Los 7 mejores álbumes de hip-hop del 2016

El año se nos escurre entre los dedos y tenemos que hacer cuentas. Si esta década ha comprobado algo, es que el hip-hop está encaminado hacia la madurez; está abierto hacia la exploración y al entretenimiento de igual manera. El sur de Estados Unidos ha sido proveedor de talento con su joven generación de trap, que en conjunto con la intervención de Drake, el regreso de Gucci Mane y sus nativos como Lil Yachty, Young Thug y Travis Scott, crece sustancialmente. Por el otro lado, nos encontramos con un año para la nostalgia de sabores de neo-soul y R&B popularizados de manera global, un semblante en todo tipo de nombres, como Mac Miller, Noname, Chance the Rapper y D.R.A.M, por mencionar algunos. Lamentablemente, se da una fuerte preocupación por la emoción estética del momento y poco cuidado por la naturaleza misma del artista, lo cual hizo de este un año prolífico pero no muy original (claro, con sus excepciones, que demostraron calidad musical en toda su circunferencia).

Aquí recopilamos siete esfuerzos invaluables de hip-hop de este año.

7. Honor Killed the Samurai – Ka

killed.jpg

Es fácil imaginarse a Ka como una versión de MF Doom antes de que portara la máscara, antes de convertirse en su villano. A la manera de Doom, Honor Killed the Samurai trae un hip-hop paciente, misterioso y terroso que observa con mucho cariño al paisaje histórico del género.  Después de Night’s Gambit era difícil concebir lo que acontecería en el futuro del discreto rapero, pero por fortuna el resultado es algo que sorprende al no sorprender. Este trabajo está lleno de cuidadosas telas líricas, que cuelgan ceremonialmente del techo que resguarda al sótano donde Ka medita acerca de su realidad, con una voz susurrada valiéndose por su puntualidad. Como escuchas no podemos evitar sentir atracción hacia la delicadeza del misterioso talento del rapero, llevando nuestra atención, como detectives, al trovador moderno del género.

6. Imperial – Denzel Curry

imperial

¿Quién podría estar disgustado por el regalo de Denzel Curry? El joven rapero empezó a explorar sus ansias por Three Six Mafia para después encontrarse en medio de experimentos cloud rap, finalmente llegando a 2016 con una entrega comercialmente sólida. La maravilla de Curry es su riqueza de influencias y compromiso con su individualidad como MC, que combina lo etéreo y bombástico del trap con lo áspero y energético del hardcore de Nueva York. Denzel suena psicodélico y también rabioso con su showcase tan directo de habilidades técnicas y pasión.

5. The Impossible Kid – Aesop Rock

aesop

Si hablamos a favor del valor del hip-hop de los años dos mil, uno de los primeros nombres para usar como espada en su defensa sería Aesop Rock. Esta es una figura que estaba impregnada de las circunstancias de su época; la idiosincrasia de nombres como Eminem, Immortal Technique y Mos Def cuya consecuencia fue hip-hop técnicamente sobrecargado y algo ñoño, pero que eventualmente dio paso a una esterilidad. De alguna manera, Aesop logró tomar la valioso de estas cualidades y llevar su intelecto y gran sentido del humor a un hip-hop que abriría las puertas a una generación posterior de alternativas y experimentaciones. Sin duda, él es uno de esos artistas para artistas. The Impossible Kid es como enfrentarse al profesionalismo del héroe trabajador cuyo valor nunca ha sido recipiente de premios pero sí de mucho respeto.

4. Hella Personal Film Festival – Open Mike Eagle & Paul White

hella

De entre el arsenal de Hellfyre Club y sus tangentes talentos, salen artistas del calibre de Open Mike Eagle, cuya única necesidad es evitar el aburrimiento. El raperp, constantemente divergente, ha buscado las posibilidades de su inquisición experimental en diferentes contextos. Aquí llega una colaboración con el nombre Paul White en la portada del trabajo como señal de que su producción merece atención. White trabaja con la fluidez de Dilla,  el cariño histórico de Pete Rock y un personal cinismo que se hace necesario para todo hip-hop alternativo. Su trabajo intensivo de sampleo es guiado a través de una mezcla moderna de claridad y repetición, que permite a Eagle navegar por una rica historia de música afroamericana sin siquiera demostrar la obviedad de su intención al escucha. Hella Personal Film Festival parece un paseo por el bombardeo informativo de un gran festival cultural donde la tradición se confronta a sí misma.

3. Bottomless Pit – Death Grips

grips

Hablar de Death Grips en el cenit de su popularidad es tema peligroso ya que, como lo es común en estas situaciones, el verdadero criterio de su obra se ve diluido por el fanatismo o el despecho total. Lo que podemos decir, vacunados de estas opiniones, es que Bottomless Pit llegó como una secuela de The Money Store y resalta el añejamiento de una banda cuya responsabilidad pública parece ser cada vez más grande. Death Grips se divierte haciendo pop con “Eh”, trap en “BB Poison” y punk en “Giving Bad People Good Ideas”, con la mejor química que han tenido mientras el público debate su seriedad o su humor, su genialidad o ridiculez.

2. The Life of Pablo – Kanye West

thelife

La inagotable relevancia de Kanye viene de la facilidad que tiene para provocar, ya sea para el disgusto o encanto de sus víctimas. Este artista nos arrastró desde el año pasado a través de una tortuosa relación celebridad-fanático con tweets, SNL, runways y BRIT awards donde nunca estábamos seguros si el resultado de un inquieto, distraído y siempre psicótico Kanye llegaría a la realidad. En ceremonia fuimos citados en el Madison Square Garden sólo para darnos cuenta que este sería un producto que jamás acabaría, al menos como idea. Kanye perdió control de un auto que cargaba figurillas de santos latinoamericanos, vasos de unicel llenos de Sprite, bolsas vacías de In-n-out y Balmain y tres Iphone’s todos con llamadas perdidas. Sea todo parte del gran plan de venta de Kanye o un verdadero reflejo de qué significa ser un artista en esa elevación de fama, The Life of Pablo parece el documental de un workacholic en la cúspide de la locura.

1. Atrocity Exhibition – Danny Brown

danny

Danny siempre ha estado obsesionado con el concepto del dope fiend, en el cual su inagotable relación con las drogas sólo lo acerca más hacia esa realidad donde el placer momentáneo se convulsiona, transforma y ahorca junto con la ansiedad y desesperación de la drogadicción. Eventualmente, perdida en la tragedia, la mente sede y se vuelve esclava de la dopamina que ahora controla el cuerpo de un zombie cuya realidad no existe más. Atrocity Exhibition muestra la finalidad del estilo de vida rockstar: la fiesta de XXX acaba, la melancolía de Old se quiebra y llega el último y peor episodio psicodélico a través del cual cosas como el mundo festivo de Paul White y la interminable energía de Danny terminan convirtiéndose en una pesadilla que no ofrece garantía de despertar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s