Vacas Sagradas: Dynamo

1992: M. Bison, Ryu y Chun Li, dominan los videojuegos de pelea con Street Fighter II. Reservoir Dogs, Batman Returns y Alien³ invaden las salas de cine. En la escena musical, el grunge alcanza toda la popularidad que puede tener tras el lanzamiento  de Nevermind. En Europa, de forma más sutil, The Stone Roses y My Bloody Valentine empiezan a influir a los músicos del futuro. Como resultado de esta mezcla de estilos, empieza a concebirse la idea de Dynamo, el álbum más interesante de Soda Stereo.

Dentro de la discografía de todas las bandas con trayectorias notables, siempre existe un álbum que rompe con lo establecido; ese elemento extraño, odiado y amado por igual. Es como ese miembro de la familia que no se adapta totalmente, que forma parte de la misma, pero que también es, en ocasiones, incómodo. Para Soda Stereo, este miembro incómodo es Dynamo. Tras terminar la promoción, gira y gran éxito de Canción Animal, Cerati quería entrar a la última década de los noventa acorde a los cambios musicales de la misma. En un lado del mundo existía el Nevermind; por otro, el álbum debut de The Stone Roses y Loveless.

La carrera de Soda Stereo estaba en la cúspide y, en palabras de Cerati, no había otro camino por el cual seguir. ¿Cuál es el paso siguiente tras haber hecho explotar La Ciudad de la Furia, tocando frente a más de 250,000 personas (según la gente) en un evento gratuito?

En los últimos días de la gira, se les veía y escuchaba con un sonido más agresivo, dando pie a lo que vendría a continuación. La tecnología aceleraba de manera abismal y uno de los músicos que jugaba con esta era Daniel Melero. Por esta razón, un Cerati casi sin motivación se le acercó para aprender y definir un sonido diferente. Ambos sufrieron la pérdida de sus padres de forma casi simultánea, mientras jugaban con cajas de ritmos, sintetizadores y sampleos. Al poco tiempo y de forma catártica, surgió Colores Santos, un álbum totalmente inspirado por el sonido de Manchester y The Stone Roses. El camino del nuevo álbum de Soda Stereo comenzaba a revelarse.

Conforme la composición avanzaba, la química del grupo se recuperaba y, de forma indirecta, querían probar que, como trío, podían superar lo que Cerati hizo con Melero. Colores Santos fue un impulso, en todos sentidos, para la banda. Tal fue su ansia de crear y proponer, que la primera versión del álbum contaba con veinticinco canciones, de las cuales quedaron doce.

El trío argentino tenía, por primera vez, un estudio de grabación propio, un elemento esencial e ilimitado para experimentar, crear y encontrar el siguiente paso en su carrera musical. El nombre elegido para el álbum fue Dynamo, tomado de los dispositivos encontrados en las bicicletas, cuya función era transformar la energía mecánica en energía eléctrica. Fue un título totalmente adecuado para un álbum que buscaba canalizar toda la energía acumulada de la banda y transformarla en un sonido diferente, eléctrico y agresivo.

Al momento de su lanzamiento, Soda Stereo estaba cambiando de compañía discográfica. Sony no quería seguir promoviendo un cliente antiguo y BMG no quería promocionar un álbum producido por otra compañía. La única manera de promoverlo era en giras, algo difícil de hacer debido al desgaste físico de la banda y al encasillamiento por parte de los fanáticos. A falta de difusión en una época sin streaming, Dynamo no obtuvo la respuesta esperada.

La apuesta de Soda Stereo fue algo similar a lo que hizo U2 con Achtung Baby, pero con resultados totalmente opuestos. El álbum de U2 suele ser visto como una de las obras maestras de la época, mientras que a Dynamo se le tacha como un tropiezo en una carrera mítica. Aún así, la leyenda cuenta que la banda irlandesa se encontró con Dynamo en su paso por México y que fue una de las influencias para su álbum siguiente, el famoso Zooropa.

Veinticinco años han pasado desde el lanzamiento de Dynamo. Si bien es un álbum difícil de digerir y de apreciar a primera instancia, probablemente sea el álbum de Soda que mejor ha conllevado el paso del tiempo. La obra cumbre de Soda Stereo está representada por un sistema planetario donde cualquier elemento gira alrededor del corazón. En una época donde jugar con lo digital era una idea blasfema de acuerdo a los puristas del rock, Dynamo resultó en un sonido diferente, duro, enérgico, que aprovecha la tecnología de la época para volverse atemporal.

“¿Y la música dónde está? ¿En los cables?”

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s