Vacas Sagradas: Black Celebration

La producción musical de Depeche Mode hasta Some Great Reward (1984) se caracterizó por la búsqueda de un sonido definido y por la empresa de un recorrido a través de los recursos sintéticos que ofreció el desarrollo del synth-pop durante la primera mitad de los ochenta. Speak And Spell (1981) está construido sobre sintetizadores accesibles para los clubes europeos y norteamericanos, bajo la manipulación de Vince Clarke, quien debido a diferencias con Dave Gahan y Martin Gore, abandona el proyecto para seguir materializando sus ideas con Yazoo y Erasure, dejando a Gore a la cabeza. Así, A Broken Frame (1982) aparece para hacer un ligero cambio en la dirección de los sonidos: “I See You” y “My Secret Garden” son ejemplos de los tintes sombríos que comienzan a manifestarse, sombras que toman fuerza en los samples industriales de Construction Time Again (1983) y Some Great Reward. Con Black Celebration (1986) consolidan todos los intentos por posicionarse dentro de las artes oscuras.

La ceremonia de iniciación a las penumbras da comienzo con la homónima “Black Celebration”, que sumerge a Gahan en sintetizadores resonantes inyectados de sustancia nebulosa, para así continuar con los samples vocales de “Fly On The Widescreen” y la embriagante voz de Martin Gore en “A Question Of Lust”, finalizando la primera fase del ritual de progresiva opacidad.

“Sometimes” con “You can’t tell me honestly. You’re happy” e “It Doesn’t Matter Two” con “The feeling is intense. You grip me with your eyes“, irradian una luz engañosa y potentes armonías vocales para dar paso a los eufóricos electrónicos de Andrew Fletcher en “A Question Of Time”. Este último es un track digno de ser coreografiado entre las tinieblas que se han introducido en la celebración y que penetran en “Stripped”, pasando por la bailable “Here Is The House” y hasta “World Full Of Nothing” con “In a world full of nothing. Though it’s not love. It means something”, abriendo camino al último nivel de lobreguez.

“Dressed In Black” y “New Dress”, en lo más profundo del misticismo, experimentan con los nuevos sonidos creados a través de los tracks anteriores, con la nueva vestimenta de las composiciones, tanto en el minimalismo de las piezas que enfatizan en el trabajo vocal como en la complejidad de los dance-hits; el Depeche Mode vestido de negro…

Finalmente, “And I haven’t felt so alive in years” en “But Not Tonight”, con una luminosidad comparable a la de “Just Can’t Get Enough”, celebra que el ritual surtió efecto -el punto al que Gahan, Gore y Fletcher siempre habían querido llegar.

Black Celebration es, sin duda, la piedra angular de los más de treinta años de carrera del trío electrónico inglés; es un trabajo que nos aleja de la idea de pensar en Violator (1990) como su obra cumbre, incluso si este último es el álbum más cercano al sonido que se han encargado de reproducir durante los últimos veintisiete años. Si bien, Black Celebration carece de tracks con la solidez de ser considerados exitosos singles e himnos de estadio, es un referente directo a los inicios del darkwave y representa la oscuridad sonora y conceptual que permea de Music For The Masses (1987) a Spirit (2017); es decir, la esencia de Depeche Mode.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s