De playeras negras

En Mientras tanto, en el pueblo… se tocan temas, vivencias y anécdotas que tienen como base la música. Sin embargo, se abordan de una manera diferente. También pueden surgir algunas opiniones puramente musicales, dependiendo del estado de ánimo del autor. Acerca de… playeras negras

Durante esta semana me encontré con más de seis personas usando playeras negras que tenían estampado un logo enorme de alguna banda famosa. Dos de ellas llevaban una de Guns N’ Roses y tres de Jim Morrison. Cabe destacar que las personas que vestían estas playeras eran, a mi juicio, diferentes entre sí. Ninguna de ellas parecía tener algo en común más allá de la playera. Al notar esto, me pregunté, ¿por qué? ¿Cómo pueden personas tan diferentes seguir un estándar de moda que no ha sido establecido?

En la mayoría de los casos, usamos este tipo de playeras para sentirnos parte de la urbe. El estilo urbano no puede estar completo sin tener en nuestros armarios una playera con el logo de una de nuestras bandas “favoritas”. Es curioso cómo necesitamos sentirnos parte de algo. Al vestir este tipo de playeras demostramos que pertenecemos a este selecto grupo de personas que escuchan “buena” música. Somos partícipes de un grupo elitista de conocimientos musicales.

Y es que, con frecuencia, conocer y usar a Morrison, a Axl Rose y a Black Sabbath trasciende lo musical. Son bandas que, independientemente del género, de la calidad y  de su historia, aportaron algo importante a la industria y escena musical. Este tipo de bandas están tan arraigadas en el colectivo cultural que representan un estatus y una referencia de la misma cultura. Y esta última es la que los transforma en una moda y en una oportunidad de comercialización.

¿Es válido comercializar la marca, más allá de la música? Es una pregunta que ha existido a la par de la existencia del arte y sobre la cual no se ha llegado a un consenso. Yo pienso que, indudablemente, si el arte es bueno, va a empezar a valer más -de forma abstracta-. Al no tener una mejor forma de demostrar el valor de las cosas, se monetiza.

Por otro lado está el sentimiento de pertenencia. No hay duda de que cuando te encuentras con alguien que está usando una playera de Appetite For Destruction, le volteas a ver. Te llama la atención, para bien o para mal, y si es algún grupo que te gusta, te impresiona más. En el caso inverso, te enorgullece que volteen a verte por tus gustos musicales. ¿Por qué? ¿Qué se gana demostrando que te gusta o que conoces a Guns N’ Roses?

Tal vez la música y las bandas “grandes” son el único medio que puede unir a la gente: ver reflejados tus gustos en el otro y verificar que tienes un buen gusto musical, un gusto lo suficientemente bueno como para compartirlo con terceros. Es eso o quizás todos visitamos las mismas tiendas departamentales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s