Garantía Lados B: Reflections of a Floating World

Elder sorprendió al mundo del metal en el 2015 con su segundo álbum -curiosamente-, titulado Lore. Éste consta de cinco canciones construidas a partir de infinidad de riffs inspirados en el doomstonersludge. Es una masacre de la misma manera que lo es Blood Mountain de Mastodon, con la misma obsesión por realizar un rock progresivo efectivo pero muy sutil. Dos años después, vemos a una banda que dejó de ser un trío y se convirtió en un quinteto y que, siguiendo los pasos de Mastodon en Crack the Skye, dejaron a un lado lo visceral para centrarse en la estructura, el feel y el uso inteligente de dinámicas.

Reflections of a Floating World se nos presenta como un doom emotivo, muy al estilo de Pallbearer, pero con una intensidad por completo ajena a la de dicha banda. La energía de la música en el tercer álbum de Elder nos acerca más a un sludge que de cierta manera es limpio, que por momentos llega a rozar con el post-rock y el post-metal, creando así un álbum que logra justificar su larga duración (65 minutos) a base de sorpresas para aquellos que presten suficiente atención. Cada una de las seis canciones está inteligentemente plagada de pequeños momentos, tratando cada parte de las mismas como si fueran movimientos de una pieza más grande. Esto genera cierta incertidumbre al respecto de lo que puede pasar en el siguiente compás (en lugar de pensarlo en términos de la siguiente canción); provoca genuina curiosidad en el escucha, una sensación de que es imposible saber a dónde le llevará el siguiente riff.

Asimismo, Elder encuentra, en el uso de dinámicas, la posibilidad de darle un toque psicodélico a la música, por lo que existe un énfasis importante en el ambiente y en la textura de los instrumentos. Guitarras limpias chocan con guitarras distorsionadas e incluso con sintetizadores, que de pronto dan la sensación de agregar un aire de soundtrack cinematográfico a los momentos más épicos de cada tema. Estos pequeños detalles, sumados a la sutileza con la que todos los recursos se manejan en el álbum, hacen de Reflections of a Floating World en extremo efectivo para alcanzar sus metas; sobre todo en la que parece imperar a través del sonido del álbum, la meta de una banda que busca llegar a lugares que antes no había podido alcanzar, musicalmente.

La combinación de fuzz, pequeños tintes progresivos, riffs al por mayor y cohesión musical hacen de este trabajo un digno heredero del Mastodon que perdimos después de Crack the Skye, un candidato al mejor álbum del año y una advertencia de que Elder podría ser la siguiente gran banda de un nicho del metal que lleva tiempo con el trono vacío.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s