7 canciones menos conocidas de The Doors

The Doors es una de esas bandas que creemos dominar, debido a la frecuencia con la que se le repite en la radio (particularmente, Universal Estéreo). Todos hemos escuchado hasta el cansancio “Light My Fire”, “Riders on the Storm” y “Break On Through”. Sin embargo, hay más de Morrison, Krieger, Manzarek y Densmore a pesar de su discografía limitada. Estas son las siete canciones menos conocidas de The Doors, para dejar a un lado “Light My Fire”, por un tiempo.

Por obvias razones, se excluyen los álbumes: Other Voices, Full Circle y An American Prayer.

 

“Strange Days” – Strange Days (1967)

Strange days have found us and through their strange hours, we linger alone

La canción inicia el segundo álbum de The Doors, el álbum dedicado a la psicodélica y a los primeros años de la década de los sesenta. Además, es de las primeras intervenciones de un sintetizador Moog en el rock. La letra de la canción nos refiere a la sensación incómoda y pesada de lugares extraños y nuevos; de ahí el extraño procesamiento de la voz de Morrison.

 

“When The Music’s Over” – Strange Days (1967)

Music is your only friend, until the end

Si se piensa en una canción de The Doors que dure más de cinco minutos, indudablemente viene a la mente “The End”. No obstante, “When The Music’s Over” también cuenta con esta característica y la excede, con 10 minutos y 58 segundos de duración. Con motivos y dinámicas memorables, lírica dedicada a la música como fuente de vida, la última canción de Strange Days es probablemente la mejor canción de la banda angelina.

 

“Love Street” – Waiting For The Sun (1968)

She lives on love street, lingers long on love street

Esta es una de las varias canciones dedicadas a la eterna pareja de Morrison, Pamela Courson. A pesar de que su relación amorosa no fue una digna de enmarcar, Courson era una musa recurrente en las letras de Morrison. La canción nos habla sobre la calle donde vivían juntos: Rothdell Trail en Los Ángeles. En ella, veían hippies pasar por la tienda de enfrente de la casa. Como en la mayoría de las canciones de The Doors, la maestría de Manzarek para la composición e interpretación de su instrumento es impecable.

“Yes, The River Knows” – Waiting For The Sun (1968)

I’m going, but I need a little time. I promised I would drown myself in mystic heated wine

Con tan sólo dos minutos y medio de duración, la décima canción de Waiting For The Sun (de las pocas canciones escritas por Krieger) es digna de tener un puesto en esta lista. El tempo es inusual para un tema de rock (2/2); esto, sumado a las disonancias y contratiempos, la hacen una canción extraña. Sin embargo, es idónea para la textura de la voz de Morrison y para el solo de guitarra de Krieger.

 

“Peace Frog/Blue Sunday”-Roadhouse Blues (1970)

Blood is the rose of mysterious union

Amadas y odiadas por igual, “Peace Frog” y “Blue Sunday” forman un dúo complementario de estilos y dinámicas. El contraste entre ambas piezas es lo que las hace únicas. El carácter desenfrenado de la primera choca brutalmente con los elementos de balada de la segunda. Los solos de guitarra parecen ser interpretados por dos guitarristas diferentes a pesar de ser Krieger el que se encargó de ambos. Los temas son un monumento a la dicotomía, presente en la primera mitad de Morrison Hotel.

 

“Hyacinth House” – L.A. Woman (1971)

It was the only card in the deck that I had left to play

La formación musical clásica de Manzarek toma protagonismo en esta canción del último álbum de la banda con Jim Morrison. El solo de órgano está inspirado en la Polonesa, Op. 53 de Chopin. Líricamente, está plagada de simbolismo e inspirada en la depresión perenne de Morrison, responsable de su exilio a París y de su muerte poco tiempo después.

 

“Been Down So Long” – L.A. Woman (1971)

Come along here, mister. C’mon and let the poor boy be

Asemejando a los inicios de su carrera, en el último álbum de The Doors se experimentó mayormente con blues. Prueba de esta experimentación es “Been Down So Long”. Las interpretaciones de todos los integrantes muestran la versatilidad en estilos y su fácil adaptación a los mismos. Krieger brilla como guitarrista de blues y la voz de Morrison es perfecta para el género.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s