7 álbumes esenciales de nu-gaze

Junto con el desmantelamiento de Slowdive, Pygmalion (1995) marcó el fin del shoegaze de los noventa; el género había demostrado ser muy problemático en su elaboración, poco remunerativo y de muy corto alcance. Fue a través del internet que esta corriente encontró la exposición y apreciación que nunca recibió en su tiempo. A principios de los años dos mil surgió una camada de bandas que retomaría el discurso sonoro del gaze de la década que le precedió, pero que además expandiría sobre él, entrelazándose, en algunos casos, con el movimiento indie (que también experimentaba un proceso de reintegración a los circuitos musicales) y, en otros, con la electrónica, el slowcore, el emo, el post-hardcore moderno, el post-punk y el post-rock. Este renacimiento se extendió hasta la década presente, en la que, gracias a la creciente popularidad del género, casi todas las bandas que originalmente conformaron “la escena que se celebró a sí misma” regresaron a los escenarios y a los estudios de grabación, retomando su posición como fundadores de un estilo cada vez más replicado e inspirando a las nuevas generaciones a continuar con su legado.

En una entrevista del 2001, se le preguntó a Som Wardner si su banda, My Vitriol, podía ser catalogada como shoegaze, a lo que él respondió -“I guess you could call us nu-gaze“.

Asobi Seksu (2002) – Asobi Seksu

Screen Shot 2016-12-01 at 3.49.24 PM.png

Con apenas un par de años de edad, Yuki Chikudate dejó su natal Okinawa y comenzó a vivir en Los Ángeles: lugar donde sus padres perseguían oportunidades de trabajo. Para ella, crecer con raíces japonesas en los Estados Unidos resultó, entre otros choques culturales, en un gusto musical influenciado tanto por la tradición occidental como por la oriental. A la edad de 16, dejó atrás a su familia para buscar su independencia en Nueva York, en donde conoció a James Hanna. En 2001 fundarían Sportfuck, una banda de dream pop que, en el transcurso de un año, lanzaría un EP, reclutaría a dos miembros más (Glenn Waldman y Keith Hopkin) y cambiaría su nombre a Asobi Seksu. Su álbum debut y homónimo fue lanzado de manera independiente en el 2002 y constituye un ejemplo ideal del entonces recién inaugurado nu-gaze. Melodías pop vocalizadas en una disposición clara y limpia (contrario a la tradición) coexisten con teclados vintage, guitarras ásperas y una base rítmica vigorosa y suelta, fabricando una variedad benigna, poderosa y altamente emotiva de noise pop.

In Solarium (2002) – Pia Fraus

captura-de-pantalla-2016-11-30-a-las-7-52-37-p-m

La banda estoniana, Pia Fraus, modeló su sonido a partir del krautrock y el avant-pop de Stereolab y de las natas paisajistas de Sianspheric. Conformada por seis personas, la agrupación logró un sonido “entero” en el rango medio del espectro sonoro: dos guitarras perpetuamente cambiantes, dos voces de timbres complementarios, órganos digitales, un bajo crespo e imperante y una batería inalterable. In Solarium no es el más experimental o inventivo de los álbumes de Rein Fuks y compañía, pero sí el más dulce, consistente y efectivo de ellos; es el que mejor reclama los afectos memoriales.

Dead Cities, Red Seas & Lost Ghosts (2003) – M83

Captura de pantalla 2016-11-30 a las 7.54.10 p.m..png

A pesar de ser una de las obras menos populares de M83, Dead Cities, Read Seas & Lost Ghosts (el último álbum del que Nicolas Fromageau fue partícipe) podría ser la más importante. A diferencia de otras bandas de electrónica que, con los avances de la tecnología en la música habían buscado replicar en la síntesis la calidez de los sonidos naturales, el M83 de inicios de los años dos mil se dispuso a lo contrario: crear música profundamente conmovedora y espiritual a partir de herramientas digitales arcaicas. Rociado por alguno de los tintes del dance al que Anthony Gonzalez nos acostumbraría en lanzamientos posteriores, Dead Cities resultó ser la primer (y quizás la aún definitiva) instancia de hermandad entre el shoegaze y la electrónica.

