Garantia Lados B: Okovi

La trayectoria de Niza Rosa Danilova con el proyecto Zola Jesus, influenciada por el dramatismo de Diamanda Galas, la densidad de Swans y los synths de Cabaret Voltaire, se ha desplazado a través de diversas manifestaciones del goth, destacando en la escena darkwave emergente en Estados Unidos y Canadá de finales de los dosmil gracias a su potente rango vocal y personalidad experimental. Esta última, con Taiga (quinto LP, publicado en 2014 bajo el sello Mute Records), tomaría un rumbo pop notablemente más pulido y con la intención de insertarse en las listas de popularidad musical.

Tras el rotundo fallo por separarse del medio underground, Danilova retorna a su sello discográfico predilecto, Sacred Bones, y a su estilo experimental e introspectivo, enalteciendo sus raíces germano-eslavas y la oscuridad de su proyecto. Asimismo, regresa con todos los recursos de producción obtenidos gracias a Taiga, con un duelo que sostiene experiencias cercanas con la muerte – pues dos de sus amigos estuvieron próximos a fallecer, debido a que uno de ellos intentó suicidarse y el otro fue diagnosticado con cáncer- y estigmas existenciales propios.

Okovi es una palabra de origen eslavo que se traduce al español como “grillete” y que, como título de ésta nueva entrega de Zola Jesus, remite a la depresión como cualidad que priva la libertad del individuo. Cada corte del álbum refleja una causa de esta predisposición: “Doma” denota el sufrimiento tras abandonar el lugar natal;  “Ash To Bone” transmite la pena de una ruptura amorosa; “Remains” rememora al malestar de hacer consciente el fin inminente de una relación humana agrietada; “Siphon” es un discurso de aliento hacia un compañero decaído y el daño que esto provoca.

Las cuerdas serán protagonistas, al hacerse complementos del argumento del álbum,  logrando estructuras similares a las que Björk mostró en Vulnicura. Ejemplo de ello son tracks como “Exhumed”, potenciado por cellos impetuosos, “Witness”, que estremece gracias a la sutileza en la ejecución de los violines y la interpretación vocal, y “Half Life”, clausurando Okovi con un ambiente luminoso y paradójicamente desgarrador. De igual manera, las secuencias electrónicas se harán presentes meticulosamente, incorporándose entre la instrumentación adicional y generando, a su vez, tramas synth-pop y de elocuencia industrial, tal como el éter gótico de “Soak”, “Veka” y “Wiseblood” lo manifiestan.

Los productos artísticos más entrañables emergen de las situaciones de vulnerabilidad anímica del artista, presentándose como ejercicios de catarsis e irradiando, a su vez, honestidad y transparencia estética. Así, Okovi, impulsado por strings violentos y  electrónicos sombríos, se presenta como una purga del desaliento emocional, una revelación musical del 2017 y el trabajo definitivo de Zola Jesus.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s