo, “London”. B-side de “Shoplifters of the World Unite”, esta corta canción desempolva al Morrissey adolescente, al Morrissey fanboy de los New York Dolls y al Morrissey que lideró, por un breve tiempo, a una banda de punk-rock tan crudo como su nombre: The Nosebleeds.

En 2011, Morrissey concede una introspectiva entrevista a The Daily Mail, donde habla un poco acerca de sus influencias musicales y de cómo veía la escena punk cuando apenas era un adolescente. Y es que nombres como Patti Smith, The Stooges, Lou Reed, T. Rex, David Bowie y los New York Dolls marcaron considerablemente al que, posteriormente, sería el frontman de una banda pionera en el jangle pop, The Smiths.

“London” siempre permanecerá en un bajo perfil debido a que nunca figuró en los cuatro álbumes de la banda, a pesar de estar considerada para el tracklist final de Strangeways, Here We Come; siendo también una canción recurrente en los setlists de The Smiths. Con sus escasos dos minutos y seis segundos, la banda explota sus máximas capacidades de hacer una canción punkie de forma elegante, sin caer en la vulgaridad del punk promedio. Rourke y Marr brillan, Joyce marca los tiempos, mientras que Morrissey sólo tiene que ser él.

“British punk rock is second to the New York equivalent, in that it does not possess the musical innovation…”

—Steven Patrick Morrissey, en una carta para Melody Maker en 1976.

“Jeane” – “This Charming Man” UK 7” (1983)

It’s just a fairytale and I don’t believe in magic anymore.

Al igual que “London”, “Jeane” nunca perteneció a ningún disco de estudio de la banda; es más, junto con “Wonderful Woman”, fue una de las primeras canciones que la sociedad Morrissey-Marr escribieron para The Smiths en las postrimerías de 1982.

Actualmente, “Jeane” figura como una de las canciones más queridas por los fans de The Smiths; tanto que el vinilo original de “This Charming Man” lanzado por Rough Trade es uno muy cotizado dentro del trademarket de los acetatos, alcanzado cifras de hasta los €100. Más de $2000 por dos canciones… ¡Por dos canciones!

Volviendo a la música, “Jeane” posee lo que pocas canciones de The Smiths tienen: una secuencia circular. Coquetea con un sonido muy de Richard Hell & The Voidoids, sumando a una letra con toda la estructura de Morrissey, hablando de desamor, falsa felicidad, dinero y muerte.

Como dato curioso, en 1984, Sandie Shaw, una de las más grandes voces del pop inglés en la década de los sesenta y que aparece en varias portadas de los singles de la banda, grabaría junto con Marr y Morrissey una versión de “Jeane” —entre otras canciones de The Smiths— después de recibir una carta de parte de ellos dónde le decían que: “¡La leyenda de Sandie Shaw no puede terminar todavía, aún hay más por hacer!”. Malditos genios.

Si quieres escuchar “Jeane” cantada por Sandie Shaw mientras Morrissey hace los coros y Marr toca una guitarra acústica, da click aquí.

 

“The Draize Train” – Rank (1988)

. . .

Si escuchar punk por parte de The Smiths era algo rarísimo, ahora imaginen escuchar canciones instrumentales. “The Draize Train” es una de las pocas canciones que grabaron sin letra y, personalmente, es una de mis favoritas forever and ever, amen.

Lanzada como parte del single de 12 pulgadas de “Panic”, esta canción es un viaje auspiciado por Marr y Rourke, principalmente. En su versión de estudio, esta canción es llevada a un clímax excepcional con un profundo bajo y un sensual solo de guitarra; sin embargo, su versión live, concretamente la del Rank, es una joya.

La maestría por parte de Johnny Marr en la escritura y la exposición de esta canción no tiene punto de comparación en la discografía de The Smiths. Asimismo, el acompañamiento que Mark Rourke hace con su soberbia forma de manejar el bajo hace que esta, hands down, sea una de las mejores canciones de la banda. Por esto y muchas cosas más, Rank es un álbum considerado como el punto más álgido de The Smiths y una de las mejores cátedras de música en vivo.

Si por morbo o curiosidad quieres escuchar la versión de estudio de “The Draize Train” da click aquí.

“Some Girls Are Bigger Than Others” – The Queen Is Dead (1986)

Send me the pillow… the one that you dream on…

Es frustrante que uno de los mejores outros de la banda sea infravalorado y despreciado, ya sea por desconocimiento o por simple prejuicio. Y es que “Some Girls Are Bigger Than Others” tiene dentro de sí una calidez tan auténtica que pocas bandas después de The Smiths han logrado hacerme volver a sentir.

Sexy, delicada y hasta -por qué no- un tanto cursi, la canción que le pone punto final a The Queen Is Dead nos remite a las sensaciones más viscerales, manipulando nuestras emociones y sentimientos en poco más de tres minutos.

Teniendo un inicio con un espectro muy bajo, los crescendos se van haciendo partícipes de la canción, al grado de darles un lugar bastante preponderante. La voz de Morrissey y su parsimonia al cantar parecen conectar con la nostalgia al punto de envolvernos en ella, para al final dejarnos con EL solo de Johnny Marr y despedirnos, finalmente, de el mejor álbum que The Smiths construyó en su corta historia.

Hermosa canción.

