Álbumes Listas

Trilogías de álbumes esenciales

La trilogía es un concepto muy común en la literatura y, sobre todo, en el cine. Tres obras que, con un hilo conductor —a veces claro y en ocasiones muy trivial—, generan una diégesis para desarrollar tres ideas individuales. Dicho hilo puede ser una historia dividida en tres partes, o tres elementos que contienen suficientes similitudes estéticas, estilísticas o conceptuales para poder formar un todo. Hay ejemplos claros en el cine, como la trilogía de El Señor de los Anillos, unida por un relato. También existen aquellas que son cohesivas temáticamente sin compartir la misma diégesis, como la trilogía de la venganza de Park Chan-wook. Son trabajos como esta última trilogía los que hacen más sentido en la música, un medio en el cual los formatos no se prestan del todo para albergar historias con continuación.

 

Trilogía eléctrica — Bob Dylan (1965 – 1966)

Bringing It All Back Home / Highway 61 Revisited / Blonde on Blonde

4

Para muchos críticos e historiadores, 1965 es el año en el que el rock se deshizo del roll, comenzando la dominación blanca del género después de sus inicios afroamericanos. Una de las razones principales fue que, ese mismo año, Bob Dylan agarró la guitarra eléctrica. Después de convertirse en el ídolo folk de su generación, el poeta decidió incorporar una banda de rock a su alineación de estudio y alejarse de las letras de protesta que lo habían hecho famoso, concentrándose en un folk rock bastante metafórico. Estos tres trabajos, que representan la evolución entre el Dylan folk y el Dylan country de finales de la década, son considerados los mejores trabajos del artista: obras definitivas de los sesenta y el punto de partida del rock como lo conocemos hoy.

 

Trilogía de la zanja — Neil Young (1973 – 1975)

Time Fades Away / On the Beach / Tonight’s the Night

5

Después del éxito de HarvestNeil Young se sintió incómodo con el estatus de súper estrella que adquirió. En un intento de lidiar con esto y tratando de armar una banda para su nueva gira, Young despidió al guitarrista de Crazy HorseDanny Whitten, debido a su inestabilidad. Una noche después, Whitten murió a causa del abuso de drogas. Sintiéndose culpable por el fallecimiento del guitarrista e incómodo por su fama, el canadiense, en sus palabras, se dirigió a una zanja. De este periodo doloroso en la vida de Young surgieron sus tres álbumes más crudos y oscuros: el álbum en vivo Time Fades Away y los trabajos de estudio On the Beach Tonight’s the Night, los cuales están marcados por el alcoholismo que Young desarrolló en la época. Los tres están llenos de distorsión, letras introspectivas y carentes de las baladas sensibles que habían hecho de él una figura icónica a principios de los setenta.

 

Trilogía de Berlín — David Bowie (1977 – 1979)

Low / “Heroes” / Lodger

6

En 1976, David Bowie desarrolló un fuerte hábito de consumir cocaína mientras grababa Station to Station, convirtiéndose en un esquizoide paranóico que lo llevó a iniciar la definición de su persona cuasi-fascista: el Thin White Duke. Para alejarse de esos excesos, Bowie se llevó a Iggy Pop a Berlín y fueron roomies por dos años. Más allá de la ciudad en cuestión, la verdadera línea que une a la trilogía es la colaboración de Brian Eno en los tres álbumes, ya que el único de los trabajos que fue grabado completamente en Berlín fue “Heroes”. Este trío de LPs resultó ser el trabajo más experimental de Bowie en la década, tomando influencias del krautrock y la vanguardia electrónica impulsada por Eno.

 

Trilogía universitaria — Kanye West (2004 – 2007)

The College Dropout / Late Registration / Graduation

7

Cuando dejó la universidad, Kanye West se convirtió en uno de los productores más innovadores del hip-hop de principios del milenio, trabajando notoriamente con Jay-Z como productor en The Blueprint. No obstante, West buscaba una carrera solista en la cual dar rienda a suelta a sus talentos como productor. Esto lo logró con su debut The College Dropout. Para Late Registration, sus arreglos rozaron lo megalomaníaco y, al llegar a Graduation, surgió la estrella pop que el rapero estuvo escondiendo desde sus inicios, definiendo la línea electrónica que ha mantenido durante el resto de su carrera.

 

Trilogía de los elementos — Mastodon (2004 – 2009)

Leviathan / Blood Mountain / Crack the Skye

8

Si bien esta colección tiene un cuarto elemento —el debut de la banda, Remission— la cohesión conceptual de los álbumes comenzó hasta Leviathan, relatando la historia de Moby Dick. Representando agua, tierra y aire, estos tres trabajos contienen conceptos independientes; el agua es representada por Moby Dick, la tierra por una montaña llena de monstruos y el aire por un viaje astral. De igual manera, esta trilogía ve a la banda moverse del sludge al rock progresivo con total coherencia, convirtiéndose así en los mayores triunfos de una de las bandas más importantes del metal del siglo XXI.

 

Trilogía Balloons — The Weeknd (2011)

House of Balloons / Thursday / Echoes of Silence

9

Antes del estrellato, de la redundancia y, por qué no, de la mediocridad, The Weeknd era una de las promesas más interesantes del nuevo R&B. La razón: su racha creativa del 2011, que lo vio lanzando tres mixtapes que resultaron ser algunos de los trabajos más importantes de la década. Con House of Balloons, The Weeknd se presentó como una presencia oscura, melancólica y cargada de energía sexual -algo así como una versión nocturna del Prince de principios de los ochenta-. Con esta trilogía, que sería relanzada como una compilación de nombre Trilogy, el canadiense abrió las puertas de la ambición independiente al R&B, creando junto con Frank Ocean una escuela del género que hasta la fecha sigue marcando pauta.

 

Trilogía — Swans (2012 – 2016)

The Seer / To Be Kind / The Glowing Man

10

Estructuralmente, estos tres álbumes son muy similares: álbumes dobles que rondan los 120 minutos en rachas de enormidad instrumental, llevando al borde del abismo el sonido de una banda que, como pocas, se siente cómoda en el caos. Cada uno de estos trabajos muestra diferentes matices de las varias caras que la agrupación ha mostrado durante su carrera, logrando música que va desde lo tortuoso y abrasivo hasta lo bello y delicado. Para entender cómo pueden convivir estos álbumes en una línea temática, basta con notar los nombres del primer track de The Seer y el último de The Glowing Man: “Lunacy” y “Finally, Peace”.

Anuncios

0 comments on “Trilogías de álbumes esenciales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s