¿Por qué los sub-géneros musicales son temporales?

Una de las grandes preguntas que se hace dentro del entorno musical es la referida a los subgéneros en los cuales se dividen cada uno de los sonidos con los que nos topamos día a día. Se da de facto que un subgénero musical es atemporal y que pude referir a cualquier sonido en cualquier momento histórico. Ello nos lleva a que tengamos bandas que se auto-definen como post-punk, grunge, new wave, etc. sin tener para sí mismas una referencialidad con el subgénero al que supuestamente representan.

Un subgénero es la definición de un estilo y una combinación sonora que surge en determinado momento de la historia, a partir de las condiciones de posibilidad que los dejan acontecer. Es decir, hay una relación directa entre la innovación musical y el momento político, social y económico que lo rodea. Un ejemplo se da en la Gran Bretaña, pues, con el ascenso del conservadurismo durante los ochenta, la música se convierte en el sonido transgresor que se vuelve vehículo tácito de la protesta social en momentos en los cuales ocurrió un quiebre generacional: la generación que había sido joven durante los sesenta veían en el conservadurismo a su mejor aliado para combatir a las nuevas juventudes “sin ideales”.

En el mundo globalizado en el cual vivimos, es muy fácil hallar, cada día, nuevas propuestas musicales que se auto-definen con alguno de los sub-géneros de la música contemporánea, pues necesitan una justificación que le dé sentido a su música. Pero ocurre en muchos casos que el sonido es genérico y no tiene una propuesta conceptual tras de sí, sino que, únicamente, se basan en el conocimiento de tal subgénero para denominarse como tal.

Por ejemplo, hay casos de bandas que se denominan brit-pop o shoegaze simplemente porque consideran que su sonido tiene alguna relación con esos sonidos, pero, en el sentido conceptual -el importante-, carecen de una estructura sólida y determinada. Otra cuestión es que los programadores musicales y la misma industria prefiere colocar a muchas bandas dentro de un mismo género genérico para obtener mayores ganancias, lo cual nos lleva a una estandarización del sonido, al establecimiento de la cultura del sencillo como método para sobresalir.

El subgénero como determinación no antecede a la banda, sino que la banda es la que le da esa determinación conforme al progreso de su sonido. Basta de bandas genéricas que sólo buscan valerse de un sonido parecido para obtener el reconocimiento de una escena. Todo arte es político y dentro de esa actividad política está la de hacer referencia a su contexto por medio de la música. La configuración como ente discursivo de la música depende de sus creadores; por eso existen los sub-géneros: para recordarnos que los discursos no se mantienen estáticos en su relación con lo extradiscursivo, con el mundo en tanto que ente real.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s