Vacas Sagradas: Dub Side of the Moon

Pareciera que ningún álbum de rock tiene una presencia tan vasta como The Dark Side of the Moon. Es un clásico complejo de rock progresivo que hasta tu abuela ubica, con al menos una canción (“Money”) que se ha convertido en un estándar del género, siendo tocada en la radio de éxitos y escuchada por miles de adolescentes que van dando sus primeros pasos en una prospecta vida melómana. Es por eso que, siendo en sí un álbum tan importante que roza en lo redundante, la idea de hacer reversiones del mismo resulta tediosa. Por ejemplo, este año fue lanzado Doom Side of the Moon, que como cuyo título sugiere, es una interpretación doom metal de las canciones del álbum. También viene a la mente el proyecto realizado por los Flaming Lips, el cual desde su título se siente innecesario, The Flaming Lips and Stardeath and White Dwarfs with Henry Rollins and Peaches Doing The Dark Side of the Moon. Pero, tal vez este repele por todas las cosas que deriven de The Dark Side of the Moon no tienen su origen en el álbum de Pink Floyd y su omnipresencia, sino en el hecho de que los Easy Star All-Stars con su Dub Side of the Moon hicieron que el tributo al álbum se volviera obsoleto; en el mejor de los sentidos.

La práctica de hacer un cover reggae/dub de algunos de los temas más trascendentales de Pink Floyd parece ser, de primera vista, de mal gusto. Después de todo, existe un repudio crítico e incluso personal para otros ejercicios del mismo estilo, como esos trabajos bastante populares que hacen versiones bossa de Guns N’ RosesThe Rolling StonesBob Marley. También hay artistas como Nouvelle Vague Pentatonix, cuyas reversiones de temas populares hoy rayan en la percepción de los más clavados entre lo irrelevante y lo insultante. Muchas veces, la música que proviene de este tipo de intenciones termina relegada a ser una mera curiosidad o fungir como muzak.

Por otro lado, hay álbumes que están conformados completamente de covers que son considerados como clásicos. Stardust de Willie NelsonKicking Against the Pricks de Nick Cave and the Bad Seeds son grandes ejemplos de esto; así como trabajos que si bien no tienen por ahora mucha trascendencia son reconocidos como obras de calidad, como el reciente Xiu Xiu Plays the Music of Twin Peaks. En lo que a mí concierne, tomando como punto de partida el legado que ha logrado acumular desde su lanzamiento, Dub Side of the Moon se encuentra del lado bueno de la historia.

Una de las cualidades más importantes del debut de los Easy Star All-Stars es que parece que fue pensado para no ser visto como una novedad pasajera, ya que tiene suficientes detalles sónicos para demandar la atención del escucha. Sobre todo si este busca hacer una comparación directa con cada segundo de The Dark Side of the Moon. Existe un excelente balance entre las estructuras del original con todo aquello que los All-Stars agregan de su cosecha. Por ejemplo, la decisión acertada de obviar el solo de guitarra de “Time”, un clásico cuya inclusión hubiera sido redundante, en favor de una sección de rap que hace las funciones de Gilmour como protagonista. Ese tipo de momentos juegan con las expectativas de aquellos que conocen la fuente original de pies a cabeza, dejando espacio para la sorpresa.

Desde el principio del álbum con “Speak to Me”, se puede escuchar que la interpretación deja suficientes referencias al original para ser reconocible, pero a la vez la banda impulsa su propia agenda dentro de la paleta sónica de The Dark Side of the Moon. En lugar de escuchar acentos ingleses, la máquina registradora o la estridencia de los relojes, tenemos acentos jamaiquinos y el sonido de un bong como principales texturas. En lugar de los famosos relojes, tenemos un cucú, el cual siempre me ha sonado a un mensaje de la banda diciendo “no te tomes tan en serio lo que vas a escuchar”. Y ahí es donde recae lo importante de la percepción de este trabajo: no es esencial, simplemente es muy entretenido.

Dub Side of the Moon ha cobrado una relevancia tan grande en la mitología de las cosas que rodean a The Dark Side of the Moon que es tan reconocible como la famosa sincronización del álbum con El mago de Oz. Y al igual que escuchar el disco acompañado de una película sin relación alguna, Dub Side of the Moon no supone ni pretende suplantar al trabajo original, sino ser tan solo una forma más de disfrutar uno de los trabajos más importantes de la música popular. No obstante, la personalidad, obsesión por el detalle y sincero amor por el trabajo original que rodean a la gran obra de los Easy Star All-Stars, han hecho que su álbum de covers viva en una dimensión propia, en la cual puedo imaginar a personas que prefieran estas versiones reggaedub que las originales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s