Los 7 mejores momentos de Darklands

Pale Saints, Galaxie 500, Spacemen 3, Sonic Youth, Pixies, Lush, Biff Bang Pow!, The Jasmine Minks, Mazzy Star, entre muuuchos otros, fueron grande o medianamente influenciados por el sonido de un grupo emergente de Escocia que, durante los años de esplendor de la vanguardia musical, llevaba bajo el brazo una identidad y personalidad propia de una banda fuera de los parámetros convencionales de la música en ese entonces: The Jesus And Mary Chain.

Hace más de 30 años, en 1987, Darklands marcó, durante la década de los ochenta, una tendencia hacia lo innovador y revolucionó, a sus posibilidades, una nueva forma de amalgamar el noise, el shoegaze y el post-punk con lo pop y lo slowcore, dando como resultado a uno de los sonidos más recordados y que actualmente influencia a muchas bandas alrededor del mundo.

Al día de hoy, tras siete discos de estudio y conmemorando los 30 años de Darklands, The Jesus And Mary Chain presenta Damage And Joy (¿un guiño de que vendrán nuevamente a México el próximo año?), publicado este mismo año. Sin embargo, hoy le rendimos tributo a los siete mejores momentos de uno de los discos que marcaron la década de los ochenta con un sonido totalmente fuera de lo convencional y que, hasta ahora, se posiciona como uno de lo favoritos de cualquier fan de los hermanos Reid: Darklands.

Leaking tears over beers I

“Darklands” – 0:00

No existe algo más desgarrador en la vida cotidiana como el que una canción pueda recordarte a alguien particular en todas sus facetas, logrando crearte una sensación de tranquilidad aún cuando ha pasado la tormenta más devastadora en la que has estado. “Darklands”, en un abrir y cerrar de ojos, logra esta reacción de una forma sublime.

Desde el primer segundo de la canción, la contagiosa melodía que detona a ésta se torna cada vez más y más envolvente, al grado de que, a través de sus 5 minutos y 30 segundos, crea una atmósfera totalmente nostálgica y pertinente para engancharte de nuevo con este álbum. Interminables coros, unas lyrics inundadas en depresión y un slow tempo marcan sólo el final para el inicio de este brillante álbum.

2017

“Happy When It Rains” – 1:17

Han pasado más de treinta años y la guitarra de William Reid todavía habita en nuestra cabeza dándole vida a “Happy When It Rains”. Conservando su valiosa identidad noise y sazonado con mucho pop ochentero, The Jesus And Mary Chain hace de esta canción su principal carta de presentación en Darklands.

Abriendo la brecha hacia el noise-pop y adquiriendo una total influencia por parte de The Beach Boys, “Happy When It Rains” rápidamente se quedará en tu inconsciente para cuando tengas un mal día. Sus profundos riffs son simplemente adictivos y necesarios porque los días lluviosos siempre necesitan de una puntual dosis de felicidad.

“You were my sunny day rain.

You were the clouds in the sky.

You were the darkest sky.

But your lips spoke gold and honey…

That’s why i’m happy when it rains.

I’m happy when it pours.”

Psychocandy feeling

“Down On Me” – 0:46

Volviendo a sus orígenes, los hermanos Reid explotan “Down On Me” haciendo que sea una de las canciones más infravaloradas del álbum. Los feroces guitarrazos hacen que el fantasma de Psychocandy se vuelva un ente que acompañará a My Bloody Valentine, Ride y Slowdive durante cada uno de sus discos. La semilla del shoegaze ha sido plantada.

Utilizando un drum machine ante la salida de Bobby Gillespie de la banda, “Down On Me” es el referente perfecto para balancear lo rudo del Psychocandy y darle una grata frescura melódica al Darklands sin caer en los abruptos cambios que siempre genera la salida de uno de los integrantes de cualquier banda.

And this room becomes a shrine thinking of you

“Nine Million Rainy Days” – 0:53

Atrás han quedado los días en donde el caos, la destrucción y las peleas con los fans eran una constante para The Jesus And Mary Chain. “Nine Million Rainy Days” pretende ser el estertor final de aquellos momentos donde el desorden reinaba en sus conciertos y en su música.

Transpirando a Lou Reed y a The Velvet Underground, esta canción le da un giro radical al sonido de la banda. Bajo una penetrante bassline y una letra simplemente maquiavélica, los escoceses nos regalan una verdadera joya magistral.

And there’s one thing I couldn’t do: Sacrifice myself to you

“April Skies” – 0:00

La oda al desamor por excelencia; el camino no pavimentado hacia el olvido; el humo que se pierde en el aire; las lágrimas que recorrieron nuestras mejillas: “April Skies”.

Dentro de la monotonía musical que puede tener The Jesus And Mary Chain, esta canción brilla por su lírica, una odisea que, tristemente, tuvo que llegar a su final. De arriba a abajo, los cuatro minutos de duración de “April Skies” serán los más difíciles de procesar en sobriedad debido a un rompimiento amoroso.

Lejos de lo aniquiladora que es esta canción, los mejores momentos de The Jesus And Mary Chain residen bajo su melódica presencia, abriéndoles de par en par las puertas al mainstream en la década de los ochenta y siendo los precursores del shoegaze y, posteriormente, maestros del nu-gaze.

“Hey honey, what you trying to say?

As I stand here,

Don’t you walk away.

And the world comes tumbling down.”

She

“Cherry Came Too” – 1:41

“…And I’ll give you my soul…”

Con tintes de los Ramones más empalagosos de la historia y regalándonos, sin duda, los mejores minutos del álbum, Jim y William Reid vuelven a apostar por las guitarras chillantes y las melodías pop que adornan este disco. Con una marcada influencia hacia lo cursi, “Cherry Came Too” demuestra que la evolución total de The Jesus And Mary Chain está en su punto más álgido.

“Oh, cherry be bad…

Come on and kiss my head.”

Leaking tears over beers II.

“About You” – 0:00

Volvemos al punto inicial en donde una canción puede recordarte a alguien que marcó una época hermosa en tu vida. “About You” plasma los sentimientos más arraigados que alguien puede producirle a otro ser humano; no importa la distancia, ni el tiempo, ni mucho menos los obstáculos. Siempre habrá tiempo para escuchar esta canción, reflexionar y recordar. Siempre.

Coordinando estratégicamente nuestras más fuertes emociones, dominando, cantándole a alguien que fue especial en nuestra vida y poniendo los vestigios del slowcore, “About You” es el cierre ideal para un disco que en pocos minutos –36 para ser exactos– logra fielmente persuadir al más escéptico, haciendo que derrame, cuando menos, una lágrima.

“I know there’s something warm.

There’s something warm.

There’s something warm.

Good about you.”

K.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s