Listas Vacas Sagradas

Vacas Sagradas: Grotesque (After the gramme)

Post-punk es una etiqueta bastante blanda para describir el trabajo que Mark E. Smith ha lanzado sin parar y durante décadas con The Fall. Pero lo es al buscar una etiqueta que resalta lo inútil y estúpido del intento de encasillarlo.

No es necesario adentrarse demasiado en la historia de la música para conocer la trascendencia de The Fall. Su influencia es notoria en proyectos que han ido y venido durante años. Muchos, sin darse cuenta, le deben bastante al característico estilo furioso y acelerado de Smith a la hora de cantar, y no se diga de las agallas que le han inspirado a hordas de músicos que, al mencionar el nombre de Smith o The Fall, parecen hacerlo con el propósito de saberse conocedores, incluso si se trata de proyectos que poco podrían relacionarse con esta banda.

La actitud confrontacional de Smith ha sido notoria a lo largo de toda su carrera, y raya en lo cínico y despreocupado. Sabiéndose poseedor de cierta aura siniestra, Smith siempre fue un experto en explotar estas singularidades gracias a que le eran bastante naturales. No había necesidad de encarnar a un personaje: estas eran conductas cotidianas para el músico. Y no impresiona que la música sacada casi a golpes que obtuvo de sus músicos estuviera impregnada de estas características.

Si ya se encontraban indicios de cierta búsqueda por sonidos peculiares desde Live at the Witch Trials y draGnet, es con Grotesque que The Fall eleva la calidad de sus lanzamientos. No sólo la producción muestra señales de mejorar: el sonido de la banda se vuelve más complejo y las letras de Smith se han vuelto cada vez más paranoicas. No sorprende, tomando en cuenta el estado en el que se encontraba sumergido el Reino Unido durante esta época.

Si Grotesque suena, por momentos, bastante aterrador, es porque lo es. Es un álbum con el que debe tenerse bastante cuidado para no ser víctimas de la incomodidad que puede producir una entrega de estas magnitudes. Al momento de escuchar álbumes “similares” de la época, se vuelve obvia la importancia que ha tenido The Fall y la forma tan natural con que aparecen de forma grotesca muchos de los elementos utilizados por otras bandas en años siguientes.

La importancia de Grotesque recae en ser un trabajo que debe escucharse completo para ser apreciado. Aquí no se encuentran sencillos o canciones con mayor fama que otras, y los riesgos tomados en cada tema sólo confirman la necesidad de utilizar todos los recursos posibles para hacer un disco redondo que se vale de su propia calidad para ocupar el pedestal en el que ha estado desde su lanzamiento.

“Pay Your Rates” podría ser el puente entre lo hecho por la banda en sus entregas anteriores y el resto de lo propuesto en Grotesque; nos introduce al inmundo universo que Smith expandiría durante toda su carrera a partir de este punto. “English Scheme” es juguetona y tétrica, al mismo tiempo que las frases escupidas por Smith muestran una preocupación más profunda por el estado de la sociedad en la que se encuentra.

“New Face in Hell” muestra las enormes capacidades de Smith para utilizar la paranoia como un arma bastante efectiva; un tema que se vuelve aterrador pero al mismo tiempo seductor gracias al aporte de toda la banda. La multitud de sonidos con los que embiste Smith vocalmente tienen la clara intención de explotar los recursos más siniestros que The Fall pueda conjurar y logra incomodar sin mostrar preocupación por hacerlo.

“C ´n´ C-S Mithering” rompe con el frenesí momentáneamente y da la impresión de ser un respiro en este perverso trayecto. Pero, en realidad, se trata de uno de los temas mejor logrados de Grotesque justamente por el cambio casi radical en el ritmo del álbum, convirtiéndola en una pieza importante para definir la superioridad que The Fall empezaba a alcanzar con esta entrega.

Pero los momentos menos frenéticos son los que definen la verdadera intensidad de Grotesque. “Gramme Friday” es una joya que puede pasar desapercibida pero define precisamente lo realizado en todo el disco. “The NWRA” llega sin advertencia, amenazando, desde los primeros acordes, con cerrar el álbum de forma magistral. Una tortura total de nueve minutos en la que Smith pasa por todos los estados de ánimo presentados a lo largo de Grotesque.

Mark E. Smith pertenece a una generación de músicos que han ocupado su propio espacio durante décadas y cualquiera que intente reemplazarlos es rápidamente identificado como un farsante. The Fall es un estandarte para muchos y Grotesque es, en la mayoría de los casos, una perfecta introducción a una de las discografías más inquietantes y extensas de los tiempos recientes.

Anuncios

0 comments on “Vacas Sagradas: Grotesque (After the gramme)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s