Vacas Sagradas: Peace Sells… But Who’s Buying?

Recuerdo de forma particular las comparaciones que hacía un profesor entre la música clásica y el heavy metal. Mientras explicaba los análogos actuales de los músicos de antaño, agregaba: “La competencia define al individuo. Al final del día, son el virtuosismo del artista y la entrega del mensaje las cualidades que le determinarán ante un público.” En aquel momento, esto me pareció extraño, pero con el paso del tiempo, se volvía más y más claro en la escena del metal.

Mientras que en los ochenta la expansión de los diferentes estilos permitía una fuerte presencia en el mainstream, fue en 1986 cuando comenzó la glorificación norteamericana del género a través de tres álbumes clave: Reign in Blood de Slayer, Master of Puppets de Metallica y Peace Sells… But Who’s Buying  de Megadeth. Los conflictos internos y rivalidades entre las agrupaciones avivaron un sentimiento de pertenencia, mediante el cual se definió una generación a partir de las características de estos tres lanzamientos. Cuando Reign in Blood presentaba nuevos niveles de agresividad musical y lírica mientras que Master of Puppets plasmaba la evolución de Metallica tras Ride The Lightning, Peace Sells demostró ser un álbum altamente sofisticado en cuestión de técnica.

Si se le aprecia desde lejos, el álbum parte de donde terminó Killing is My Businessuna sátira llena de temor, producto de la inevitable destrucción que auguraba la Guerra Fría. Al mismo tiempo, la crítica se extendía a los errores gubernamentales de Reagan y su “política anestésica”, a través de la cual se invitaba al pueblo a alejarse de la política, mientras se limitaban los derechos de grupos vulnerables en el momento en el que se patrocinaban conflictos externos. La parte lírica del álbum adquiere su esencia junto con esto, en un punto en el que el diablo es un villano tan plausible como los líderes políticos.

Cuando se habla de la composición del álbum, es necesario comentar que una parte vital de su impacto se debe a la participación de dos músicos neoyorquinos de jazz: Chris Poland y Gar Samuelson. La ambición de Mustaine se concretó de un momento a otro al permitir una mayor participación de las influencias del dueto, lo que derivó en un álbum frenético. Los aportes de Poland y Samuelson, a la par de la interpretación de Ellefson, ayudaron a crear algunos de los pasajes más icónicos de la banda al momento: las introducciones instrumentales de “Peace Sells”, “The Conjuring”, “Bad Omen” y “Good Mourning/Black Friday” son majestuosas, los solos de guitarra durante todo el álbum son loables y la base rítmica de cada canción se convirtió en el cianotipo para la creación de metal extremo en años posteriores.

Aún con la habilidad técnica del grupo, existieron dos factores que definieron del álbum: las drogas y la llegada de la banda a Capitol Records. En palabras de Poland, lo primero fue vital para mantenerse andando en las jornadas de 18 horas que se dedicaban a trabajar en el disco: “Cuando llegábamos al punto en el que nos estábamos desvaneciendo, [Randy Burns] nos daría un poco de speed y continuábamos por cinco horas más. (…) No era como que perdiéramos el conocimiento en nuestras sillas o algo así; estábamos trabajando como locos.”

Por otro lado, la llegada del grupo a Capitol le abrió las puertas a un nuevo panorama cuando Paul Lani entró como productor. Su visión fue lo que en la época le dió al álbum una presencia mucho más oscura, la cual era necesaria para su nuevo lanzamiento, apelando a un grupo de jóvenes a quienes no se les atribuía ningún futuro. Este fue un diferenciador clave ante su rivalidad con Metallica y algo que establecería un debate que continúa hasta el día de hoy.  

Treinta años después, Peace Sells continúa siendo un álbum de culto. Su humor sardónico sigue en vigencia ante la actual situación política global. A su vez, de forma inconsciente, la línea de bajo que corona la canción principal vive en todos aquellos que tuvieron la oportunidad de ver MTV entre 1986 y principios de los noventa, como un recordatorio a consecuencia de la habilidad, el entorno y la comunicación efectiva de un mensaje.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s