Vacas Sagradas: (What’s the Story) Morning Glory?

(What’s the Story) Morning Glory?, o Morning Glory para los cuates, no es innovador en ningún ámbito. De hecho, es probablemente el álbum más retrógrada dentro de los grandes del britpop. Por esto, es también el más fácil de descartar como “basura”. Al hablar de Oasis y el álbum que muchos fans consideran su obra maestra, la conversación gira en torno a la experimentación de Suede, las observaciones culturales y atinadas de BlurPulp o la neo-psicodelia de The Verve. Todos esos recursos, ciertamente válidos, son utilizados para hacer menos a Oasis, desestimar su legado artístico y tacharlos generalmente como un rip off  de los Beatles. Y de cierta manera, también están en lo correcto. Entonces… ¿qué es lo que hace que Morning Glory sea considerado por muchos como un álbum excepcional? La respuesta es muy sencilla: el oficio de composición de Noel Gallagher.

Gallagher es un compositor chapado a la antigua, de esos que vienen directamente de la escuela LennonMcCartney, sobre la cual los Beatles construyeron el legado que comprende desde Please Please Me hasta Rubber Soul, justo antes del inicio de su etapa experimental. Las letras de Noel tocan temas universales, de una manera tan críptica que sin importar de lo que traten uno puede realizar una conexión trascendental. Su base armónica y uso de estructura son los mismos sobre los cuales se ha construido la música pop de los ’60. Los instrumentos utilizados en sus composiciones responden a las necesidades básicas de la banda de rock, no hay trucos de estudio dignos de anécdotas ni una clara ambición experimental. Los coros fueron hechos de manera fehaciente para habitar los estadios del mundo, para dar esa sensación de ser más grandes que la vida. Éste tipo de características son las que normalmente hacen que una audiencia más especializada dé por sentado alguna manifestación musical. Lo simple o lo “poco” ambicioso pueden ser para muchos un factor de desprecio, lo cual cobra factura en una gran parte del rock de vena tradicional. La diferencia entre simplones que fueron olvidados por la historia, y Oasis, recae en que durante 1994 y 1995, Noel Gallagher se convirtió en el mejor compositor pop del mundo.

Definitely MaybeMorning Glory fueron lanzados en un periodo de un año, en el cual, aparte de componer el cuerpo principal de ambos álbumes, Noel Gallagher realizó una cantidad importante de lados B. En la tradición de los Smiths de guardar algunas de sus mejores canciones para ser compañía de un sencillo, Oasis dejó fuera de los dos álbumes que marcan su legado suficientes canciones para realizar un tercero, el cual se realizó de cierta manera si tomamos en cuenta la compilación The Masterplan. Durante ese periodo se compusieron canciones como “Sad Song”, “Whatever”, “Acquiesce” o “The Masterplan”, clásicos inamovibles para los fans de la banda. Y al igual que las canciones de los álbumes y los sencillos, todas recaen en el talento de Gallagher para unir acordes de una guitarra con una melodía. Nada más, nada menos.

A diferencia de Definitely MaybeMorning Glory no es tan conservador en sus estilos. Podemos encontrar extremos opuestos en la ligereza de “She’s Electric” y la intensidad de “Morning Glory”, en la forma de componer himnos de estadio con “Don’t Look Back in Anger” y “Champagne Supernova”, canciones que cumplen la misma función de maneras muy diferentes. Y es que en Morning Glory la guitarra acústica toma un rol crucial, ya sea como instrumento principal o como complemento para agregar texturas, dando a la música una dimensión que en Definitely Maybe se perdía entre la energía juvenil, la actitud y el alarde. A pesar de haber sido lanzados con poco más de un año de diferencia, se ve una notable madurez en el desarrollo de Noel Gallagher como compositor

Existen varios ejemplos de álbumes fundamentados en lo mismo sobre lo que se construye Morning Glory, la perfecta armonía de melodías y música, de uso de estructura pop en el rockHarvest, uno de los trabajos más accesibles de Neil Young, se construye sobre esta sencilla premisa. Bridge Over Troubled Water, la obra maestra de Simon & Garfunkel tiene el mismo eclecticismo de Morning Glory en sus diferentes manifestaciones de rock popA Hard Day’s Night de los Beatles puso todas las fundaciones del sonido sobre el cual se trabajan las canciones de Oasis, creando la fórmula de la canción moderna. Podemos pensar de la misma manera en los grandes trabajos de Big StarCheap Trick o el debut de Boston ya que el legado que crearon partiendo desde algo muy simple permitió estandarizar el romance entre el pop y el rock.

Para escuchar a Oasis, siendo un ejercicio similar al de escuchar a las bandas ya mencionadas, no hay ningún tipo de reto intelectual o misterio que resolver. Morning Glory captura perfectamente la noción de la banda como una experiencia sencilla, agradable y satisfactoria. No están presentes las densas temáticas de Different Class, la línea temática subyacente de Parklife o el jugueteo con lo bizarro de Dog Man Star. A diferencia de los compositores de esos álbumes, Noel Gallagher era un sujeto simplón, de clase obrera, que creció escuchando a los grandes íconos de rock and roll de Inglaterra. Proviniendo de las masas, realizó música para las masas, lo cual parece sin duda lo más lógico. Su vena de rock and roll está libre de todo tipo de pretensiones porque en el Gallagher de esa época era imposible siquiera ver pretensiones. El exceso de estas es lo que harían de Be Here Now un álbum tan repudiado, la antítesis del sentimiento desinhibido de escuchar Morning Glory.

Muchas veces se critica a la banda por todo lo que no son, o incluso por sus vidas ajenas a la música, pero la clave para disfrutar del rock de Oasis está en entender qué es lo que se busca y qué es lo que se pretende obtener. Es un rock sobrio, económico en sus recursos y de cierta manera, institucional. Lo podemos pensar como una película de Hollywood, derivado de una serie de reglas y convencionalismos que hacen que funcione. Y así como hay detractores de Hollywood, hay personas que pueden ver más allá de los estigmas de la industria y reconocer en películas como El Imperio ContraatacaLos Cazadores del Arca Perdida obras maestras. No todo tiene que ser vendido como arte para poder ser apreciado como tal, y así es como Morning Glory ha ganado el estatus que tiene hoy en día, porque en realidad no es arte, al menos no en mi percepción; sino una colección sumamente sólida de canciones en las que se puede encontrar un sentido tan noble como aquel que inspiran las más sublimes obras artísticas, musicales o extramusicales. Es el triunfo de los sencillo ante la pretensión, de lo elemental ante lo complejo, de la clase trabajadora ante los estudiantes de arte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s