Los 7 mejores momentos de Spiderland

Callado e introspectivo, como reflexiones suspiradas en un vacío. El Spiderland de Slint, con su estilo dramático, dinámico y discontinuo, encontró lugar en una corta carrera para posicionarse como influencia de los noventa para el underground. Tiene un sonido difícil de nombrar, pero se le suele tratar como post-rock, post-hardcore y math-rock. Sin embargo, su personalidad y perspectiva única del drama artístico le liberan de las etiquetas. Slint encontró la forma de ser austero sin ser abrasivo, de ser orgánico sin ser mediocre.

Aquí nos sentamos a nombrar siente grandes momentos de un álbum que disfruta de la poesía, las historias, la reflexión y de los ciclos de intensidad, de atmósferas y de humanidad.

Creeping up into the sky

“Breadcrumb Trail” – 1:34

Después de una suspensiva entrada, llega una banda con una amenaza. El sonido, que hasta este momento solo había cortejado con su suavidad, se presenta con volumen para mostrar otra de sus facetas. Brian McMahan nos introduce a una temible imagen de tortura a través de su adolescente pero expresiva voz, que busca transportar a la canción hacia lugares desconocidos.

Post-hardcore

“Nosferatu Man” – 1:03

Tal vez es por su sonido austero que los momentos más violentos en Slint se expresan a través de intensidad post-rockera. Sin embargo, también cuentan con el lenguaje que alude a Fugazi. Esto no le da un sentido diluido a la identidad de la banda, que aun así persiste a través de su imaginación a la vez que demuestra la calidad de sus influencias.

Diminuto

“Don Aman” – 3:44

La grandeza de Slint es su delicadeza, su complicidad con la artesanía de sus instrumentos. Si hablamos de post-rock, protagoniza el valor artístico de medios de texturas y dinámicas. Estos dos canales fueron bien conocidos en el trabajo de Slint -sobre todo la parte dinámica, al construir tensión e intensidad. Algo tangible en la química de los intérpretes al comunicarse en este álbum.

En la historia de ansiedad social que es “Don Aman”, viene imprevista una pequeña melodía vocal desconocida y ajena por completo a lo que se escucha en el resto del álbum por parte de McMahan. La intención de este adorno tan sutil hace resplandecer la metodología de los músicos en este proyecto.

Valle inquietante

“Washer” – 0:21

La sección de guitarra que comienza en este momento es una de las más memorables de la obra. Aquí, Slint muestra una de las cualidades más interesantes de su creación: lo inquietante. Escuchamos una progresión de acordes arpegiados de la cual el sentido melódico es cariñoso pero también escalofriante, dulce pero misterioso. A partir de aquí, la idea se expande en la gloriosa épica del álbum; claro, sin antes dejar al escucha un retrato del evento ocurrido, de lo que inexplicablemente se disfruta.

Britt Walford

“For Dinner…” – 4:06

¿Qué sería de Slint sin un baterista tan paciente y sensible como para pasar por instrumentales como “For Dinner…”? En esta canción, una idea cíclica explora sus diferentes posiciones mientras que en la percusión recae la responsabilidad de colorear con delicadeza, de dar teatralidad sin rebuscar.

Manipulación

Good Morning Captain – 4:13

Gran parte de la introspección de esta obra viene gracias a David Pajo. El guitarrista encontró un ambiente adecuado para su creatividad, lo que le permitió trabajar desde un nivel importante en la dirección creativa. En la última épica del álbum, nos encontramos ante la presencia de un ruidoso coro; para regresar a yuxtaponer con calma, el guitarrista va diseminando su función rítmica a través de mutes y armónicos simples que, poco a poco, van cambiando su cualidad. Pajo exhibe destreza al tocar un mismo motivo a través de diferentes lentes.

Expresividad

Good Morning Captain – 6:38

McMahan atraviesa el álbum con una personalidad vocal única que se ubica entre el protagonismo y la narrativa. Con spoken-word y diminutas intervenciones melódicas, su rol yace fuera de lo convencional. En los últimos minutos del álbum, el vocalista da su último esfuerzo, pasando de poeta a estrella de hardcore. Gritos desesperados de un capitán que enfrenta a la muerte después de un naufragio desaparecen en el vacío del amenazante mar instrumental, dándole así vulnerabilidad al aspecto más humano de la obra seminal de Slint.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s