Las 7 probables nominaciones al álbum del año en los Grammys

Ha pasado la fecha límite para poder ser parte de la lista de nominados a los Grammys. Todas las cartas ya han sido expuestas y, como siempre, la categoría más codiciada es la de “Álbum del año”, para la cual sólo pueden estar nominados cinco intérpretes. Este ha sido uno de los años más competitivos de la década, así que analizaremos los álbumes que tienen más posibilidades de estar nominados.

25 – Adele

1

Este álbum es la opción más segura a causa del éxito comercial que ha tenido en todo el mundo, rompiendo récords desde su primer día de lanzamiento. Es el mejor debut de un álbum que ha visto la historia en países como Estados Unidos o Inglaterra. También fue el más vendido del 2015 y hasta la fecha lleva veinte millones de copias vendidas. Varios periodistas comentaron que, aunque las ventas de la industria de la música en general disminuyeron progresivamente en la era digital, este álbum alentó a volver a comprar obras en formato físico.

Todos los temas fueron compuestos por Adele y aunque en título no hay colaboraciones, sí las hay en composición. De nuevo forma equipo de composición con Paul Epworth y Ryan Tedder (cantante de la banda OneRepublic). Adele decidió trabajar con la leyenda Max Martin (productor de “It’s My Life” de Bon Jovi y casi todos los éxitos de Britney Spears, Backstreet Boys, Katy Perry, Taylor Swift y The Weeknd). Max crea junto con Adele el tema “Send My Love (To Your New Lover)”. Se une Greg Kurstin para “Hello”, tema que muy posiblemente esté nominado a Grabación/Canción del año. Pero, sin duda, la colaboración más destacada es “All I Ask”, que se realizó al lado de Bruno Mars.

Aunque Adele es de las favoritas de los Grammys, el álbum, según un sector de la crítica, no cumple con los estándares esperados y no logra superar a su antecesor: “21″. Este le ganó cinco Grammys y la convirtió en uno de los pocos artistas en la historia en ganar Grabación del año, Canción del año y Álbum del año en una sola noche, lo cual es y será una tarea titánica.

A Moon Shaped Pool – Radiohead

2

La legendaria agrupación ha sido nominada a dieciocho premios, de los cuales se han llevado tres. En definitiva, es uno de los candidatos más fuertes para Álbum del año (categoría para la cual ya han sido nominados tres veces, sin ser ganadores). Una de las curiosidades de este álbum es que fue lanzado a la venta de manera digital y hacia ambos medios de streaming exclusivos (Apple Music y Tidal); esto demuestra la capacidad de adaptación de la banda en la industria musical actual. La obra está soportada por los sencillos “Burn The Witch” y “Daydream”, a la vez que cuenta con temas originados hace más de veinte años como “True Love Waits” o “Identikit”, que fue grabada desde el 2012 en el estudio de Jack White.

A Moon Shaped Pool fue aclamado por la crítica y nombrado uno de sus mejores álbumes en lo que va de su carrera. Las reseñas halagan desde los arreglos de cuerdas hasta al vocalista. La Rolling Stone comenta que “es la voz de Yorke lo que mantiene el centro emocional, y nunca ha sido más conmovedora… [A Moon Shaped Pool es] uno de sus más notables álbumes, musical y emocionalmente”.

Este año han sido lanzados muchos álbumes alternativos de calidad y ya no sólo se trata de competir por Álbum del año; en esta entrega, representa un verdadero reto ganar el premio Grammy por Mejor álbum alternativo del año (aunque es la categoría que ya han dominado tres veces).

Views – Drake

3

Este es el álbum que hizo historia gracias al streaming; no necesitó vender copias físicas. Fue estrenado en Apple Music y de ahí pasó a los demás medios digitales, habitando el puesto número uno de Billboard 200 durante doce semanas. Drake ha liderado los charts de este año; desde el éxito del primer sencillo “Hotline Bling” hasta “One Dance” (tema que muy posiblemente esté nominado a Grabación del año), en el cual incluyó a cinco compositores de distintos continentes. Este sencillo llegó al número uno en el Hot 100 de Billboard (puesto que habitó durante diez semanas) simultáneamente con VIEWS. Fue así que empató a Michael Jackson, con Thriller y “Billie Jean”, en el récord de semanas en el puesto número uno con un álbum y un sencillo al mismo tiempo. Algo atractivo del álbum es el hecho de que acentúa más el cambio de la industria, en la cual ya no son indispensables las ventas tradicionales para asegurar un éxito comercial. Este álbum está dado al cambio progresivo del mercado musical.

Drake ha ganado el premio sólo una vez y nunca ha sido nominado a Álbum del año. Quizás este año su suerte cambie, pero VIEWS tiene un problema y que es que Drake no se desafió artísticamente: usa el mismo sonido que le ha funcionado durante toda su carrera. The New York Times comenta que “sus excavaciones emocionales ya no son sorprendentes, como lo eran hace unos años”.

Lemonade – Beyoncé

4

Aclamado en casi todas las reseñas y con las mejores críticas del año, Lemonade es un álbum conceptual que engloba temas políticos, sociales y personales acompañado de un álbum visual de una hora de duración. Beyoncé es la mujer con más nominaciones a los Grammys en toda la historia: ha estado en las listas más de cincuenta veces, de las cuales ha ganado veinte (seis de ellas en una sola noche, batiendo un récord). No sería una sorpresa verla dominando la entrega dado que este título es catalogado como el mejor álbum de toda su carrera.

