En defensa de John Mayer

Al escuchar el nombre de John Mayer, quizás lo primero que venga a la mente es un cantante pop mainstream disfrazado de guitarrista que sale con celebridades. Es posible, también, que simplemente no se le reconozca. Pero, en definitiva, es alguien a quien vale la pena cederle un poco de atención. Sus siete Grammys, su habilidad con la guitarra y su manera de componer e interpretar en vivo lo hacen un artista digno de admiración. Ha demostrado versatilidad con sus colaboraciones, que van desde B.B. King hasta The Police. Incluso tocó en el funeral de Michael Jackson. Es así que, si no se conoce debidamente a este artista, al menos es buena idea saber por qué hay que darle una oportunidad en lugar de juzgarlo con base en prejuicios.

El crecimiento de John Mayer como artista ha sido de carácter natural, sin forzar nada. Sus primeros dos álbumes, Room For Squares (2001) y Heavier Things (2003), tienen un sonido pop fresco y un estilo único. Se refleja lo que él es en ese momento de su carrera: queriendo comerse al mundo y llegar a oídos de mucha gente, pero sin afán de impresionar a nadie intentando ser algo que no es. No fue sino hasta que reunió una base sólida de fans que pudo aventurarse hacia nuevos horizontes. Junto al baterista Steve Jordan y el bajista de The Who, Pino Palladino, formó el John Mayer Trío, su primer proyecto Rock/Blues (fundamental para su crecimiento). Este sirvió de preámbulo para la ejecución de su trabajo más emblemático: Continuum (2006). Y, como él asegura, “En toda trilogía, el tercer álbum es el que lo cambia todo”.

Existen buenos guitarristas y talentosos cantantes, pero John se convirtió en un verdadero artista. Continuum fue un álbum totalmente honesto; sin esconder el sonido clásico de su Strat con distorsiones u otros efectos, representa un respiro de la música de la industria. En una generación en la que no es común escuchar Blues, Mayer lo hace accesible. Este álbum le ganó cuatro Grammys y fue la base de su concierto en Los Ángeles, Where The Light Is, que resultó convertirse en influencia para muchos nuevos guitarristas.

John Mayer es la prueba viviente de que se puede triunfar en la industria con un carácter musical aparentemente no comercial. Ha repercutido en el estilo de numerosos artistas y eso jamás se debería menospreciar. Indispensablemente, Mayer siempre ha demostrado un estilo propio; en su música, nunca pretendió ser algo que no es. Si a los 20 o 25 años quiere hacer un pop peculiar, pero a los 30 quiere hacer Blues, así lo hace. Una de las armas más grandes que ha tenido desde el inicio de su carrera es su manera de interpretar en vivo, consiguiendo la empatía del público y logrando construir complicidad con la audiencia. John Mayer es un excelente cantante, un prodigioso guitarrista, una mente versátil y un estupendo compositor; pero, sobre todo, es un auténtico artista.

Ha colaborado con guitarristas como Bobby Guy, Eric Clapton, John Scofield y con el pianista Hernie Hancock, pero ¿por qué es uno uno de los artistas vivos más versátiles? La respuesta yace en los últimos cinco años de su carrera hasta ahora. Durante este corto periodo, colaboró en el álbum debut de Frank Ocean, en unos Jams con Chick Corea, realizó un cover de “XO” de Beyoncé, participó en el homenaje a Albert King en el Rock & Roll Hale Of Fame junto con Gary Clark Jr., colaboró también con Katy Perry y Taylor Swift, realizó un dueto con Barbra Streisand, acompañó a Ed Sheehan en los Grammys, fungió como banda de fondo en la última entrega de los premios Emmy y sustituyó a Jerry García en el titánico tour con los sobrevivientes de Grateful Dead. John ha pasado por géneros que van desde el Rock, el Blues, el Country y hasta el R&B. No obstante, le queda todavía más que demostrar al público y a él mismo.

En conclusión, John es mucho más de lo que parece. Es un artista que explora horizontes, que no se deja quebrantar por la industria; por más o menos comercial que sea su música en ese momento, siempre se ha mantenido firme. Es uno de los pocos artistas que puede darse el lujo de experimentar sin dejar de lado su esencia y sin perder fans. Realmente, sólo queda esperar su siguiente movimiento. Él nos demuestra que aunque tu género predilecto sea otro, siempre será bueno abrirle las puerta a todo. Por último pero sobre todo, nos enseña a no limitarnos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s