Álbumes Listas

7 clásicos infravalorados de post-punk

Por Urian Pizaña y Diego Galán

Después de haberle echado un vistazo a los 7 álbumes esenciales de post-punk, indagaremos en otro nicho, algunas capas más profundo, del mismo movimiento. Esta vez, revisitamos trabajos menos conocidos que, de otra forma, deberían ser apreciados como fragmentos igualmente importantes en el despliegue del género. Dejando atrás el dub punk de The Slits (influenciado por el reggae), los aderezos bowiesianos de Magazine y el black pop de Siouxsie & The Banshees, existen bandas que, fuera de la apreciación común, se infiltraron hasta en las puestas más evidentes e identificables de la música independiente y sus ramificaciones; más allá, incluso, de las observaciones sarcásticas de Au Pairs, del hardcore elevado de Mission of Burma, del funk transgresivo de The Pop Group y el frenetismo instrumental de Nick Cave con The Birthday Party. Son tantos los ejemplos de obras oscuras, aún así imprescindibles en el cuerpo de esta tradición musical, que enlistar los dividendos en la extensión de un sólo artículo resulta imposible. Quizás exploremos el resto (incluyendo el art-pop faux-oriental de Japan, las revueltas cándidas de Swell Maps, los preámbulos neo-psicodélicos de The Soft Boys y los himnos rústicos de The Raincoats) en volúmenes posteriores. Por ahora, estos son siete clásicos infravalorados del post-punk.

Dub Housing – Pere Ubu (1978)

dub

David Thomas y compañía son insensatos por naturaleza, por eso caen en esta lista como ejemplo de excentricidad con dominio, como comodín y objeto no identificado dentro de un ambiente que ya es diverso. Para empezar a comprender la importancia de este álbum, hay dos cosas que debemos recordar: 1978 y tradición. Este álbum presenta atrevimiento sonoro completamente adelantado a su tiempo, parecido al avant-garde de Zappa o The Residents al mismo tiempo que mantiene musicalidad impecable. Esta química entre los músicos es parecida a la que logró alguien como el mismo Nick Cave que, dentro de sus Bad Seeds, consiguió un sonido rebuscado, casi barroco, con la ayuda de músicos provenientes de las escuelas más tradicionales de interpretación. Así, las sesiones y estilos tocados en Dub Housing vienen de las formas blues más refinadas, vienen de un sabor sureño profundamente americanizado, viene de la celebración a la opulencia musical. Justo en el momento que estos elementos se encuentran, todo se lanza contra una pared, las influencias son obligadas a convivir en una demencia analítica que despelleja cada sentido de convención en un circo que recuerda a la excentricidad de talentos como The Pop Group o This Heat. Pere Ubu permanece como tótem de una gran visión.

Skylarking – XTC (1986)

xtc

Haciendo una apuesta, Skylarking es un álbum que habla de sexualidad y naturaleza. Todo con un voz determinada, romántica y tangiblemente humana. Su propuesta resulta emocionante al ser sinvergüenza, dulce y pulcra ante un contexto que comúnmente no muestra este carácter. Musicalmente, no se puede hablar de la obra maestra de XTC sin utilizar palabras como pop o barroco; esto es sumamente necesario. En Skylarking escuchamos instrumentaciones vastas, interpretaciones talentosas y bien medidas y arreglos y adornos diseñados con gran serenidad. Todo esto junto con un sonido que, si bien corresponde a la época, no es dependiente de las convenciones de la misma. Entre lo clásico y lo moderno, XTC encontró un pop original y atrevido que le daría una extensión y seguridad a la música de una generación que quería desconocer los límites de la obra artística.

You Can’t Hide Your Love Forever – Orange Juice (1982) 

orange

Dejando de lado obviedades, Orange Juice es una de las bandas más influyentes en haber salido de la primera ola británica de post-punk. Tan influyentes, de hecho, que el estilo de composición, el patetismo lírico y la teatralidad vocal de Morrissey se pueden rastrear hasta el álbum debut de OJ, en 1982, You Can’t Hide Your Love Forever. Esta obra, junto con The Only Fun In Town de Josef K y High Land, Hard Rain de Aztec Camera, es el origen de muchas de las idiosincrasias más entrañables del género: los bajos alegres y neuróticos, las ascendencias dance y funk de la instrumentación y las onomatopeyas catastrofistas; todo está ahí. La influencia de este primer álbum se puede percibir manifiestamente en actos como Wild Beasts y Sondre Lerche, así como en el desarrollo del “sonido indie” dosmilero estereotípico (Franz Ferdinand) y, menos recientemente, en el brit pop de los noventa. Aunque suelan ser poco reconocidos, la banda de Glasgow, formada por Edwyn Collins y Alan Duncan en 1975, ha jugado un rol sustancial en los últimos cuarenta años de la historia musical.

