15-65 Columnas

15-65: ¿Cuál es el mejor álbum del 2012?

En 15-65, analizamos los mejores trabajos de la música popular -empezando en el 2015 y terminando en 1965- para determinar cuál es el mejor álbum de cada año.

Año: 2012

Sebastián: No recuerdo absolutamente nada del 2012. Creo que, durante ese periodo, yo no era consciente de nada que fuera más allá de los cinco metros cuadrados a mi alrededor. Se me viene a la cabeza que  Peña Nieto llegó al poder después de una elección turbia y cochina, como todas. Londres celebró sus Juegos Olímpicos con la apertura más cabrona de la historia, gran ventaja de tener una cultura popular reconocida a nivel mundial. México ganó el oro en fútbol. Oribe Peralta me hizo llorar por segunda vez. Sólo recuerdo deportes.

Diego: Que no se nos olvide el evento más relevante del 2012: el fin del mundo.

Sebastián: La familia de un amigo creía genuinamente en eso y el 20 de diciembre se sentaron a cenar todos, en plan de Última Cena como Mel Gibson en Señales.

Diego: Fue un año raro. En retrospectiva, cuando pienso en “esos entonces”, pienso en chillwave y witch house; siento una vibra de Corona Capital y ni siquiera sé si es acertado.

Sebastián: Creo que, de los años que hemos revisado, puede ser que este, en general, sea el más débil. Ojo: no digo que haya sido un mal año; salieron cosas muy buenas y me parece que será la primera vez que tengamos desacuerdos en cuanto a nuestras nominaciones. Pero, si lo piensas más allá de unos diez o quince álbumes, el año estuvo un poco “equis”.

Diego: Y uno pensaría que el Apocalipsis obligaría a la gente a ponerse salsas. ¿Te parece comenzar mencionado qué trabajos están definitivamente descartados para nuestra elección?

Sebastián: Sí, espero no descartar alguna de tus opciones. Primero, quiero señalar que fue el inicio de uno de los fenómenos más extraños del indie pedorro de nuestros tiempos: Jake Bugg. No sé por qué a ese cabrón le dieron tanta atención; pero en fin, no hablaré más de él. También, así como lo hice en el 15-65 del 2015 (creo que fue en ese año, no recuerdo), le quitaré los méritos que los demás atribuyen a Alt-J, la banda que engañó a todos aquellos que viven debajo de una piedra. Para terminar esta participación, que también se vaya a la goma Jack White con su mediocre y demasiado cauteloso álbum debut.

Diego: Llegaron como se fueron, parece ser, hablando de Jake Bugg y Alt-J. Sin duda, el fenómeno de Alt-J fue uno que no estoy seguro de haber entendido por completo, pero parece que sus cinco segundos de relevancia se acabaron. También fue el caso de Purity Ring, que creo que sólo fungieron como el witch house accesible durante su corta y desesperada carrera. Por mi parte, creo que vale la pena hablar del peor de los males: Tame Impala. ¿En retrospectiva, cómo te sientes en cuanto al Lonerism?

Sebastián: Se me hace extraño que sea tratado como una obra maestra. La verdad, disfruto mucho ese álbum pero para nada creo que sea excelso. Tiene unas rolas increíbles pero, hacia el final, todo se cae de manera estrepitosa; pocos álbumes que me gustan terminan de manera tan culera, llevándose todo el momentum que habían desarrollado. No lo descartaría, pero tampoco queda cerca de mi top. Lo que sí descarto es el esfuerzo debut de otro fenómeno de ese mismo año: Lana del Rey. Su pop de niña fresa que quiere ser suicide girl pero que le da miedo tatuarse envejeció muy tristemente, como poca música de esa época. También quiero poner en mi lista de indeseables a Muse y a los Mumford & Sons, simplemente porque creo, de manera genuina y contundente, que sus álbumes del 2012 son basura. Hoy prolifera el odio.

Diego: Un año muy Corona Capital… Sea lo que signifique eso. Pero mira, para no amargarnos más, hablemos del caso indie que, a pesar de que no lo disfruto, creo que merece cariño: Bloom.

