Vacas Sagradas

Vacas Sagradas: Donuts

En 2005, los altos rangos de Stones Throw decidieron hacer visitas a un debilitado Dilla en el hospital; no sólo le llevaron buenos deseos, también un Roland SP-303 y una pequeña torna-mesa de 45 RPM. Quizá para los dedos de muchos productores esto no sería suficiente; serían meros juguetes, accesorios para los que necesitan un “productor de verdad”. Dilla nunca fue común y, así, estos objetos eran justo lo que necesitaba: simples sonajeros, talismanes que abrían su imparable e incomparable capacidad creativa.

No tiene sentido hablar de las colaboraciones, los trabajos, los artistas influenciados, su carrera con Slum Village, los créditos que nunca se le dieron al reverso de algunos álbumes de gran talla ni de su triste muerte. Todos estos temas ya han sido documentados y sólo queda explorar, tal vez ingenuamente, un legado complicado en la época de los nichos. ¿Por qué la referencia absoluta a Dilla perdura? ¿Por qué su nombre parece escabullirse hasta los más extraños rincones del mundo musical?

Alguna vez Dilla, explícitamente, diría que no quería ser comparado con el jazz rap de A Tribe Called Quest cuando Q-Tip elogió a Slum Village. Sin embargo, años después, le confesaría al legendario Pete Rock: “Estaba intentando ser tú”, refiriéndose a su juventud como productor coleccionando vinil y manipulando MPC’s en un sótano en Detroit. Esta revelación es la clave de la visión impuesta por Jay Dee y el mejor ejemplo es “T.R.O.Y.”. Dicha canción es la famosa elegía al fallecido amigo de Pete Rock, que encontró su corazón en el sample de “Today” de Tom Scott (cover de Jefferson Airplane), en la cual un increíble fraseo de saxofón completaría la clásica creación de Pete Rock & C.L. Smooth. Aquí encontramos un extraño ejemplo de cuando el beat deja de ser plantilla para la interpretación del MC. El sample deja de ser un adorno a través de su artesanal adaptación, su gigantesca manipulación y su posición en medio de demás elogios sonoros que tejen una membrana musical diferente a la del boom bap y coro sampleado. Históricamente, en el hip-hop, la construcción del beat a base de samples correteaba a la ambición, queriendo cambiar su rol de referencia para encontrar identidad propia. Pete Rock lograría hacer un paralelismo entre la química de los instrumentistas en una banda y las entrañas de drum y sample machines.

Este sería el talento fundamental de Dilla, a través del cual sus beats dejaban de ser simples notas de pie para convertirse en aislados e inimitables esfuerzos musicales. Todo a través de una necesidad de personificar cada elemento microscópico del beat como si este fuera un ente independiente e inteligente. El beat de Dilla era la muestra de un productor; se enaltece rico en su variedad, su gran sentido de groove y caricaturesca presencia como un exclusivo bocadillo. Y los últimos treinta y un producidos se convertirían en Donuts.

En este álbum, la música corre como en una unidad tan sólo puntualizada por sutiles indicaciones a manera de DJ set. Dilla toma este formato de presentación para crear una secuencia interminable de sueños y palpitaciones que extiende su mano a un amplio espectro de música, donde es difícil pintar las líneas de la realidad. Con una calidez casi electrónica su hip-hop suena futurista al ser picado, agitado y torcido al punto de lo alucinante. Dilla destruye la línea entre la programación musical y la instrumentación en vivo con un minucioso trabajo que parece a veces despistado en su necesidad de crear con velocidad. Esto es bien ejemplificado en cuanto comienza “People”. Escuchamos esa guitarra eléctrica, los coros funk y pequeños raps de “Stop” de momento succionados por una especie de alucinación tribal que nunca pone pies en la tierra sino hasta que, con astucia, Dilla nos muestra la escapatoria a un tema conocido, sólo para que, al final, nos pierda otra vez en su imaginación.

Si bien Dilla se quería separar de las concepciones de ATCQ, el jazz aparece en su obra, pero no más notorio que su tributo al soul. El funk y R&B conviven en la circunferencia pero la esencia de este trabajo sigue una espiritual paciencia gospel que se deja dominar, así actualizando su sonido en el imaginario burlesco de Donuts. Dilla suena moderno y visionario con pequeñas muestras de habilidad operadas por juguetes de producción que se transforman en armas de alto calibre; los géneros se distorsionan en fotografías culturales, como es el caso de “Airworks”. En dicho tema, con un esquizofrénico y atemporal ritmo y una amplia atmósfera, Dilla disuelve el de L.V. johnson en un intermitente reflejo que choca y rebota a través de las paredes del beat.

El hecho de que el nombre de Dilla se escuche alrededor del mundo musical es debido a que, en esta obra -que ni es hip-hop ni electrónica y tampoco experimental, aunque convive con todas las anteriores- hay una nueva calidad de sonido, una presencia física y una dedicación a la música “programada” que es difícil de replicar y menospreciar conceptualmente.

Este sonido moderno también obligaría a los productores contemporáneos a renovar el sonido sin limitaciones estilísticas. Pensemos en trap o grime: hoy cualquier esfuerzo novedoso de hip-hop es dependiente de ese sonido monstruoso de la producción moderna, cuando antes el aspecto rústico dominaba al género. Pensemos en la diferencia abismal entre la electrónica moderna de un Flying Lotus contra el casi infantil Chicago House. Pensemos en ese parpadeo que duró lo que Dilla estuvo donde la producción madura. Él no era un backpacker neoyorquino con ganas de hacer mixtapes agresivos, ni buscaba el sonido suave de Los Ángeles. Jay Dee vio en los juguetes de Roland y Akai la extensión musical que algunos como Moroder, Eno, Kraftwerk, Knuckles y Atkins divisaron en ese mundo electrónico que ofrece pero exige al ser manipulado. Así, J Dilla desaparece como productor hip-hop y crece como un one man band; desaparece el beat y crece la composición.

Anuncios

0 comments on “Vacas Sagradas: Donuts

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s