Opium of the People: Festivales de Metal en México

El Knotfest regresó a México después del éxito masivo que alcanzó su edición anterior. Este es uno de los numerosos festivales de temática metalera que, recientemente, han surgido en México; al igual que el Hell & Heaven, que ya tiene en su haber varias ediciones y notable prestigio dentro del círculo mexicano del metal. A estos dos se les suma la creación del reciente México Metal Fest, que cementa los primeros pasos de este nicho de festivales en Monterrey. Con los carteles de estos tres eventos es posible identificar una tendencia que pretende y podría definir los gustos del metalero mexicano. Por esto nos preguntamos, ¿cuál es el presente y el futuro de los festivales mexicanos de metal?

Diego: Me parece extraño, pero es sorprendente que en mi temprana adolescencia no muchos grupos visitaban México. Incluso más arduo era el esfuerzo cuando, como morro, buscabas la llegada de bandas que pertenecían a sub-géneros específicos, como lo son el death metal, el black metal e incluso a veces el thrash. Con la introducción de festivales a México, la posibilidad de ver a tu banda favorita crecía considerablemente, pero esto no ocurría con el metal. Me acuerdo bien que en el 2009, Maiden anunció un tour que iba a incluir todo el show que presentaban en Europa, lo cual causó gran furor. Unos cuantos meses después, se anunció que serían acompañados por varias bandas como lo fueron las sorpresas de Carcass y Morbid Angel. De un día a otro, el concierto se había transformado en un pseudo-festival, con bandas de nicho que no parecerían ser primeras opciones. Hoy ya tenemos al Hell & Heaven cumpliendo sueños y al Knotfest manteniéndose trendy; pero esto es un fenómeno reciente, lo cual me extraña, teniendo tanto público metalero en México.

Sebastián: Recuerdo, como dices, que antes todo consistía en que Iron Maiden viniera cada dos años como parte de una gira que presentaba algún álbum clásico, sumado a las bandas que desde siempre han visitado el Circo Volador. Si bien este reciente mercado de festivales ha resultado ser exitoso en México y ha evidenciado la sed de metal internacional que tenían los fans mexicanos, me parece que las alineaciones de los festivales, o la “curaduría”, si se quiere ver de esa manera, dejan mucho que desear. Es un fenómeno parecido al del Corona Capital (cuyos organizadores son los mismos responsables del Hell & Heaven), en el que la estrategia es rellenar el cartel con bandas internacionales olvidadas, caídas a menos o simplemente basura, reflejando al malinchismo que está siempre presente en los festivales de este país. Incluso los actos estelares resultan decepcionantes, ya que son los mismos que hemos visto, sin variación, en México: Manson, Slayer, Deftones… bandas que participaron en el mismo festival pero hace unos años, en el debut y despedida del Maquinaria. Probablemente la gran sorpresa de las alineaciones recientes fue la visita de Rammstein en el Hell & Heaven, o la llegada de Slipknot el año pasado (aunque dos años seguidos empiezan a sentirse como una estafa).

Diego: El tema del Circo Volador es uno muy interesante. Ellos, en conjunto con Eyescream Productions, tuvieron un monopolio absoluto de la cartelera de metal en México y, sinceramente, gozaron de un nivel admirable de variedad en su desarrollo -que tal vez es remate a lo que comentas sobre esta nueva oferta-. Sin duda hay un patrón obsesivo de artistas metaleros en México, como lo vemos en cualquier otro género; pero no creo que eso signifique que la gente deje de ir a ver a Megadeth cada año ni que los festivales quieran omitirlos. Con respecto al Knotfest, Slipknot no dejará de venir mientras exista este festival porque, pues, les pertenece; pero sí noto una redistribución de la oferta a nivel general, en la cual veo a más bandas que nunca. La calidad y la propuesta, sin embargo, han entrado en crisis.

Sebastián: De pronto es vergonzoso ver que muchas de las bandas del cartel son desgracias kitsch de nü-metal, o bandas pedorras de metalcore; tan sólo da a entender que la demanda del metalero mexicano no se sale de estos géneros: death y thrash. Hay bandas muy creativas que se desenvuelven en doom/stoner/sludge y en black, y parece que no están tan representadas como deberían de estarlo. Baroness y Mastodon, que son dos de las bandas más importantes y respetadas del momento, asistieron al Vive y en lugar de esforzarse por desarrollar una propuesta sólida de cartel, de la nada tienes a The Offspring y a Twisted Sister como headliners de festival. Supongo que, como ha pasado con los festivales alternativos, surgirán propuestas más de nicho, equivalentes a Ceremonia, Bahidorá y todos esos festivalitos que traen bandas que no suelen ir de la mano de OCESA o Super Boletos. No veo muy lejano a un evento con un cartel similar al del festival Psycho de Las Vegas, sobre todo en respuesta a la creciente escena de metal underground en la ciudad.

Diego: Claro, justamente por eso me parece injusto criticar a la oferta de estos festivales desde un punto de vista social o incluso desde el de los negocios. Si hablamos del futuro, también creo que, mientras el metal alternativo pierde sabor en Estados Unidos, en México llegará como novedad en los próximos años.

Sebastián: Si es que llega. Creo que, culturalmente, el metalero mexicano es muy obtuso y tiene una visión reducida. Si bien hay algunos grupos que aprecian tipos de música que buscan expandir las barreras del género, el gusto mexicano se enfoca demasiado en las bandas clásicas y en el core. Me encantaría un festival en el que pueda ver representadas a bandas como Sleep, Electric Wizard, The Body o Kvertelak, que nunca han tenido un mercado serio en México (y, si es que ese mercado existe, nunca ha sido aprovechado). Me gustaría un festival que no considere a Kiss, The Offspring o Twisted Sister como propuestas viables para el público metalero, que nos tratara como fans y no tanto como consumidores. Pero bueno, así es el negocio de los festivales en todo el mundo.

Diego: Si apenas estamos en la formalización de un mercado metalero que tiene poco de dónde consumir, me parece ridículo pensar en un interés, por parte de esta cultura, en bandas como las que mencionas. Si no las conocen, mucho menos las disfrutan. ¿Es importante ampliar la visión del metal en México? Definitivamente, pero debe comenzar a nivel individual en el que los metaleros tengan interés en este tipo de propuestas. Para no dejarte con una nota triste, recordemos nuestra última visita al Chopo, donde, entre la marea de puestos de tianguis en los que sólo existe Maiden, Metallica y Slayer, apareció uno con playeras de Deafheaven, Sunn O))) y Down.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s