Álbumes Listas

Los 7 mejores álbumes de hip-hop del 2017

Fue un año de miedo, pero también importantísimo para el hip-hop. Hechos: el trap es pop y el MC es rockstar. La invasión asiática continúa junto con la conquista latina. Ya hay estaciones de radio americanas que prometen lo mejor del “latin trap” y para los románticos, lo que suponen que es bachata, pero simplemente es reggaeton. El triplete Migos acapara todo y el crooner digital es el nuevo estándar para un cantante pop.

En lo que concierne a los artistas latinos, parece que el hip-hop crece fuera de la retrógrada mentalidad de backpacker, y los que salen a la luz ni siquiera se consideran raperos. El movimiento “under” deja lo vaporoso del cloudrap y se dirige hacia lo agresivo, lo “satánico” y lo excesivo. Hoy, lo que pretendía el witchouse se logra al convertir la agresividad y estética del metal con el apabullante sonido del trap.

Lo deprimente, en medio de una revolución rock, encuentra casa en el encanto del angst emo, con figuras como Lil Peep (RIP).

Lo que queda como “esencialmente trap” canaliza su agresividad, de nuevo, a lo callejero y lo multifacético. Artistas como 6IX9INE parecen tomar la energía de DMX y la proyectan con el hedonismo derrotista y conflictuado del millennial. Entre pandillas de Harlem, imaginario anime y colaboraciones con elusivos artistas europeos, se hace la generación Soundcloud. Sin embargo, incluso con todo esto, parece que nacionalidad o estilo, aunque den expansión al hip-hop, no son suficientes si continúan por un camino tendencioso y seguro hacia la autodestrucción. El “rockstar” de Soundcloud es una celebración de lo lejos que ha llegado el hip-hop pero no de todo lo que aún puede hacer.

El criterio fundamental de esta lista entiende que el género es más que singles y continua con artistas y trabajos completos que no sólo pretenden nuevas visiones sino la posibilidad de un futuro para un género que está en un crecimiento acelerado. No sólo en el sentido tradicional sino en el vanguardista, estos trabajos representan distintos éxitos en interpretación, lírica, producción o concepto.

Finalmente, es necesario mencionar algunos otros trabajos interesantes bajo este criterio que, por una u otra razón, terminaron sin lugar en la lista. Aquí está Drive It Like It’s Stolen EP de los amigos del banger y la introspección, Injury Reserve, está el mejor trabajo de Tyler the Creator hasta la fecha con Flower Boy, la fuerza creativa y escalante de Yung Lean con Stranger, mike con su íntimo May God Bless Your Hustle y, finalmente, el cerebral Written at Night de Uncommon Nasa.

7. Known Unknowns – Billy Woods

billy-woods_known-unknowns_vinyl-cover_600x600-495x495

Trigger warnings in every verse, can’t feel it if it doesn’t hurt

El sereno MC ha probado la existencia de la versatilidad de un hip-hop incluso cuando su naturaleza es tradicionalista. Su búsqueda por la expresividad acaba con la idea del estereotipo. Como un producto de pasado, presente y futuro, Woods tiene la mentalidad sobria del backpacker, una producción desértica reminiscente a la tradición neoyorquina pero la introspección de un individuo moderno y la atención al detalle sonoro de un vanguardista. Sus interpretaciones toman nota del hardcore pero dan un giro hacia el juego percusivo. La necesidad lírica de Woods se entrelaza entre lo puramente literal y lo poético, como describiendo la situación presente del mundo sin darle tanto sentido al romanticismo -más bien buscando algo reflexivo-. Este es un álbum que llena de nostalgia y ansía al escucha pensando en lo que fue, lo que es y lo que podría ser.

6. Being You Is Great, I Wish I Could Be You More Often – Quelle Chris

a2814443310_5

I wrote this down in case I lost myself in the crowd

Otro de los éxitos de la alternativa, Quelle Chris tiende a asustar con su demente primera impresión. Pero este no es un principiante en la competencia musical ni en el underground digital. En una de sus entregas más seductoras, Being You Is Great… toma su tiempo en abrir sus brazos al escucha. Este álbum es la antítesis al concepto, a la narrativa lineal, a la profundidad. Chris confronta al escucha del hip-hop con lo que aparenta ser un hijo del jazz rap con ganas de acoger con su personalidad slacker, pero en realidad es más un artista de performance tratando de experimentar con el comportamiento y la reacción de la gente. El MC es lo más cercano que ha generado la alternativa a los principios del dada, con beats que parecen readymades e interpretaciones descarriadas que desembocan una corriente de pensamiento no adulterada que aprovecha toda oportunidad para cuestionar al escucha que, muchas veces, ni se da cuenta.

5. Brick Body Kids Still Daydream – Open Mike Eagle

a1979723121_10

We live in a space that should have never existed, we’re used to the taste of a human in space

Desde el lanzamiento pasado, una de las estrellas de la alternativa en el hip-hop al fin parece haber logrado consagrar lo excéntrico con lo conmovedor. En este caso, el trabajo es inteligentemente breve y conceptual. Todas las habilidades rítmicas y extravagantes de las interpretaciones y líricas de Open Mike Eagle consiguen un carácter más identificable con un público que, si bien esta buscando propuestas, también está buscando humanidad. El rapero se enfoca en dar una clara observación sobre qué significa el lugar para la persona que lo habita, las maneras de vivir dentro de un espacio y cómo el cambio define el futuro y la memoria. Un álbum calmado que no compromete lo interesante por lo perspicaz.

