En defensa de Be Here Now, el álbum crucificado del Britpop

Corría el año de 1996, el género del Britpop reinaba en Gran Bretaña e intentaba lograr una segunda invasión al continente americano tras la muerte del Grunge con el trágico suicidio de su más grande exponente, Kurt Cobain. Suede, Pulp, Blur y Oasis encabezaban este movimiento el cual proponía un regreso a un look relajado, melodías pegajosas, y letras alegres como respuesta al grunge y su estética desarreglada, sonido más agresivo y líricas que por lo general trataban con temas como la melancolía y el odio.

Alguna vez John Lennon dijo desatando polémica “Los Beatles somos más grandes que Jesús”. Noel Gallagher compositor, guitarrista y cantante de Oasis se atrevía a afirmar “somos más grandes que Dios”. No se encontraba equivocado, posterior a la salida de su segundo álbum What’s the Story? (Morning Glory) en 1995, Oasis era la banda más grande del mundo, estadios a reventar, sus canciones sonaban persistentemente en MTV y la radio inclusive en el continente americano, impulsados por la personalidad y actitud explosiva de los hermanos Gallagher, que más de quejarse de los problemas de la fama parecían alimentarse de ellos. La polémica era parte de su naturaleza, estaban preparados para dominar el mundo, para liderar a una nueva generación y usurpar el trono de ícono cultural que había dejado vacante Cobain.

Durante los conciertos masivos de Knebworth se escucharon por primera vez 2 temas de lo que sería su tercer álbum Be Here Now, estos fueron “My Big Mouth” e “It’s Gettin’ Better (Man!!)”. Dieron un pequeño aviso de lo que estaba por venir a las más de 250,000 personas que acudieron cada día a este evento musical, considerado uno de los más grandes en la historia del Reino Unido. Posteriormente, Oasis apareció en el MTV Unplugged, el cual tuvo que ser cantado únicamente por Noel ya que Liam “se encontraba enfermo de la garganta”. Éste atendió al evento y se dedicó a molestar a Noel desde una de las filas del teatro durante la presentación. Ese mismo verano durante su gira norteamericana, Noel renunció por varias semanas a la banda por tensiones y diferencias con Liam, sin embargo regreso para la presentación en los MTV Music Awards en la cual Liam a propósito decidió cantar fuera de tono y escupir al público, generando criticas (y publicidad) por parte de la prensa norteamericana.

Oasis llegaba al estudio a finales de 1996 para grabar Be Here Now, con tensiones entre todos los integrantes de la banda, problemas con las drogas, excesos y una expectativa irreal generada por la exposición mediática del último año. El proceso de grabación fue largo y tortuoso y finalmente el álbum vio la luz en Agosto de  1997. La portada muestra a los miembros de la banda en el patio de una mansión, en la cual, como detalle más emblemático, podemos encontrar un Rolls Royce dentro de la piscina. El álbum logró vender más de 400,000 copias en su primer día, rompiendo récords en el Reino Unido.

El álbum obtuvo reseñas mixtas por parte de la crítica, por lo general alabando la capacidad de Noel para la composición y el desempeño vocal de Liam pero destrozando la producción del álbum, la cual reflejaba los excesos por los cuales atravesaba la banda en el momento. Canciones muy largas con outros interminables y repetitivos, una cantidad enorme de pistas de guitarra encima de la otra (Noel menciona en entrevistas que era un intento de lograr un sonido colosal), la pérdida del sonido del bajo en la mezcla, entre otros problemas. Be Here Now fue un éxito comercial para Oasis en la época de su lanzamiento, pero en retrospectiva se le ha considerado como el momento de la muerte del Britpop, el momento en el que la diversión y la felicidad pasaron a ser caos y euforia descontrolada, nada volvería a ser lo mismo.

Nos acercamos al vigésimo aniversario de Be Here Now y yo tengo algunas preguntas que hacerles, ¿es en realidad un álbum mediocre? ¿Merece ser recordado como el fin de un género?

Recientemente Noel Gallagher remasterizó “D’you Know What I Mean” con un sonido más simple, pero que deja respirar a la canción y nos da oportunidad de apreciar los pequeños detalles (la canción cuenta con una sección de cuerdas que no había escuchado nunca en 19 años). Es como escuchar una nueva canción y un excelente remaster e incluso muchas personas consideran esta nueva versión como mejor que la original, pero lo que para muchos es el talón de Aquiles de Be Here Now, para mí una de sus fortalezas. La producción ruidosa y saturada de la versión original le da un toque especial a las canciones, en lugar de que nos dieran un What’s the Story? 2.0 obtuvimos un álbum con una identidad propia, y eso enfadó a muchas personas en su momento y hasta el día de hoy.

Be Here Now no es un álbum perfecto, en eso estamos claros, pero representa un momento muy específico en el tiempo, una época a finales de los ’90 en la que no atravesamos una crisis económica mundial, no vivimos una gran guerra, no existían tensiones políticas a nivel mundial, la guerra fría había terminado; era la época en la que florecía la revolución tecnológica, liderada por el internet y los videojuegos, nos acercábamos al nuevo milenio y reflexionábamos sobre todo el progreso que habíamos logrado como especie y lo celebrábamos. Tal vez inclusive éramos arrogantes o ignorantes de los problemas del futuro, pero en ese momento no importaba, el optimismo opacaba a todo lo demás, “El pináculo de nuestra civilización” como recalca acertadamente el agente Smith en la película The Matrix de 1999.

Tomando lo anterior en cuenta eso es lo que expresa Be Here Now, la sensación de estar en la cima del mundo, de satisfacción plena, de dejar todo lo demás en segundo plano y concentrarse en disfrutar el ahora, es una sensación que yo describiría más como épica que excesiva. Las canciones eran largas y repetitivas porque disfrutábamos de cantar durante horas y desgastarnos la garganta a su ritmo, el sonido estaba saturado y sin dinámica porque en ese momento en el tiempo no había lugar para los contrastes, expresaba perfectamente el sentir de una generación en una década plagada de logros tanto tecnológicos como sociales.

Es un álbum que es imposible de entender sin el contexto cultural de la época, con canciones se han vuelto clásicos de la banda como “Stand By Me”, “All Around The World”  o “D’you Know What I Mean”, que dejan el aspecto de la producción a un lado y se centran en lo que es más importante en la música: lo que quiere expresar, los sentimientos que puede llegar a generar una melodía.

Be Here Now no merece ser recordado como un álbum mediocre o el álbum que acabo con el Britpop, simplemente las expectativas generadas por el éxito masivo de los 2 primeros álbumes de Oasis hicieron que cualquier cosa que la banda grabara posterior a esto se quedara corto de lo esperado, la música popular comenzaba a tomar otros rumbos gracias al boom de los elementos electrónicos y el Britpop se fue apagando poco a poco después de este año. Aún si Be Here Now hubiese sido el mejor álbum de Oasis hasta el momento, el cambio era inevitable.

Denle una oportunidad sin la etiqueta que le ha otorgado la prensa musical internacional y puede ser que se encuentren gratamente sorprendidos, o tal vez yo soy muy romántico y nostálgico y en realidad solamente es el sonido de una banda bajo el efecto de las drogas a la cual todo le importaba un carajo como alguna vez menciono Noel Gallagher, juzguen y decidan ustedes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s