La gran pesadilla americana

La gran vena americana aún recorre Los Angeles, Salt Lake City, Topeka, Nashville y Richmond con nostalgia que goza del asfalto que pasa por debajo de un Cadillac El Dorado. Burla su propia libertad con pieles y mezclilla mientras prende unos Marlboro rojos y piensa en Elvis. La generación de country, pop y rock n’ roll de los cincuenta y sesenta dejaría marcada eternamente a la clase trabajadora americana que yace oculta en las ciudades más descuidadas de Texas, Nevada y Carolina del Norte, donde las fantasmales baladas de desamor inspiran las noches solitarias acompañadas por shots de Jack Daniels. Esta es una decadencia del glamour jamás obtenido por parte de una generación oprimida, que es bien retratada por el neo-noir de Lynch o incluso Tarantino. De la misma manera en la que el pueblo nacional se identifica con los grandes ídolos como José José y Juan Gabriel, el redneck americano vela sus sueños en botas y sombrero en algún pueblo olvidado por dios cerca de Montgomery, Alabama.

Aquí coleccionamos los cadáveres de los grandes ídolos americanos que pasaron de retratar el sueño americano que vivía en Elvis a incitar a una pesadilla que se ha vuelto más grotesca con el paso del tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s