7 caras modernas de la canción folk

El folk conlleva muchos tratamientos, filosofías, y connotaciones opuestas. Esto es, en gran parte, responsabilidad de su aparición inevitable en diferentes culturas. Lo que es cierto es que su origen está arraigado dentro del pasado, de la tradición y la austeridad. A pesar de esto, y tal vez incluso en consecuencia de lo mismo, este ha sido un género que de una o otra manera ha sido retomado, cortejado, y revitalizado a través de la historia del arte por diferentes manos.

Fuera de los esfuerzos aislados, podemos observar cómo hoy en día incluso tenemos ejemplos en la esfera de la música popular, donde diferentes actos incorporan elementos de folk a distintas versiones de rock y pop. Inclusive en medio de la era digital gozan de éxito. ¿Será que el folk ofrece la idea de algo más real? ¿Una alusión a un tiempo más simple?

Es difícil delimitar qué significa folk en la modernidad sin caer dentro del estereotipo. Esta lista trata de ejemplificar cómo, dentro del concepto que es el sonido folk, se han hecho diferentes aumentos que han transformado al género, siendo uno de austeridad, de intimidad, de emoción y humildad; uno donde la canción canta y cuenta en codependencia de la voz del intérprete, donde la canción aparece más como una actividad social de diálogo que como una obra de arte en el sentido tradicional.

“Up The Seething Coast” – Mountain Goats

We Shall All Be Healed (2004)

healead

Esta canción que aparece dentro de We Shall All Be Healed es un ejemplo adecuadamente equivocado para describir lo bizarro del acto. Hay sospechas de que esta canción no es más que una simple grabación directa del micrófono de una computadora. Se escucha una guitarra acústica que sobrepasa su rango dinámico, los crujidos de una silla, pájaros cantando en el fondo, y un marco de clicks al principio y fin. The Mountain Goats han gozado una fama de avant-garde y DIY, con su versión de indie folk que a veces parece dislocada.

En esta ejemplo tenemos un encuentro seco, trágico (y algunos dirían, demasiado personal), con el psique de un adicto. “Cantaloupes and grapes and watermelons, I force it down like it was medicine” aparece como una metáfora inofensiva a la decadencia experimentada dentro de las drogas. “And nothing you can say or do will stop me, And a thousand dead friends can’t stop me” anuncia una catástrofe inevitable. The Mountain Goats observan la realidad de la vida rural en estados unidos con un ojo cínico, humor negro, y una sensibilidad inigualable.

“The King Of Carrot Flowers, Pt. 2 & 3” – Neutral Milk Hotel

In the Aeroplane Over the Sea (1998)

milk

Nadie podría haber adivinado el éxito tardío del que sería recipiente esta extraña banda. Con el completo In the Aeroplane Over the Sea y su mítico contenido, se crearía un culto alrededor del cual el álbum podría vivir. Dentro del catálogo de Neutral Milk Hotel vestimos un sonido de lo surreal, un folk psicodélico que explora punk, un pop desarticulado que vive bajo el modelo de lo-fi.

“The King Of Carrot Flowers, Pt. 2 & 3” presenta todos estos síntomas, donde el conjunto llena el folk con lo absurdo y mágico entre esquizofrénicas secciones de metales, ataques de guitarra fuzz, loops de cinta, y extrovertidas interpretaciones vocales con gran profundidad emocional. Aquí lo amigable también nos reta con un encanto sobrenatural.

“Doin’ The Cockroach” – Modest Mouse

The Lonesome Crowded West (1997)

mouse

La discusión acerca de qué modelo sigue Modest Mouse es infinita. Algunos crecimos sobre el hit que fue “Float On”, qué nos recuerda a una época de videos musicales donde podríamos ver a la par canciones como “Bittersweet Symphony” de The Verve, o “Sing” de Travis. Sin embargo, la banda no podría estar más alejada de esto. Antes de ser descubiertos comercialmente en el 2000, pasaron toda la década pasada ocupados por un trabajo ambicioso, una tradición única y un seguimiento de culto.

Modest Mouse trajo un fuerte sabor de eclecticismo indie donde pudieron trabajar tradicionales elementos de rock con suspiros sureños, sentimentalidad de emo, conciencia instrumentista de post-rock así como la incorporación eventual de pequeñas orquestaciones folk.