En la producción está Diplo para los temas “Hold Up” y “All Night”, sin salirse ni por un momento del concepto del álbum. Lo más destacado es la colaboración con Jack White en “Don’t Hurt Yourself”, explotando el sonido característico del ex-integrante de The White Stripes. Incorpora a The Weeknd para “6 Inch”, a James Blake en “Forward” y, por último, incluye al rapero más influyente de la generación, Kendrick Lamar, para el tema “Freedom”. El álbum está balanceado: aunque se orienta principalmente al género R&B, consigue sobriedad con temas country/blues en “Daddy Lessons” y explora desde el gospel hasta el hip-hop.

Aunque sea de los artistas más consentidos de los Grammys, la categoría Álbum del año nunca ha sido su fuerte, ya que de las cincuenta nominaciones sólo dos han sido para Álbum del año y ambas las ha perdido. La última la perdió contra Beck y se podría repetir que un artista alternativo le quite el Grammy de las manos.

Blackstar – David Bowie

5

Lanzado el día de su cumpleaños y dos días antes de su muerte, Blackstar  es el regalo de despedida de Bowie. Se mantuvo auténtico hasta el último día de su vida. Algo que es importante destacar es que el álbum fue terminado cuando Bowie seguía con vida, por lo que la visión del artista fue concretada y no distorsionada después de fallecer. Con líneas como “Mírame, estoy en el cielo”, el álbum es lo último que le deja al mundo.

Esta obra fue grabada en secreto en Nueva York, junto con un grupo de músicos de jazz. Bowie se inspiró parcialmente en el álbum To Pimp A Butterfly de Kendrick Lamar. Contiene sólo siete temas pero el primero tiene una duración de casi diez minutos. Fue aclamado por la crítica, que lo catalogó como “el álbum más extremo en toda su carrera”. Bowie, al ser alguien que no vive en el pasado, está esperando a que los demás lo alcancemos.

No se podría considerar uno de los favoritos de los Grammys: sólo una vez en toda su vida ha sido nominado a Álbum del año y perdió contra el legendario álbum de Michael Jackson, Thriller, en 1984. Esto podría significar un obstáculo aunque la nostalgia sea un factor que esté de su lado.

Purpose – Justin Bieber

6

Este fue el álbum que cambió la percepción del público en cuanto a la música de Bieber. Su sueño de ganar su primer Grammy fue cumplido gracias a la colaboración en “Where Are Ü Now” con Jack Ü. Ahora, el artista busca conseguir su primer Grammy con su propio material. Este es el mayor éxito comercial que ha conseguido en su vida; logra que tres sencillos del mismo álbum estén en el puesto número uno, todos los temas de la obra entraron al Hot 100 de Billboard y logró ser el primer artista en la historia que obtuvo el primer, segundo y tercer puesto al mismo tiempo en Inglaterra. Con sencillos como “Love Yourself” (que posiblemente esté nominado a Canción del año), “What Do You Mean” o “Sorry” (alguna de las cuales quizá sea nominada a Grabación del año), Bieber ya ha cimentado un camino prometedor para los Grammys. Ahora sólo falta que rinda frutos.

El álbum incluye la composición de Ed Sheeran en “Love Yourself” y la producción de Skrillex para “The Children”, “I’ll Show You” y “Sorry”. También contiene la colaboración con la estrella en ascenso, Halsey, en “The Felling”. Además, el título incluye el tema “Where Are Ü Now”.

Aunque se ha ganado la admiración de varios sectores del público, otros siguen escépticos. Según el historial del artista, muchos consideran que su música no merece tal premio, lo cual puede repercutir en la decisión de nominarlo, dado el tipo de controversia que ello causaría.

22, A Million – Bon Iver

7

Este álbum, podría decirse, llega tarde a la fiesta pero trae el regalo sorpresa. El conjunto ya ha sido ganador de dos Grammys, uno en la codiciada categoría de Mejor nuevo artista y otro por Mejor álbum alternativo para su álbum predecesor, Bon Iver, Bon Iver. El buen recibimiento de su anterior trabajo le da bastantes posibilidades de estar nominado al premio mayor de este año.

Con este título, la agrupación de Justin Vernon regresa para ofrecer un sonido futurista, experimental y un tanto nostálgico. El concepto del álbum se torna místico y críptico, desde la lista de temas hasta la temática lírica del álbum. Se le podría considerar como la opción alternativa del álbum “Blonde” de Frank Ocean, que, aunque fue lanzado antes, no se inscribió a la premiación antes de la fecha límite. Ese espacio podría ser llenado por Bon Iver sin importar que sean géneros diferentes; citando a la Rolling Stone, “de muchas maneras, este álbum no es tan diferente a la introspectiva soul de “Blonde”.

¿Los contras? La fecha límite para las inscripciones es el 30 de septiembre (mismo día en que salió el álbum), por lo que, en caso de haber entrado a tiempo, significaría una decisión espontánea que se le nominara a la categoría más importante. Otro obstáculo es la competencia: las dos veces que han perdido fueron en las categorías más relevantes para un tema (Grabación del año y Canción del año con “Holocene”). Ambas fueron derrotas en contra de “Rolling In The Deep” de Adele; este año puede suceder algo similar. No obstante, hay más probabilidades de que en esta ocasión superen al último trabajo de Adele. Pero también se encuentran en una situación complicada, ante candidatos como David Bowie y Radiohead, que aparte de dificultarles la victoria en las categorías de alternativo, podrían llenar dos de los cinco espacios para Álbum del año. Un tercer candidato de un mismo género se torna improbable.

Comodines:

Paul SimonStranger To Stranger
Chance The RapperColoring Book
Kanye WestThe Life Of Pablo
RihannaAnti
Nick Cave and the Bad SeedsSkeleton Tree

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s