7 grandes soundtracks originales de culto

Hay ocasiones, en las que un músico que no forma parte de la industria cinematográfica es invitado a realizar el soundtrack de una película. Estos esfuerzos son partes especiales de la discografía de un artista de estas características, por lo que muchas veces forman un paréntesis esencial dentro de su trabajo, dignos de analizar como si fuera un álbum más de estudio.  También, tenemos una idea un tanto premeditada de lo que es un soundtrack. Imaginamos composiciones orquestales al estilo de John Williams o Howard Shore, cuando en realidad un soundtrack puede estar compuesto de canciones realizadas con instrumentos de música popular y estructuras tradicionales. Estos soundtracks, compilados en álbumes, son la muestra fehaciente de que el formato puede trascender la diégesis cinematográfica para transformarse en música que satisface su objetivo original de escucha, es decir, logran perfectamente la separación con el medio audiovisual.

Shaft – Isaac Hayes (1971)

1

Uno de los primeros músicos populares en entrar al mundo de los soundtracks fue Isaac Hayes. Él pondría el ejemplo a seguir sobre cómo hacer música para una película del género blaxpolitation, ya que su plantilla fue imitada por muchas películas en lo que restaría de los ’70, desde el siguiente álbum de esta lista hasta el trabajo que se realizó en The Warriors. Más allá de un clásico de los soundtracks, Shaft es también un clásico del Soul y el Funk.

Superfly – Curtis Mayfield (1972)

2

Curtis Mayfield tomó lo planteado por Hayes en Shaft y lo llevó a otro nivel, realizando un soundtrack que aparte de ser compañía de una película, era por sí mismo un medio para entregar un mensaje social relevante. Este álbum denuncia y expone cómo es la vida en los ghettos afroamericanos, cómo la violencia y las drogas marcan a todos los que coexisten a su alrededor. Para algunos, el mejor álbum de Mayfield.

 

Walter Carlos’ Clockwork Orange – Wendy Carlos (1972)

3

La innovadora electrónica se dio a conocer en la cultura popular con sus interpretaciones de Bach en Moog, en el clásico Switched-On Bach, y se volvería parte indeleble de la misma gracias a sus trabajos en soundtracks de películas como TronThe Shining y por supuesto, A Clockwork Orange. Tomando inspiración de sus trabajos de Bach, Carlos reinterpretó algunas composiciones clásicas y agregó algunas propias, para conformar un álbum que logró separarse de su película en el imaginario colectivo y valerse como una obra independiente.

 

Purple Rain – Prince & The Revolution (1984)

4

Es común olvidarnos que Purple Rain es el acompañamiento de la película del mismo nombre. El soundtrack fue tan grande, influyente y popular, que rebasó en todos los aspectos a la película que le da nombre, la cual es vista como una curiosidad a lado de la obra maestra que supone ser este álbum. Un festín de excesos ochenteros, melodías legendarias y perfección pop.

 

Soundtrack from Twin Peaks – Angelo Badalamenti (1990)

5

Actualmente, este soundtrack goza de un seguimiento de culto comparable al de la serie que supone sonorizar. Los ambiente etéreos y por momentos macabros de Angelo Badalamenti se complementan perfecto con la atmósfera que plaga a Twin Peaks. De los aclamados trabajos que han salido entre la dupla Badalamenti-Lynch, este es el que tiene más estima entre fans y curiosos en general.

 

Blade Runner – Vangelis (1994)

6

 

Lanzado 12 años después del estreno de la película, el soundtrack que hizo Vangelis para Blade Runner ya era de culto en 1994. Reconocido como uno de los álbumes de ambient más importantes y un punto referencial de la música electrónica, Blade Runner evoca de manera perfecta la estética noir de la película de Ridley Scott, situándonos en un  Los Ángeles distópico y post-industrial.

 

The Virgin Suicides – Air (2000)

7

Sofia Coppola es reconocida por la música que utiliza en sus películas, buena costumbre que comenzó con la elección del score en su filme debut, llevado a cabo por el dúo francés de chill y low-tempo Air. La temática melancólica de la película es perfectamente captada en la música, hecha con órganos y sintetizadores cálidos, que le dan una vibra atemporal, vital para que al día de hoy siga sonando relevante.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s