Sebastián: Dentro de esa escena “Corona Capital” que mencionas, Bloom es el gran redentor; el referente inmediato del dream pop para esta generación. Y hablando de dream pop, The xx lanzó su infravalorado Coexist, que no creo que esté en el top del año pero es un despliegue de maestría en cuanto a espacio y textura. Quiero resaltar, antes de que se me olvide, que los Deftones sacaron el que para mí es el mejor álbum post-White Pony: el increíble e inesperado Koi No Yokan.

Diego: Jajajajaja, no hablaremos más de Deftones. Pero hablando de sorpresas, ese año Killer Mike sacaría su R.A.P. Music, que sería referente para EL-P hacia lo que vendría en el futuro de ambos. De igual manera, Schoolboy Q hizo su debut en la construcción de Top Dawg como disquera. Converge regreso con un álbum agradable y Ariel Pink seguía confundiéndonos con su Haunted Graffiti.

Sebastián: Antes de entrar a los pesos pesados, quiero meter a la plática a Ty Segall Band con el Slaughterhouse, a la patada de ahogado del witch house que representa el III de Crystal Castles y al inicio del fenómeno Mac DeMarco, que descubre su sonido en 2. También, mención honorífica a Fear Fun de Father John Misty, Attack On Memory de Cloud Nothings y Celebration Rock de los Japandroids -el mejor dúo de rock de este lado de los White Stripes.

Diego: Que no se nos olvide la colaboración de Ty con White Fence. Además, me gustaría nombrar un álbum que no podemos llevar, a mi parecer, a la conversación sobre las grandes ligas, pero que igual merece una mención: Visions de Grimes. ¿Hablamos de los verdaderos competidores por el trono del año apocalíptico?

Sebastián: Mi primera elección para las grandes ligas es Boys & Girls de Alabama Shakes, un increíble revival del rock sureñ-AH, NO ES CIERTO. Hablando en serio, quiero comenzar con uno en el que creo que coincidiremos al decir que es top pero no el más top. The Seer de Swans, el álbum más apocalíptico del año del Apocalipsis. Sin duda, una obra maestra que tiene todos los elementos que harían de To Be Kind nuestro mejor álbum del 2014.

Diego: Estoy de acuerdo con The Seer en un 99.9%, pero no pienso que sea el álbum más apocalíptico del año, ya que esta bendita pos-modernidad requería un nuevo absurdo, un nuevo punk, un nuevo terrorista musical del cual no estoy listo para hablar aún. Quiero dar cariño a un álbum que igual creo que ambos consideramos que logró muchísimo pero que no llega al trono: Good Kid, M.A.A.D City. Para mí, la conversación entre TPAB y GKMC se mantiene relevante; sobre todo por la cualidad siniestra del segundo esfuerzo de Kendrick.

Sebastián: Ya vi por dónde va nuestra discusión; supuse que te irías por el punk terrorista. Entre más lo pienso y escucho, creo que me gusta más GKMC que TPAB. El segundo tiene el concepto, el primero las rolas. A la larga, será un debate tipo The Wall y The Dark Side of the Moon: conceptos versus canciones. Dentro de los grandes del año, que también se queda en la carrera con una participación sumamente digna, está el ‘Allelujah! Don’t Bend! Ascend! de Godspeed You! Black Emperor; el regreso de la banda más impresionante del post-rock.

Diego: Un lugar bien merecido del cual me olvidé. Pero hablemos de lo que tenemos que hablar:… channel ORANGE.

Sebastián: Aquí es donde entramos en conflicto. Parece que, como me imaginé que sucedería, esto se va a reducir a una batalla entre channel ORANGE y The Money Store. La verdad es que estoy cómodo con cualquiera de estas opciones llevándose el trono del 2012, pero mi postura inicial es defender el debut de Frank Ocean, por lo que la mantendré. Al igual que The Money Store, es un fenómeno cultural, pero desarrollado en un ámbito diferente. Lo interesante es cómo logró enamorar a tantos sectores de fans: desde los de Death Grips hasta los de Taylor Swift. La versatilidad del channel ORANGE le permite ser una obra muy compleja y llena de matices que a la vez forma parte del mainstream.

