7 álbumes esenciales de Sargent House

Concebida como un grupo de management iniciado por Cathy Pellow, Sargent House comenzó debido a la necesidad de lanzar el trabajo de sus artistas. Tras mucho tiempo siendo parte del equipo de Atlantic Records, Pellow decidió manejar la estructura de su sello más allá de lo que se tiene pensado como el “modelo tradicional”. Limitó el acceso de bandas externas y dio preferencia a los grupos a los que ya manejaba, manteniendo todo “entre familia”.

Al mismo tiempo, dentro del subconsciente de una cantidad considerable de melómanos, críticos y fanáticos, es un nombre al cual se le tiene un aprecio bastante singular. En una época en el cual se explota la variedad por nichos y con una historia que partió del 2006, este sello discográfico ha sobresalido con propuestas diversas de un carácter excéntrico, sombrío e íntimo, de las cuales sobresalen nombres como Russian Circles, Red Fang, Red Sparrows y Boris, entre otros. A continuación, siete álbumes esenciales para darse una idea de la variedad de este gran sello.

Memorial – Russian Circles (2013)

RC_memorial.jpgMemorial, por la forma en la que ha sido creado, es una álbum que, inevitablemente, evoca una atmósfera elogiosa. Vital dentro del catálogo de Russian Circles, cada pieza representa los diferentes matices y emociones que surgen ante la pérdida, pasando de la incertidumbre, el dolor y el pánico hasta la nostalgia. Al compararse con los lanzamientos anteriores -e incluso con Guidance (2016)-, la colección tiene un manejo mejor definido del contraste, pues lleva al escucha de lo inconmensurablemente pesado hasta las secciones de un carácter casi romántico. Aún con la inclusión de teclados, cello y la fantástica voz de Chelsea Wolfe, la habilidad instrumental de la banda se mantiene como una fuerza masiva, la cual, más que esconderse en el agregado de nuevos elementos, los aprovecha para enfatizar la entrega emocional.

Abyss – Chelsea Wolfe (2015)

CW_Abyss.jpg

Desde su debut solista, Wolfe ha creado música que, de forma inherente, posee un carácter pesado y en extremo íntimo. Sus lanzamientos se desenvuelven dentro de la continua exploración del sentimiento humano, la percepción y el contacto en un análisis que amplía su panorama con cada nuevo álbum. En Abyss, se representa “música nocturna”, en donde los temores que acompañan al sueño han sido plasmados en forma de meditaciones embriagantes. Las texturas creadas por la antítesis entre la distorsión y las frases hipnóticas que instaura Chelsea con su voz son, en partes iguales, placenteras y enervantes. Al mismo tiempo, la plétora de géneros que influencia al grupo se concreta para refinar su síntesis, en un espacio donde el pop, folk, drone y heavy metal coexisten .

Pink – Boris (2005)

B_Pink.jpg

Pink es un álbum desquiciado. La aparente simpleza que proyecta a partir de su nombre y portada son sólo referentes visuales para la fácil identificación de la obra. Por la parte sonora, el referente se perpetúa con piezas memorables. Estrictamente hablando, este es el décimo trabajo de Boris. Fue el compilado que marcó de forma oficial la expansión sonora de la banda: algo en extremo notorio, gracias a su pieza de apertura, “Farewell”, en donde el trío japonés prepara al escucha de forma engañosa con un fuerte coqueteo con el shoegaze y el ambient. Al terminar esta introducción, el álbum muestra su rostro quimérico con piezas en las que el noise y punk-rock brillan sin ningún reparo mientras se intercalan con monumentos sludge y pasajes de rock & roll que establecen el delirante poder de la banda.

Animals – TTNG (2008)

TTNG_Animals.jpg

El debut del grupo inglés, This Town Needs Guns, fue uno grandioso sin necesariamente ser uno perfecto. Animals es un álbum obligado para fanáticos del math-rock, el indie y el emo. El virtuosismo del cual presume el guitarrista Tim Collins es maravilloso, ya que fluye sin ningún problema en la estructura de las canciones, brillando al tiempo en que permite que los otros instrumentos sean notados por su respectiva función. Mientras tanto, la voz del ahora ex-vocalista, Stuart Smith, es simplemente conmovedora. La principal razón por la cual el álbum peca es la dificultad que tienen sus canciones para ser digeridas desde un principio; pero, cuando se pasa de esto, tanto el concepto como la forma en la que se desenvuelve son un regalo altamente gratificante.

Marked for death – Emma Ruth Rundle (2016)

EMR_MFD.jpg

Si bien Emma Ruth Rundle tiene una amplia experiencia dentro de diversos géneros, su actual proyecto solista es, en partes iguales, una amalgama de sus influencias y una proyección personal. En Marked for Death, la narrativa sigue la historia de un amor destinado a la perdición. Emma lo transmite a través de piezas que van de lo simplemente devastador a lo devastadoramente bello, por medio de arreglos minimalistas de guitarra acústica y percusión. Los temas de mortalidad, de desaliento y de la pérdida de la identidad propia surgen a la vez que la banda redefine su propio sonido, en un álbum que parece brindar aceptación a los diversos eventos que acongojan al corazón.

Bleeder – Mutoid Man (2015)

MM_Bleeder.jpg

Producto del trío conformado por Steven Brodsky (Cave In), Ben Koller (Converge) y Nick Cageao, Bleeder se lanza sin piedad alguna a una guerra en la que no hay prisioneros para tomar. Cada parte del álbum busca atacar sin ninguna clase de decoro, al incluir riffs veloces -fuertemente influenciados por el rock clásico, el metallic hardcore y el punk clásico- que llevan a una extravaganza completamente viciosa. Pese a su carácter, el álbum no cae en ningún cliché innecesario: una muestra de la madurez adquirida por el trío. Con sus 29 minutos, es una experiencia fantástica.

Bosnian Rainbows – Bosnian Rainbows (2013)

BR_BR.jpg

Durante mucho tiempo, Sargent House estuvo encargado del manejo de RLP (Rodriguez-Lopez Productions), la disquera del ex integrante de The Mars Volta, Omar Rodriguez-Lopez. Esta unión trajo varias propuestas a la mesa; sin embargo, una que es notable por su creación fue Bosnian Rainbows. Al surgir tras la ruptura de TMV, Bosnian Rainbows fue un álbum en el cual ni una excelente composición pudo escapar de los problemas que conlleva apresurar un proyecto. Sin embargo, es un álbum que merece ser escuchado. El rock alternativo que presenta es excelente, equiparable en ocasiones con los mejores momentos de artistas como The Banshees o los Yeah Yeah Yeahs, al mismo tiempo en el que la fantástica voz de Teresa Suárez se mezcla con paisajes complejos, inspirados por el punk y un ligero toque de electrónica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s