Playlist: Mother Music – Mujeres pioneras de la electrónica experimental

El arte de las mujeres ha tenido un trayecto difícil. Desde las autoras que usaban nombres masculinos para publicar sus novelas hasta las influyentes pintoras que no están en las galerías, las mujeres parecían no tener lugar en el arte y en su historia. En parte, podemos atribuir esta ausencia al hecho de que, durante muchos años, a las mujeres se les prohibió recibir educación -incluyendo educación artística- o dedicarse a oficios que no fueran los del cuidado del hogar y la familia. Por otro lado, siempre han existido mujeres disidentes que encuentran maneras de resistir las normas, pero sus historias no han sido contadas, o han sido contadas muy pocas veces. Cualquiera que sea la razón de este fenómeno, es tan innegable su existencia que visibilizar el arte femenino se ha convertido en una tarea importante para el objetivo de la igualdad y la justicia sociales.

Las cosas han cambiado; no podemos decir que el mundo sigue igual. La mujer ya tiene espacios en el mundo del arte y, específicamente, en el de la música. La mayoría de esos espacios están en el mainstream y en el pop, pero existen cuantiosos proyectos alternativos liderados o integrados por mujeres que son muy exitosos, conocidos y apreciados por el público y los medios. Ya es raro que se ignore a una banda o artista con motivo de su sexo y, generalmente hablando, cada vez hay más y mejores voces femeninas en la música de todos los géneros. Pero todavía existen problemas con la forma en la que se habla de las mujeres artistas a comparación de cómo se habla de los hombres.

Hablamos de las mujeres como si tan sólo se hubieran integrado a las diferentes escenas musicales, probando que son capaces de hacer lo mismo que sus compañeros hombres. “Las mujeres también pueden hacer electrónica experimental”, decimos, por ejemplo. ¿Pero pueden innovar, inventar, contribuir, aportar, crear una escena completamente nueva? La respuesta es sí. Las mujeres no sólo se han abierto la puerta a lugares ya establecidos por hombres artistas. En cambio, las mujeres han concebido nuevos lugares, han sido las madres de nuevas ideas e inéditas sensibilidades. “Las mujeres han sido pioneras de la electrónica experimental”, es algo que decimos y comprobamos con este texto.

Clara Rockmore (1911 – 1988) no sólo contribuyó a refinar el theremín, también compuso e interpretó sublimes y virtuosas piezas musicales donde aquel primer instrumento electrónico era la voz enmarcada por cuerdas y teclados. Pauline Oliveros (1932 – 2016) y sus contribuciones a la teoría musical encarnan obras espeluznantes y caóticas, inmersivas como pocas cosas lo son; su voz distorsionada nos ataca con un atisbo de narrativa, acompañada por los murmullos y gritos de los circuitos de sus instrumentos. Alice Shields (1943) nos embarca en un viaje intergaláctico y retrofuturista, rodeándonos metafóricamente de botones y pantallas que reciben mensajes lejanos sin decodificar. Laurie Spiegel (1945) fue una de las primeras personas en experimentar con computadoras y con composición algorítmica, heredándonos bellas melodías que, lejos de sentirse frías por su naturaleza matemático-robótica, encuentran calidez en la nostalgia de cinco notas y sus variantes y arreglos. Delia Derbyshire (1937 – 2001) compone el primer score para TV que es completamente electrónico, estableciendo el panorama y el tono para una de las series más exitosas de la televisión británica: Doctor Who.

Las anteriores son tan sólo cinco de las nueve mujeres que figuran en la playlist. Y éstas mismas son tan sólo nueve de las más de cien mujeres que han tenido un papel crucial en la concepción y el desarrollo de la electrónica experimental. Estas son las madres de la experimentación electrónica, que desde el pasado nos siguen prometiendo un viaje hacia el futuro, hacia las posibilidades de la música electrónica actual. Quizás su trabajo se vio un poco olvidado, pero está presente en las propuestas que de él nacieron. Para recordar de dónde venimos, aquí les damos un espacio a estas mujeres que sin duda merecen más que una sola playlist. Y esperamos que, acorde con el progreso de las épocas, empecemos a ver al arte femenino no como algo comparable con el modelo masculino, sino como su propio estándar.

Colaboración de Adriana Vázquez (texto) y Urian Pizaña (investigación y selección musical)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s