Future Perfect (2004) – Autolux

Captura de pantalla 2016-11-30 a las 7.50.05 p.m..png

El primer elemento que destaca en cuanto comienza Future Perfect es el impecable trabajo de baterías de Carla Azar, que sin esfuerzo emula la potencia y el cuidado puntillista del sonido Motown de los sesenta y de sus variaciones. Lo siguiente que se advierte es el delgado y sugestivo tono de voz de Eugene Goreshter: un rastro evidente del poderoso influjo de Elliott Smith en el rock moderno. Para cuando se incorpora la guitarra de Greg Edwards, ya no hay tiempo de percatarse de nada más que de la intensidad con la que se agita tu cabeza. El primer álbum de Autolux es el arquetipo del gaze que no requiere de reverb ni de trucos de producción refinados, el que habla en tanto tu monitor clipeé.

23 (2007) – Blonde Redhead

captura-de-pantalla-2016-11-30-a-las-7-40-02-p-m

Considerando que el shoegaze es descendiente directo del noise rock, no era inconcebible que estos nuevos veteranos incidieran eventualmente en el dream pop –uno penumbroso, en el que la guitarra es protagonista-. Después de un Misery Is a Butterfly (2004) dominado por la estética barroca, Kazu Makino y los hermanos Pace optaron por simplificar sus composiciones y planificar su propia producción. El resultado fue, casi por accidente, un álbum de nu-gaze: 23. “The Dress” es una balada desesperada, homologable a “Lose My Breath” de Isn’t Anything (1998), mientras que “Silently” pide mucho prestado de Tamaryn. Por su parte, “Spring and By Summer Fall” es una composición habitual para la banda neoyorquina, pero curtida por pedales de efectos. En esencia, el séptimo lanzamiento de Blonde Redhead es un álbum apasionado y dinámico, como el resto de su trabajo, pero existe en un ambiente sonoro peculiar que es digno de ser escrutado y puesto aparte de los demás eslabones de su discografía.

Colour Trip (2011) – Ringo Deathstarr

Captura de pantalla 2016-11-30 a las 7.56.33 p.m..png

Mucho se habla de Ringo Deathstarr como un simple ejercicio de mímesis musical; nadie había replicado con tanta exactitud los redobles de Colm Ó Cíosóig, el glide de Kevin Shields y el susurro de Bilinda Butcher. Incluso surgen similitudes con la estructura compositiva de las canciones de Jim y William Reid, los principales integrantes de The Jesus and Mary Chain. Según la opinión de muchos, la forma de operar de Deathstarr no es más que una falsificación de lo que hizo valioso al shoegaze en su origen. Lo único cierto es que Alex Gehring, Elliott Frazier y Daniel Coborn hacen música sumamente inmersiva y atemporal; los integrantes de esta banda tejana son expertos en la manipulación acústica aplicada al pop. Su primer álbum, Colour Trip, es una de las colecciones fonográficas más ruidosas y enamoradas de la década presente y, sin duda, constituye un peldaño digno de ser recordado como parte sustancial de la evolución del género.

Guilty of Everything (2014) – Nothing

Captura de pantalla 2016-11-30 a las 8.01.46 p.m..png

El sonido de Nothing proviene del linaje del post-hardcore y del slowcore. El frontman de la banda, Domenic Palermo, pasó por varios outfits de punk (y por la cárcel) y no es difícil darse cuenta de dicha procedencia al escuchar con atención el cuerpo de su obra. Si bien ya tenía varios EP inauditos en su haber (entre ellos Downward Years to Come del 2012), su álbum debut lo vio afianzar su identidad y su competencia como músico. Guilty of Everything podría ser descrito como un álbum apreciativo; sin embargo, está lleno de momentos eufóricos como lo son sus drops. A pesar de haber pasado desapercibida en las listas de los mejores álbumes del 2014, la creación de Palermo es un delirio de pies a cabeza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s