Vacas Sagradas: Led Zeppelin II

Los Bulls de la temporada 95-96 en la NBA son, probablemente, el equipo más icónico de la historia del baloncesto. Terminaron la temporada con un saldo de setenta y dos victorias y diez derrotas, un 87.8% de efectividad. Parte del éxito de este equipo, que fue tricampeón y venía de ser tricampeón dos temporadas atrás, estaba en su alineación: Michael Jordan, Scottie Pippen, Dennis Rodman y Luc Longley. Si hacemos un paralelo de genialidad con talento, sería muy fácil comparar a los Bulls de esa temporada con el Led Zeppelin de la temporada 69-71, que abarcó el lanzamiento de los Led Zeppelin I, II, III IV.

Luc Longley sería un excelente John Paul Jones, cubriendo las bases del equipo y siendo el pilar que los mantiene unidos ante los despliegues técnicos de los demás. Dennis Rodman, excéntrico y habilidoso, podría hacerla de John Bonham, el vivaracho y bonachón baterista que, si bien no siempre es el centro del espectáculo, roba todas las miradas cuando es su momento. Scottie Pippen y Michael Jordan, la legendaria mancuerna ofensiva que le dio a los Bulls seis campeonatos es equivalente a los ataques musicales que presentaban Jimmy PageRobert Plant, cuyos estilos y excesos le dieron al rock muchos de sus clichés y reglas.

Durante ese periodo en los setenta (y tal vez durante el resto de la historia del rock) no hubo banda tan poderosa, de manera individual y colectiva, como Zeppelin, que para muchos representa perfectamente todo lo que el género es y significa. Todos sus trabajos, al menos hasta Physical Graffiti, son considerados clásicos absolutos del rock y, de una u otra manera, intocables desde un punto de vista tradicional. Va a ser muy raro encontrar una crítica contemporánea que desprestigie cualquiera de los álbumes que Zeppelin lanzó del 69 al 75.

Esta deificación de uno de los grupos más importantes de la historia maneja como punto cumbre el año 1972, en el cual no se lanzó un álbum pero se grabó material en vivo, perfectamente documentado en How the West Was Won, que no fue lanzado sino hasta el 2003. Éste contiene versiones pesadas, sucias y, en mi opinión, mejores de canciones que saldrían un año después en Houses of the Holy. Lo anterior se traduce a que el sonido en vivo de Zeppelin se basa mucho en el estilo estético y directo de Led ZeppelinLed Zeppelin II (el álbum que define a la banda, su sonido y su posición en el imaginario colectivo como el epítome del hard rock). Entre esos dos trabajos, lanzados el mismo año, la banda logró un avance impresionante para hacer de Led Zeppelin II su obra maestra.

La energía y peculiar visión de blues de la agrupación estaban presentes en su primer material, las cuales fueron llevadas más allá con la producción, la experimentación en el estudio, la diversidad lírica y la integración de la Les Paul al arsenal de Page. El sonido que la banda consiguió en su segundo álbum sigue siendo inspiración para grabaciones modernas de blues rock y es un eterno referente de cómo hacer que una guitarra suene enorme en una mezcla. De muchas maneras, Led Zeppelin II fue tan culpable del heavy metal como Black Sabbath ParanoidBlack Sabbath es responsable directo de los lineamientos del género, pero ramas del mismo, como el power metal y los tipos más amigables y “blueseros” del stoner, no hubieran sido concebidos sin las temáticas líricas y los riffs del Led Zeppelin II.

Hoy, las referencias sexuales del álbum suenan misóginas y fuera de época, muy parecido a lo que sucede cuando se contextualiza al gangsta rap en tiempos modernos. No obstante, de este poder masculino que tienen todas las canciones de II surge gran parte del mito del rockstar como símbolo sexual universal que, junto con la imagen de una banda liderada por un sujeto con jeans apretados a más no poder y con una camisa diminuta, le dio al género una iconografía tan poderosa como la que le daría Rob Halford, unos años después, al metal, con sus prendas de cuero y elementos del sadomasoquismo. Asimismo, más allá del sexo como tema en las letras, está presente el primer atisbo del lado fantástico de la banda con la letra de “Ramble On” y sus referencias a la mitología de Tolkien. ¿Cuántas bandas de metal no desarrollarían una fascinación similar con hadas, ogros, magos y brujas?

Más allá de la producción o las letras, lo que atrae a las personas a Led Zeppelin es la música. Y Led Zeppelin II es quizás el trabajo de estudio de la banda que tiene más libertad instrumental. Podemos tomar de ejemplo el solo de guitarra de “Heartbreaker”, una oda total al guitarrista como el centro de la tradición del rock. ¿O qué tal el solo de batería de “Moby Dick”, que ocupa más espacio que la composición en sí y que, sin duda, es el más referenciado de la historia de dicha materia? También viene a la mente el delirio vocal de Plant en el interludio “Whole Lotta Love”, procesado con los mejores rezagos que la psicodelia dejó en técnicas de estudio. Incluso John Paul Jones, quien ocupa el rol venido a menos de bajista, tiene momentos claros de gloria, como ese legendario riff de “Heartbreaker” o todo el groove que agrega a “The Lemon Song”. Esta interacción entre miembros de una banda, cada quien con roles protagónicos bien distribuidos, es algo raro en el rock de los setenta que se distingue por su romance con la guitarra -sobre todo si dejamos fuera de la ecuación al progresivo-.

Siendo un álbum tan arquetípico del rockII tiende a sufrir de la sobreexposición de trabajos como The Dark Side of the MoonSgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, lo cual ha generado rechazo en las personas que buscan una rama más intelectual y desafiante del rock. Y es cierto, II no es precisamente intelectual o sofisticado, tampoco es tan transgresor como algunos de sus contemporáneos que salían triunfantes de la escena psicodélica. El verdadero valor de II está en su sonido tan primitivo y enorme, su exceso de huevos y en la diversión que transmite. Para aquellos que buscan rock que apele más al instinto que al intelecto, Led Zeppelin es la banda más grande de todas y, tomando esa premisa como punto de partidaLed Zeppelin II es alfa y omega.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s