Todos los caminos llevan al pop

El club de preservación del power chord es un lugar para aquellos que ven en el rock algo trascendental.

Alcanzar los primeros puestos del Billboard y el reconocimiento de las masas requiere de una serie de técnicas y recursos avalados y aprobados por la industria, los cuales permiten obtener la estética pop post-moderna que algunos autores han llamado el “monogénero”. ¿A qué se refiere esto? A que existe un punto en las aspiraciones comerciales de los artistas, de todos los géneros, en el que la música adquiere una estética que podría entrar dentro de cualquiera de las categorías populares; es decir, pop, rock, R&B e incluso hip-hop. Este planteamiento de producción me quedó claro con el horroroso sencillo de Lady Gaga llamado “Perfect Illusion”. Está producido por Kevin ParkerMark Ronson, los “poster boys” del monogénero rockero, en colaboración con Josh Homme, quien, tomando en cuenta el último álbum de Queens of the Stone Age, podríamos decir que no tarda en ser una presencia constante en los puestos más altos de las listas.

Para entender mejor esta tendencia, es buena idea partir de ejemplos puntuales. Tomemos los estilos tan diferentes (en apariencia) de BeyoncéMy Chemical Romance -artistas que conquistaron sus respectivos géneros en términos comerciales-. Pensemos también en los dos primeros éxitos de ambos artistas, lanzados con apenas un año de diferencia: “Crazy in Love” y “Helena”, respectivamente. Son canciones que responden a estilos diferentes: una basada en el pop/R&B/hip-hop y la otra en el rock. Ahora saltemos unos cuantos años hacia adelante y analicemos dos canciones de una etapa más reciente de los artistas ya mencionados. Contraponiendo “Fake Your Death” de My Chemical Romance con “Don’t Hurt Yourself”, la colaboración entre Beyoncé y Jack White, advertimos que la banda de rock ahora tiende mucho más al pop, mientras que la artista pop recurre a un músico de rock para aproximarse a este género. Al final, ambas canciones quedan paradas sobre un misterioso y ambiguo punto medio que no parece ser ni una cosa ni la otra. Este sentimiento de incertidumbre invade a la mayoría de los respetados pesos pesados del pop.

A través de tan peculiar fenómeno, percibimos como normal que un artista como Kevin Parker termine produciendo a Lady Gaga. Hace cinco años eso habría sido inconcebible. Sin embargo, hoy parece el paso natural en la carrera de ambos intérpretes. Pensemos también en la transición de Taylor Swift del country al pop, o en el camino de Tame Impala del rock stoner psicodélico al synthpop/R&B de Currents. Otros ejemplos son los cambios estilísticos llevados a cabo por Skrillex Diplo para terminar produciendo a Justin Bieber, o el sonido de Dookie de Green Day en comparación con el de Revolution Radio. Más recientemente, tenemos al contraste entre “Red Morning Light” y el último sencillo de los Kings of Leon. De manera paulatina, se desvanecen la barrera entre géneros y la distinción entre estilos (al menos en el ámbito comercial de la música). Y es que, sin importar en qué área se desempeñe o se haya desempeñado un artista, las ambiciones terminan siendo las mismas cuando se obtiene determinado nivel de fama; por lo que todos los caminos, invariablemente, llevan al pop.

Anuncios

Un comentario en “Todos los caminos llevan al pop

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s