The Only Fun In Town – Josef K (1981)

josef

El debate del sonido americano versus el inglés sigue siendo uno que revela grandes diferencias en las perspectivas acerca de cómo tocar un género. En el caso de Josef K, la banda escocesa no puede esconder los hábitos de producción de un tiempo y una región geográfica. Con una configuración interesante -al usar guitarras gemelas- consiguieron un sonido robusto y dialogante sin soltar el dedo del sonido definido por sus contemporáneos. La conversación entre guitarras revela un interés por la interpretación americana y sus innovaciones dentro del new wave. Así, Josef K resulta una concepción singular de influencias, como un Joy Division con la agresividad de Public Image. Un Public Image con la elocuencia en guitarra de Television. Tal vez, en retrospectiva, este álbum se encuentra cómodo dentro de un sonido habitual, pero no deja de proponer a través de gran creatividad instrumental y, así, hoy representan a la referencia de influencia indiscutible.

Klaus Nomi  – Klaus Nomi (1981)

klaus.jpg

Por un manejo inaudito de la estética y (lo que algunos llaman) la performatividad subversiva del género (similar a lo que intentó David Bowie), el contratenor alemán, Klaus Nomi, se convirtió en una figura de culto a finales de los setenta, en el circuito neoyorquino de los nightclubs. A pesar de ser considerado, más bien, como un exponente del new wave con una peculiar predilección por la ópera, el romanticismo clásico y los sintetizadores, sus esfuerzos probaron ser demasiado ambiciosos y exploratorios para ser reducidos a una categoría musical popular. Su primer álbum de estudio, Klaus Nomi, escrutó el dark ambient, el minimalismo electrónico, el pop/rock y su ya distinguida ópera (incluso interpreta una versión de Mon coeur s’ouvre à ta voix, de Camille Saint-Saëns). El trabajo y la presencia de Nomi, en el primero de sus dos únicos trabajos discográficos, revelan paralelismos con el movimiento no-wave post-punk de Nueva York (1976-1980) y con las escenas neo-concreta y electrónico-minimalista de Europa y Asia; por ello, también revelan una proyección inmensa.

Lazy Ways – Marine Girls (1983)

marine

En la gran extensión de lo que significa la palabra “post-punk”, Marine Girls reside aún como uno de los actos que más sentido le dieron a un término cuya tesis hablaba de una búsqueda por trascender las limitaciones estilísticas. En este segundo y último disco, la banda funcionó como vehículo para la comprensión de las diferentes configuraciones en la instrumentación así como para englobar las posibilidades de un estilo en crecimiento. Los arreglos son igual de minimalistas que en el caso de sus compañeros Young Marble Giants, pero Marine Girls lleva esta intimidad más allá a través de un sonido orgánico y un talento para la composición que estaba cerca de lo perfecto. Algunos usan el adjetivo indie pop y no están muy lejos de describir la grandeza de la melodía y estructura creada por la banda. Este álbum fue mal visto en una cultura pero no por sonar diferente a su escena, sino a su época. Aun así, demuestra una superioridad indiscutible en su composición que hace su trabajo sin necesidad de mucho esfuerzo.

Grotesque (After the Gramme)  – The Fall (1980)

fall

Grotesque es el tercer álbum de estudio de The Fall, la banda inglesa de Mark Edward Smith. A pesar de la crudeza de la producción -que en sí misma representa una mejoría, comparada con los lanzamientos anteriores del proyecto- y de las composiciones desfachatadas, estas catorce canciones parecen estar ungidas de alguna especie de esoterismo urbano; en instancias como “C ‘n’ C” e “Impression of J. Temperance”, es casi imposible sacudirse la sensación de que se escucha algo indebido y, sin embargo, no existe la fuerza de voluntad para detenerse. Algunas otras loas enajenadas (“English Scheme”, “Putta Block” y “Totally Wired”) le ofrecen un desahogo al escucha, pero no sin conservar la tensión que delinea al álbum en su completitud (mucha de la cual es reconocible en ejemplos modernos de post-punk, como No Passion All Technique). After the Gramme es una experiencia elusiva.

Anuncios

1 comment on “7 clásicos infravalorados de post-punk

  1. El segundo equipo del Post-Punk (muy buen post!)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s