Álbumes Listas

7 álbumes esenciales del french touch

No todo el french house es Daft Punk.

Una década atrás de Sexuality y Cross, Kodak, los tamagotchis, las camisas de rayas verticales, los scooters, Nickelodeon y Cartoon Network estaban en su apogeo. Eran los noventa. Sin embargo, fuera de esas extravagantes modas, en el viejo continente emergía una moda muy extraña: las leather jackets, los vinilos y el pelo teñido de rubio eran una tendencia en toda Europa.

El mundo entero asimilaba lo que Michael Jackson, Madonna y U2 significaron en la década pop de los ochenta y, buscando una aguja en el inmenso pajar ochentero, una esperanza fuera de lo convencional estaba por nacer. Un selecto grupo de obesos en París fracturaba un sello propio, lleno de diversión, alegría y esperanza; podría decirse idéntico a la “Liberté, Égalité, Fraternité” que promulgaba la Revolución Francesa en el siglo XVIII. Así nace el french touch o, mejor dicho, el house a la francesa. Lejos del new-wave y el synth pop, el house se estableció por más de una década en los centros nocturnos más importantes de Europa.

El eurodance y el nu-disco, los sampleos y los four-on-the-floor se volvieron un estandarte en la elaboración del french touch; era el house de la década. En América, atrás quedó el glam, el heavy metal y el trash; y en Europa, el avant-garde se convertiría en una especie de pop que reinaba sin dejar el trono vacante. Con esa amalgama de sonidos pop, el house francés nacerá de las exigencias del público de la década de los noventa. Es por ello que creo que, antes de David Guetta, existieron grandes y fieles conservadores del sonido de los nineties que vale la pena recordar. Estos son los siete álbumes esenciales del french touch:

The Player – The Supermen Lovers (2002)

Captura de pantalla 2018-01-04 a las 7.27.49 p.m..png

Tras un par de interesantes EPs y con Lafesse Records bajo su dirección, Guillaume Atlan firma uno de los discos más laureados durante la implantación del house en toda Francia. Explotando todas sus capacidades creativas, navegando entre capas de secuencias, además de elocuentes voces estilizadas, The Player es el resultado de una completa evolución estética y auditiva para una nueva generación de personajes, mismos que le darán un giro al sonido implantado una década antes en los grandes clubes parisinos.

Crydamoure Presents: Waves – Various Artists (2001)

Captura de pantalla 2018-01-04 a las 7.31.03 p.m..png

Creado por Guy-Manuel de Homem-Christo y Eric Chedeville, miembros de Le Knight Club, Crydamoure se establece en pocos años como uno de los sellos más prolíficos del género. Al igual que hiciera Thomas Bangalter con Roulé, Crydamoure recluta a interesantes prospectos del house francés y del nu-disco parisino, destacando de sobremanera a The Buffalo Bunch, Raw Man, The Eternals, Deelat y, por supuesto, Le Knight Club.

Dicho lo anterior, Waves nos regala uno de los álbumes más infravalorados que el french touch y su escena underground recuerde con un aura vanguardista, innovadora y logrando una completa revolución musical. Sin dejar de lado que es un compilado, este álbum ha sido una de las influencias más profundas que Justice o SebastiAn nos han presumido en sus Dj Sets. Arraigado en el french house de la vieja escuela, fusionando elementos sonoros maravillosos y destacando por su dinamismo, Waves revaloriza al género, al punto de sentirnos redescubrir un tesoro enterrado en las cavernas del estancamiento musical y la monotonía recurrente. Sin duda, es una joya.

Tempovision – Étienne de Crécy (2002)

Captura de pantalla 2018-01-04 a las 7.32.12 p.m..png

¿Existe algo más glorioso que iniciar un álbum con el sonido antiquísimo de una conexión a internetdial-up? No.

Tempovision establece una interesante conjetura entre la avanzada francesa de house y los sonidos pop que reinaban en América durante toda la década de los noventa. Sepultando definitivamente su trayectoria en Motorbass, Étienne Bernard de Crécy deja atrás el sonido frenchy del cual emergió. Utilizando samples de películas setenteras y bases de hip-hop (rindiéndole tributo a su antiguo proyecto hiphopero, La Funk Mob), estas alteraciones hacen aún más rico a un Tempovision destinado a vivir a la sombra de Discovery y Cross.

Un minuto de silencio por este álbum rico tanto en propuesta como en esfuerzo. El mejor de Étienne de Crécy; sin duda, aún mejor que cualquier Super Discount.

