Garantía Lados B: A Crow Looked At Me

El año pasado Nick Cave sacó Skeleton Tree y muchos lo vieron como el primer comunicado del artista después de haber perdido a su hijo en un triste accidente. Para nosotros como consumidores musicales había un cierto nivel de morbo implícito en saber esto y reflexionar conscientemente acerca del tema al escuchar la obra. El álbum resultó ser un poco más diverso, en cuestión de temática, y poco obvio al tocar el asunto. A causa de esto, a pesar de que resultó en una emoción desolada, no sería una sensación irremediable.

Phil Elverum se ha vuelto actor principal del folk moderno con proyectos como The Microphones y Mount Eerie, que gozan no sólo de ser hipersensibles, también de ser transparentes. En ambos proyectos se desglosa la cotidianidad con quietud a manera de crónica y resulta impactante en su austeridad.

El año pasado, la artista y esposa de Elverum, Geneviève Castrée, moriría a causa de un agresivo cáncer de páncreas. Meses después, llegaron las noticias del lanzamiento de un álbum de Mount Eerie que inevitablemente provocó dudas acerca del estado emocional de Elverum así como la activación del ya mencionado morbo. Así, dos universos se cruzaron agrios en el resultado que se daría en A Crow Looked At Me.

El artista no pierde tiempo en denunciar a la obra por su naturaleza tal vez irrespetuosa en “Real Death”:

Death is real
Someone’s there and then they’re not
And it’s not for singing about
It’s not for making into art
When real death enters the house, all poetry is dumb”

Esto resume la experiencia de un álbum que no hace más que narrar, sobre un delgado velo de instrumentación, la experiencia post-mortem de lo que queda de la familia Elverum. Los íntimos detalles de la cotidianidad son los que penetran la memoria, como que su esposa aún recibe correo en la casa en la que vivían juntos, la necesidad del cantante por regalar toda su ropa, las preguntas de su hija aún confundida, las caminatas al terapeuta y un cepillo de dientes que aún se rehusaba a tirar.

Parece que Elverum es consciente de lo peligroso que es hacer de la tragedia una obra en el mundo moderno, pero aún termina por hacerlo por su necesidad de apertura y compromete al escucha en una incomodidad ante algo que ya no es arte sino simplemente narración de una realidad. El álbum se aleja de la poesía para tan sólo ofrecer crudeza; así es como acaba esta obra en la que nada se resuelve porque no es cuento, nada se aprende porque no hay moraleja, simplemente nos hayamos apenados y abandonados.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s