“Paint A Vulgar Picture” – Strangeways, Here We Come (1987)

I walked a pace behind you at the soundcheck. You’re just the same as I am.

Probablemente Strangeways, Here We Come marque el declive de una banda que se consumió entre egos y avaricia para nunca más volver. Sin embargo, entre sus buenos pasajes, “Paint A Vulgar Picture” destaca como una de las canciones más inteligentes que Morrissey escribió.

Narrando una historia donde se involucra la industria de la música y los snobs que la manejan, Morrissey compagina un relato muy particular. Haciéndole guiños al Banco de Pagos Internacionales (BPI), a la British Broadcasting Corporation (BBC) y a Music Television (MTV), “Paint A Vulgar Picture” retrata lo vivido por Morrissey en el apogeo de The Smiths.

Hablando sobre avaricia, casas nuevas y la falsa adulación por parte de su círculo cercano, se construye una cosmovisión del cómo y el qué en la escalada del éxito musical. Asimismo, Morrissey nombra a esta canción con una frase acuñada por su crush literario, Oscar Wilde, en The Picture of Dorian Gray (1890), en donde el protagonista vende su alma con la finalidad de conservar su juventud y belleza a pesar de vivir una vida reinada por el libertinaje y los excesos.

Probablemente, “Paint A Vulgar Picture” era una crónica en un día normal en la vida de The Smiths y en la que Morrissey buscaba desahogar su aborrecimiento con la industria. También puede ser un signo inequívoco de que la relación entre sus compañeros de banda, la disquera, los múltiples managers que pasaron por sus órdenes y él hicieron que la banda terminara en añicos.

A pesar de todo, tristemente Strangeways, Here We Come seguirá en el olvido por parte de los fans de ocasión. Pero si le damos una mirada más a fondo al último disco de la banda, nos podemos encontrar historias como la que “Paint A Vulgar Picture” nos regala para imaginarnos cómo fueron los últimos meses de The Smiths. Sin duda, es un disco hecho para los fans. Period.

“Oscillate Wildly” – “How Soon Is Now”? 12” (1985)

! ! !

La historia de “Oscillate Wildly” es… interesante. Siendo el B-side de un B-side, esta canción es una de las pocas de The Smiths en las que se utiliza un piano y un pandero para darle un realce a la misma. Un piano y un pandero en una canción instrumental. Qué curioso.

Originalmente, “How Soon Is Now?” apareció como B-side de “William, It Was Really Nothing”. Sin embargo, también formó parte de Hatufl Of Hollow, el mejor compilado de la banda (en serio, es una maravilla). Posteriormente, se lanzó como single y en él, junto con una versión alternativa de “Well I Wonder” del Meat Is Murder, “Oscillate Wildly” aparecería a escena.

Hablábamos del piano inicial y sin duda es un highlight dentro de la canción. Llevándonos de la mano hasta la aparición de las cuerdas de Marr y el sonido de un pandero manipulado por Morrissey, “Oscillate Wildly” explotará.

La formación en el pop de Morrissey harán que ésta sea un de las canciones más bellas y realmente bien logradas de la banda. Asemejándose a una obra de música clásica, las interpretaciones dentro de ella resaltan por su pulcro dinamismo, además de demostrar la versatilidad de The Smiths para poder manejar una canción instrumental escrita por todos sus integrantes. Recordemos que “The Draize Train”, sólo fue escrita por Johnny Marr.

Con un tiempo bastante corto para una canción instrumental —tan sólo tres minutos con veintiocho segundos— “Oscillate Wildly” es un himno silencioso dentro de la discografía de The Smiths.

“Barbarism Begins At Home” – Meat Is Murder (1985)

Unruly girls who will not settle down they must be taken in hand.

Durante casi siete minutos, somos sometidos a una odisea de niños revoltosos y violencia doméstica sin reparo. Al tiempo que la ácida lírica de Morrissey salta a escena, la música de la banda lo acompaña, tan sólo para terminar con un outro totalmente orgásmico. Durante minuto y medio, el final de “Barbarism Begins At Home” tiene una de las mejores basslines en la historia de la música. Rourke la rom-pe.

Lejos de las canciones punks, las melodías instrumentales y las letras con sentido evocativo, The Smiths posiblemente se gradúa con esta canción y con este disco dando el salto final al mainstream del que serán objeto hasta nuestros días. Sin embargo, oculto cerca del final, esperando ser encontrado, tenemos el tesoro más representativo de lo que esta banda significó y de la influencia que logró tener.

La autenticidad en “Barbarism Begins At Home” deja simplemente sin palabras al que la escucha por primera vez. Rodeado de un funk muy maquillado y un pop completamente engendrado por los de Mánchester, esta canción rompe la estructura de lo logrado en The Smiths (1984), haciéndonos pensar y repensar por qué una banda que nació grande tuvo que morir de la forma más cruel posible.

PD: Dat bass!

Menciones honoríficas:

  • “Sweet And Tender Hooligan” (John Peel session: 12/2/86).
  • “I Want The One I Can’t Have” (Meat Is Murder).
  • “Miserable Lie” (The Smiths [1984]).
  • “Vicar In A Tutu” (The Queen Is Dead).

 

0 comments on “7 grandes canciones menos conocidas de The Smiths

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s