En esta canción se puede apreciar el carácter deseoso del rock de los ’90 en conjunto de todo lo anteriormente mencionado, en una obra con un sujeto temático poco común. Este permite contraste entre humor y dolor con interpretaciones igual de estridentes pero fundamentadas en la intimidad y impulsividad de la cultura folk. Modest Mouse es un ejemplo de tradición musical mutada a la modernidad de las maneras más enriquecedoras.

“No Words/No Thoughts” – Swans

My Father Will Guide Me up a Rope to the Sky (2010)

swans

Ya hemos hablado varias veces por este medio del monstruo que es Swans. Fuera de todo lo anteriormente mencionado, esta es una banda que en diversas ocasiones ha confiado del folk como base para su trabajo. Dentro de la última encarnación de Swans este fue un punto focal. Inclusive al empezar este tratamiento con My Father Will Guide Me up a Rope to the Sky, Gira ya había convocado al círculo de músicos de su proyecto alterno de folk; Angels of Light. Con esta razón, la canción que abre este álbum es un buen ejercicio para comprender la visión que Gira tendría antes de una trilogía de álbumes que están en camino de convertirse en legendarios.

En “No Words/No Thoughts” encontramos lo meditativo, contemplativo y siniestro del mantra de Swans. Entre campanas llegan las guitarras y batería a anunciar un paso donde poco a poco el sentido de percepción se va perdiendo con lamentos electrónicos que son eventualmente aspirados por el predicamento de Gira. Una fraternidad caótica se crea con campaneos, ritmos marchantes y una paciente dinámica. Swans utiliza el folk para entrar en profunda meditación.

Monkey & Bear – Joanna Newsom

Ys (2006)

ys

Con afán comparativo, podemos decir que Joanna Newsom es como una especie de Björk medieval. Esto a pesar de ser una tener una complicidad algo cómica resulta sumamente preciso. La artista no solo cuenta con un estilo vocal único y sumamente talentoso, pero también es una instrumentista y compositora ridículamente atrevida.

Después de los ’60 parecía que el enfoque en el folk europeo y la revitalización del género había sido superada. Joanna apareció con una carrera que encuentra en rincones y delicadezas, áreas poco exploradas en esta música. Con letras que profundizan en la narrativa y composiciones que interseccionan con diferentes deseos, la talentosa artista se hizo notar.

En esta canción salida del aclamado Ys, escuchamos lo medieval y fantástico, pero con un tratamiento moderno, no solo sobre producción pero en composición. En este siglo donde los recursos para retrospectiva musical nos hablan de una infinidad de creaciones, Joanna Newsom aprovecha influencia y conocimiento para crear interés en los confines de lo dogmático.

Guys Eyes – Animal Collective

Merriweather Post Pavilion (2009)

animal

Sobre la propuesta de Animal Collective se podría argumentar que no es más que una resucitación del deseo del art-rock, avant-garde, y pop experimental de los ’70. Algo así como un Genesis moderno. Pero también sería justo decir que, esta misma, es única e independiente al ofrecer un sentido de psicodelia profunda a texturizados paisajes de electrónica donde saltan elementos de pop y folk que nos recuerdan a una época distante, siendo consumida por un estado de percepción alterada.

En esta canción se puede apreciar un capricho por lo natural, por lo bubblegum y teatral que parece una pesadilla de los Beach Boys, donde todo se convulsiona de manera espontánea. Aquí lo que crece es la capacidad de nuestros nuevos trucos de estudio y una fuerte influencia. Sin duda, Animal Collective es una de las ramas más innovadoras salidas del concepto central del cual tratamos en esta lista.

“Vital” – Grouper

The Man Who Died in His Boat (2013)

vital

Dentro la tradición oral que cumple el folk, siempre ha habido un aire de misterio alrededor de algo fantasmal, mítico y nostálgico. Liz Harris, fundando un proyecto solista deseoso de ambient y drone, aprovechó la naturaleza de instrumentos más tradicionales, logrando así una muestra moderna y elegante.

Este ejemplo, nos muestra a Liz Harris como una emotiva y tangible intérprete que luce de un buen tacto para lo etéreo e hipnotizante, mientras que los elementos rústicos del “cantautor” permanecen casi intactos en una convivencia envidiable.

Si bien este folclor contamina de manera obvia géneros como el pop y rock, viendo su llegada a las etapas electrónicas y ambientales, resulta como firmamento de lo inagotablemente creativo que es tal vez uno de los sentidos más artesanales de la historia musical.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s