4. Big Fish Theory – Vince Staples

Vince-Staples-Big-Fish-Theory-Album-cover-art

Wannabes buzzing, girls love the lifestyle. So prone to clubbing, come alive when the night’s out. Just crashed a sports car, so much for fast life

Vince Staples es la más interesante figura del hip-hop actual. Su postura hacia la llamada “cultura” siempre ha estado llena de carismático cinismo. Este ha constantemente confrontado las ideas que se tienen del “rapero” y ha sostenido cómo, más bien, la gran mayoría sólo son productos de mercadeo, personajes que juegan a ser el más indiferente, adinerado o carismático. Hace hincapié en la diferencia entre la cultura pop y la realidad, que si a veces si es trágica tampoco es unilateral. La madurez del joven MC se ha visto reflejada en su clara actitud anti-glamour, al expresarse de su arte más como un hombre de negocios que como artista y con sus a veces crudas pero reflexivas letras.

Con Big Fish Theory, Vince al fin unifica su música y pensamiento a parte de conseguir otras grandes metas: una sobresaliente producción. El disco exhibe un sonido de g-funk futurista, un recuerdo de los años krunk y miami bass, destellos electrónicos como del UKG y un espíritu casi rock en algunas de las canciones más agresivas. No sólo esto: también logra ser conciso y exploratorio tomando balance entre bangers y baladas con tiempo contado. Hoy, Vince Staples ya no está jugando a hablar sobre el futuro del hip-hop, sino que lo está construyendo con la realidad del espectro musical completo.

3. Godfather – Wiley

1200x630bb

The levels high in my scene, that’s why I embrace it. Let me go on and enjoy what I created

Se supone que el grime alcanzó su segundo aire y ahora es relevante. Pero, ¿de verdad lo ha logrado? El año pasado, Skepta consiguió una audiencia de crossover con su adhesión al trap. Drake y Kanye hicieron un esfuerzo internacional por integrarse a la escena. La dinámica del internet parecía dar las condiciones para la tormenta perfecta. Pero la realidad, al día de hoy, es que dentro de los círculos de la cultura “hip-hop” americana, aunque hay un conocimiento, genuino interés y reconocimiento a sus contemporáneos ingleses, no hay una verdadera incorporación del grime en el circuito americano.

Wiley es, con todas sus credenciales, genuinamente un padrino al grime. Sin embargo, su carrera ha sido plagada por una obra musical llena de trabajos inconsistentes que dejaron mucho que desear. Parece que regresó en el momento perfecto con su trabajo más redondo hasta la fecha y, a diferencia de la nueva generación de grime, su experiencia como productor y veterano en la cultura le permitió hacer una colección de canciones con un sonido irrepetible que sólo los verdaderos pioneros en el género pueden replicar. El álbum toma la inspiración canónica del UKG y los tempos acelerados con una presente práctica de producción moderna. Probablemente para el final del 2017 no sea válido decir que el grime ha logrado salir de Inglaterra, pero sí podemos decir que la escena está viva y fuerte en dicho país y que el regreso robusto de Wiley no es más que una victory lap para su cultura.

2. Who Told You To Think??!!?!?!?! – Milo

who told you to think_milo

I flourish in the lag time, while suffering was normalized

Parece justo decir que Rory Ferreira tiene una relación amor-odio consigo mismo y lo que él cree que representa. Al ser la alternativa a muchos de sus contemporáneos, su música se encuentra en la incómoda posición de querer ser la más ambiciosa y al mismo tiempo verse mermada por su propia necedad. Viéndose a sí mismo como un vidente, limitado y a veces inabordable, Milo pelea consigo mismo en su misión artística.

Con la entrega pasada, se hacía evidente que alejarse de Los Angeles le caía bien al abstracto rapero que lograba formar su complicado sonido e intranquilidad hacia algo más transparente. Con este álbum, llegamos al fin a la máxima exposición de lo exploratorio e introspectivo. Es un hip-hop que observa desde afuera y trata de actuar como guía dentro de la mente de un joven que no para de dar vueltas. Hace tributo a lo erudito y busca explicarse a sí mismo en medio de una crisis existencial. Se vuelve autocrítico por su ostento y procura más bien darle valor a lo bello, lo carnal y pasional como máximo valor humano. Al día de hoy, no sabemos qué pasará con el hip-hop ni con la carrera de Milo en un nicho tan pequeño, pero sí sabemos que su obra, de una o otra manera, trasciende por su intelecto, talento y vulnerabilidad

1. Saturation (I, II, III) – Brockhampton

sat123

I love my niggas like white people love rap. We make this shit, you’ll probably never say I’m trap again

Al momento de escribir esta lista aún estábamos en expectativa de Saturation III y el saber si en serio Brockhampton se despedía con sólo tres álbumes y un futuro prometedor. Sin embargo, hoy ya podemos decir, sin especular, que el grupo se mantiene en vida con promesas de material inmediato en 2018 y que la trilogía de Saturation mantiene su calidad alta a través de todas las entregas.

No es difícil decir que Brockhampton se llevó el año. El colectivo logró lo que OFWGKTA intentó y con una eficacia impresionante. Aunque no parecen tener el espíritu punk de OF, sí han mostrado serios valores de DIY y un deseo por concretar todo lo creativo e incontestado. Hoy, los integrantes que convergieron por su gusto compartido de la música de Kanye West muestran un cuerpo de habilidades envidiable -a veces jugando al jazz, otras al g-funk, desvíos inteligentes de R&B y lo cinemático-. Integrantes con talentosas interpretaciones, personalidades definidas y discursos interesantes. Saturation no es una serie conceptual pero sí es una que pasa emocionalmente y discursivamente. Sobre todas las cosas, es una que demuestra que las líneas pintadas en el actual panorama del hip-hop son ilusorias y que el futuro del género tiene aún mucho que dar.

0 comments on “Los 7 mejores álbumes de hip-hop del 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s