La muerte de los “Grandes Éxitos”

El club de preservación del power chord es un lugar para aquellos que ven en el rock algo trascendental.

Siempre me han parecido un tanto incomprensibles las compilaciones de grandes éxitos. Cuando comencé a interesarme en la música, todo estaba disponible al alcance de mi generación. Nosotros llegamos en la cumbre de Ares y el advenimiento de Limewire, nunca tuvimos que pagar por nada desde que aprendimos a usar internet. Cualquier canción la bajábamos de algún torrent con bitrate de escándalo, para acabar con un mp3 que pesaba como medio mega y sonaba a cartón en los audífonos pedorros de nuestros iPods de primera generación. Hacíamos playlists con esas atrocidades de audios, nuestros propios “Greatest Hits”. ¿Quién no tenía (o tiene) un playlist con sus canciones favoritas de un artista? La era del playlist volvió obsoletas a las compilaciones de grandes éxitos.

Los “Greatest Hits” cumplían una función específica dentro de una industria musical dominada por las ventas de discos físicos. Era una excusa para venderle algo más a los fans, para sacarle jugo al material de una banda que estaba por cambiar de disquera, una manera de cumplir las pautas de los contratos multimillonarios de antaño. Hoy, estas son redundantes. Para qué me voy a bajar (o comprar) una compilación si tengo todas las canciones a mi alcance, y si estas traen B-sides o canciones nuevas, puedo descargar esas canciones y dejar el resto del compilado a un lado. Hoy todavía se siguen lanzando compilaciones de “Greatest Hits”, pero han adquirido una forma interesante, adecuada para estos tiempos en los que todo es curaduría personal.

Compilados recientes como Central Belters de Mogwai Twentyears de Air tienen sentido porque más allá de representar un objetivo comercial, son selecciones hechos por los mismos artistas tomando una visión retrospectiva de sus carreras. En la era del playlist, si se quiere decir, estos “Greatest Hits” son un playlist del artista sobre su propia música, tomando lo realmente esencial, dándole sentido junto con otras canciones de diferentes épocas, recontextualizando las piezas fuera de su álbum en relación con diferentes temas. No es lo mismo escuchar “Cody” de Mogwai después de “Punk Rock:” en Come On Die Young que hacerlo después de “Helicon 1” en Central Belters. La banda decidió darle otra línea a esas dos canciones, situarlas en planos totalmente diferentes a los originales. Ese es el futuro de los “Greatest Hits”, que el artista reevalúe su propia obra, le dé otro significado, que nos enseñe cómo le gustaría escucharla, cómo le gustaría que la escucháramos. Y que con suerte, no tenga las palabras “Greatest Hits” en el título.

Anuncios

Un comentario en “La muerte de los “Grandes Éxitos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s