Pansoul – Motorbass (1996)

Captura de pantalla 2018-01-04 a las 7.34.17 p.m..png

Ahhh… Motorbass. Pioneros en la amalgama sonora del euro dance y el deep house, contemporáneos en los inicios de Daft Punk y el dúo que pudo compartir con éstos el trono que les fue arrebatado tras su inesperada separación. A pesar de todo, nos dejaron en la palestra un recuerdo tangible de que una estructura bien lograda de tracks siempre resultará atractiva para los oídos que la escuchan.

Pansoul nace de las mentes creativas de Étienne de Crécy y Philippe Zdar, fundador de Cassius. Retomando sonidos conocidos en Europa, pero muy poco explorados, construyen uno de los álbumes más seductores de los noventa y que le otorgará una etiqueta de culto al dúo y a la escena. Pansoul es el legado de un dúo que pudo probar las mieles del éxito pero que, tristemente, sus integrantes decidieron tomar caminos separados. Actualmente, la fuerte influencia implantada por Motorbass ha sido utilizada, pero mutando en su nombre, sonido y hasta en su continente, naciendo así el Chicago house en toda la extensión de la palabra.

1999 – Cassius (1999)

Si Motorbass no logró ser aquel dúo que permeaba los dancefloors en París, Cassius sí. Tras la disolución de Motorbass, Philippe Zdar y Hubert Blanc-Francard fabrican desde cero un proyecto atractivo, influyente y exitoso para las masas: Cassius.

El 1999 de Cassius representa una nueva etapa en el french touch. La transición de sonidos e influencias en este álbum, en relación con las nuevas exigencias que representaba el nuevo milenio, es fundamental; son notorias. Atrás quedaron las pistas sin voces y sin un apego más allá de lo musical. 1999 explota benignamente la creación de los sonidos venideros en el naciente siglo XXI. Verdaderos hits como “Cassius 199”, “My Feeling For You”, “Foxxy” y, sobretodo, “La Mouche” representan de una manera fiel lo que Cassius significó en la transición sonora de un siglo a otro.

Modjo – Modjo (2001)

Captura de pantalla 2018-01-04 a las 7.36.24 p.m..png

Modjo siempre será recordado por escuchar “Lady (Hear Me Tonight)” 24/7 en Vh1. ¿Simplista? Mucho. Sin embargo, siempre habrá devoción a los clásicos… Tanto, pero taaanto que se escribe sobre ellos y que se les otorga un lugar digno, aunque sea en el corazón.

Modjo, lejos de ser catalogada como una propuesta one-hit wonder, estableció las normas y las reglas de cómo hacer un french touch apetecible, elegante, pero, sobre todo, rico en matices. Lejos de estancarse, Yann Destal y Romain Tranchart buscaron innovar en el pop, el electrodance y lo disco; es por eso que su álbum homónimo fue un debut y despedida para uno de los dúos que más aspiraciones tenían para triunfar. Lamentablemente su carrera musical fue efímera. Pero nunca pasó desapercibida. Gracias. En serio, Modjo, gracias por todo.

Homework – Daft Punk (1997)

Captura de pantalla 2018-01-04 a las 7.39.06 p.m..png

Las páginas musicales están sobresaturadas al hablar de Daft Punk -pero en serio, demasiado saturadas-: la misma información, los mismos datos, las mismas reseñas y las mismas críticas musicales. Siempre Discovery y Human After All… sí, buenísimos álbumes, ¿pero en realidad alguien recuerda cómo inició este dueto, o cómo se consagró antes de usar sus cascos luminosos y tocar sobre una pirámide de forma trapezoide?

Homework siempre ha sido un objeto del deseo y un vinyl muy buscado dentro del círculo melómano. Pero realmente pocos saben el por qué. Inundado en samples y en referencias a los sonidos vintage, este álbum marcó una tendencia real hacia lo magnánimo dentro de las esferas house en todo un país. Los clubes se abarrotaban para ver a dos sujetos de 24-25 años mezclar música como si llevaran décadas haciéndolo. Homework embriagó de música y baile a todo aquél que tenía contacto con su sonido.

Actualmente este álbum es el más menospreciado por los oyentes del dueto francés, lejano a lo logrado en Discovery y, por qué no, en Random Access Memory. Pero a pesar de ello, siempre tendrá la cualidad de darle un rumbo y una personalidad a una escena que en los noventas era innovadora y extrovertida; mientras que ahora se tiene que conformar con ser parte de un círculo vicioso en donde el EDM reina sin saber que antes de éstos, hubieron quienes pusieron las bases y asentaron el sonido del que ahora ellos gozan.

Menciones honoríficas:

  • 09/14 2007 EPDanger (2007)
  • Next Of Kin EPSurkin (2008)
  • Teddy Boy EPKavinsky (2005)
  • “Music Sounds Better With You” 12″Stardust(1998)

0 comments on “7 álbumes esenciales del french touch

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s