7 clásicos menos conocidos de hip-hop

The Chronic, Illmatic, Enter the Wu-Tang (36 Chambers), It Takes a Nation of Millions to Hold Us Back, Paul’s Boutique. Los nombres para clásicos de hip-hop nos sobran, pero hay unos que por diferentes razones no lucen de la misma distribución pero al menos si del mismo reconocimiento. Aquí traemos siete ejemplos de clásicos maltratados por la fama pero celebrados por su legado.

En orden cronológico:

Enta da Stage – Black Moon (1993)

enta

Los años que rodean la creación de este disco fueron complejos por el boom competitivo dentro del hip-hop. La costa oeste había tomado protagonismo y del lado opuesto del país están ansiosos por retomarlo. Wu-Tang, Nas, Biggie tomaron rol central en esta búsqueda por la resurrección de la costa este. Durante este tiempo, nace  conformado por veteranos, Black Moon, con un álbum que tomaba la jovialidad del g-funk pero con lo brusco del estilo neoyorquino sin compromisos. Al competir con los grandes títulos aledaños a la época, este álbum fue víctima de un injusto olvido. Hoy artistas influenciados rescatan el legado de un álbum que fue igual de primordial para el regreso al trono de la costa este.

93 ‘til Infinity – Souls of Mischief (1993)

93

Saltando a bordo de la creciente alternativa al gangsta rap por parte del jazz rap; Souls of Mischief fue capaz de diferenciarse. Con una obvia inclusión de la sutileza del jazz, pero sin ignorar los elementos del éxito del g-funk y el boom bap tan establecidos ya dentro del hip-hop. Así llegaron a un punto medio, en un jazz rap que no se deja ahogar por la amabilidad pero tampoco sobre compensaba con fingida agresividad.

Dr. Octagonecologyst – Dr. Octagon (1996)

dr

El legado de Kool Keith empezaría una nueva tangente con su debut solista bajo el alias Dr. Octagon. Muy dentro de las líneas de collages de audio, personajes extrovertidos y alusiones a los absurdo como lo que conocemos con MF Doom; Kool Keith fue pionero al trabajar un fuerte concepto narrativo, lleno de humor, horror y surrealismo. Un albúm que exige de principio a fin por su aparente incoherencia al saltar ansiosamente entre estilo, tema y sonido. Sin duda la locura del arista proveería al hip-hop con una cascada de ideas de la cuales una nueva generación podría tomar al menos una prueba.

Mos Def & Talib Kweli Are Blackstar – Mos Def & Talib Kweli (1998)

mos

Popularmente a este álbum se le atribuye el cumplido de haber logrado una de las mejores colaboraciones en la historia del género, una con tanta química que parece indudable. Este título es uno profundamente arraigado en la tradición filosófica del jazz rap, celebrando así el aspecto la cultura afro americana desde un punto de vista espiritual. Este luce, a diferencia de sus contemporáneos de una producción pulcra y dinámica, que también presume de su sonido modernizado. Aquí las referencias a momentos históricos del hip-hop así como el persistente mensaje positivo que busca adentrarse en cada canción da como resultado un álbum que celebra el final de una década.

Deltron 3030 – Deltron 3030 (1999)

deltron

Después de la pesadilla psicodélica que es Dr. Octagonecologyst; Dan the Automator un genio de la producción narrativamente elocuente juntó esfuerzos con Del the Funky Homosapien. Un nombre que tal vez muchos desconocen, pero cuya voz despertará recuerdos al unos años después convertirse en el fantasma rapero de Gorillaz. La ambición de la colaboración resulta en un concepto teatral, la historia del futuro distópico que es rescatado por nuestro héroe, todo establecido bajo una especie de opera hip-hop. Un álbum inmersivo y ambicioso que no pretende alarde, más bien simplemente placer.

Fantastic Damage – EL-P (2002)

el

Fuera de Company Flow; EL-P empezaría la segunda etapa de su extraña carrera. Aquí soltó un álbum lleno de paranoia política, claustrofobia sónica y también mucho coraje. La producción aquí empieza un trayecto más profundo hacia los sonidos electrónicos con un áspero aspecto, casi lo-fi. Este recuerda a lo alucinante de los Beastie Boys pero con una visión más pesimista y preocupada por la abstracción. Esta entrega, por su sonido tan único es inolvidable para el progreso de un género que se hallaba en crecimiento, por lo menos en el underground.

Champion Sound – Jaylib (2003)

jay

Los encargados de lo que sería el futuro del hip-hop; Dilla y Madlib juntaron esfuerzos para una de las más triunfales expansiones del género. “L.A. to Detroit”, al puro estilo de trabajo de Madlib, el álbum fue concebido con cada productor en su respectiva ciudad. Madlib en California y Dilla en Detroit, solo encontrándose una vez durante la producción. Aquí, la carga de trabajo fue distribuida de manera consciente a mitades. Tanto instrumentales como labores de interpretación. El álbum hoy funge como una exhibición de la incontrolable creatividad de dos productores que cambiarían el rumbo de todo un género. Un álbum singularmente interesante porque es de las pocas ocasiones donde se puede escuchar a ambos productores rapeando de manera constante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s