Diego: Mi gran crítica hacia Frank Ocean es su esencia Odd Future en el mundo Corona Capital. El channel ORANGE me parece una obra que está entre las imperfectas épicas de Kanye y la honestidad adolescente de tus amados Weezer. Siento que, dentro de todo lo que es channel ORANGE, no fue nada más que un reflejo de nuestra situación como “chavos modernos” preguntándose qué estaba pasando en el mundo. Para mí, nuestras selecciones, como Sunbather o To Be Kind, muestran algo más, algo temible, escondido e incomprendido; la refiguración de un arte del que a veces es difícil pensar que pueda nacer algo nuevo u original -algo que te permite cambiar la manera en la que ves la música-. Ante la muerte del rock y la lenta madurez de la electrónica, creo que Death Grips forjó algo extraño en The Money Store, que no sólo fue retar y experimentar, también burlarse de nosotros como consumidores. Gran parte del álbum yace dentro de un esqueleto pop que está tan asfixiado por el tiempo tan extraño en que vivimos que no se reconoce al verse al espejo. La influencia del álbum sería, para mí, referencia de un Yeezus –que ya hemos alabado- y un firme cuestionamiento del valor de la música moderna.

Sebastián: Mi problema con The Money Store es que su estilo fue tan disruptivo que en nada de tiempo se volvió una parodia de sí mismo. Sí tuvo una influencia muy cabrona en distintas áreas, haciendo por el hip-hop lo que TBK hizo por el rock o Sunbather por el metal, así como lo que channel ORANGE hizo por el R&B. Uno de los aspectos más interesantes del álbum de Frank Ocean es el abanico de temas que componen al álbum; fueron expresados de manera muy inteligente, al grado que siento que no se le da a Ocean el mérito que merece como compositor. Cada canción de channel ORANGE es una pequeña historia en el mismo estilo que hace que Different Class de Pulp sea uno de los álbumes más aclamados de los noventa. Las metáforas entre strippers y faraones en “Pyramids”, el reflejo de la sociedad mirrey en “Super Rich Kids”, el momento de autoconfesión de “Bad Religion” y, sobre todo, la noción de un hombre aceptando su sexualidad de manera reveladora.

Diego: ¿De verdad crees que el impacto en su género es comparable con algo como Sunbather? Me parece que es un álbum que está a millas de ser así de incisivo en el aspecto musical. Culturalmente, creo que es un álbum apropiado para nuestra generación, pero no tan decisivo.

Sebastián: Creo que lo estás desestimando porque generalmente tendemos a menospreciar la música que fue influenciada por channel ORANGE. Pero eso no le resta importancia. Este álbum, crossover entre lo popular y lo que se considera “de culto” dio la pauta para que artistas como Beyoncé, Rihanna o Drake reevaluaran su visión del pop y la medida en la que puede tener calidad y éxito de forma simultánea. Creo que ese aporte es extremadamente valioso, ya que convirtió al pop un género interesante, después de muchos años de ser el bodrio de la música para los clavados.

Diego: ¿Y fuera de revitalizar un género con su venerable tacto, qué propuso Frank Ocean para nuestra era musical?

Sebastián: Con eso basta. A veces no hay que darle vuelta a la música para cambiarla; si no, pregúntale a Dylan o a Springsteen. No obstante, como aclaré al principio, estoy contento con cualquiera de nuestros dos finalistas ganando el campeonato. Por supuesto que entiendo la importancia de The Money Store, pero lo que quiero expresar con mi amor a channel Orange es que me gusta más que Money. Aunque creo que, en términos objetivos, el de Death Grips se lleva el cinturón, después de pelear durante diez rounds y con una polémica y dividida decisión.

Diego: 2012 fue el año de reivindicación del pop, que se recuperó mediante el uso de los recursos de otras arenas. Si bien channel ORANGE es sobreviviente, Money es el cáncer necesario del año apocalíptico.

Sebastián: Me gustaría terminar diciendo que, para que esta relación funcione, tenemos que ir cediendo. Hoy yo lo hice, pero ya te tocará. Estos primeros 15-65 han sido relativamente fáciles porque concordamos en casi todo; pero me parece que este año, el 2012, es el punto de bifurcación de nuestras opiniones. A partir de ahora, 15-65 se pondrá polémico.

Anuncios

0 comments on “15-65: ¿Cuál es el mejor álbum del 2012?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s