Los 7 mejores álbumes de New Wave

Por Diego Galán y Sebastián Cors

¿Alguna vez se han sentido confundidos con un término como post-punk o post-rock? Bueno, dentro de los términos confusos el new wave se lleva la corona. Hacia el fin de los ‘70 se conformó una nueva visión de la música. Una, que tomando de la mano el pop y el rock, tenía grandes aspiraciones. Tal vez la manera más fácil de entender cuál era esta nueva visión, es decir que fue una generación de músicos que alcanzaron ver la gran entidad artística. Una generación deseosa de experimentar tanto con tecnología, como con instrumentos y estilos de música. En este deseo de mezclar, fusionar y reunir influencias de todos lugares, inherentemente vino la ramificación y diversificación que hizo que el género se expandiera sin márgenes, así creando una de las etiquetas más confusas. De la misma manera que el post-punk a veces define más una visión colectiva o una época, el new wave define realmente a una necesidad artística de crecer.

Esta lista es una recopilación de los álbumes que entendieron esta necesidad y supieron traer a la vida obras, que hasta el día de hoy nos dejan perplejos con su atemporalidad, su excentricidad y carisma. Aquí los 7 mejores álbumes de new wave en orden cronológico.

Marquee Moon – Television (1977)

marquee

Antes de nuestra era, donde la obsesión con la autenticidad vio al garage como la mejor manera para introducir punk y rock como viruses en la música popular, Television fue una de esas bandas cuya revisión de los valores centrales del rock, trajo algo monumental a la mesa. Escuchar Marquee Moon es como escuchar a un grupo de músicos ensayados, preparados y talentosos, pero sin el más mínimo interés en sonar épicos, ni embarcarse en una ferocidad inexistente y mucho menos complicar su musicalidad. El sonido de Marquee Moon es directo, limpio y punk, es ahorrador pero eficaz. Tom Verlaine y Richard Lloyd compartían ricas ideas melódicas dentro del desarrollo de las canciones, con un conocimiento implícito de que el punk no estaba en al acorde sino en el tacto. Mientras tanto Billy Ficca, en la batería, era preciso y dinámico. La influencia de esta retracción, daría armas al new wave para crear variedad, de la misma manera que le enseñaría al post-punk que era lo realmente sustancial dentro del punk.

This Year’s Model – Elvis Costello (1978)

costello

El new wave y el punk surgieron del mismo movimiento ideológico, al grado de que a veces es difícil separar uno del otro tratando de catalogar la música de algún artista. Algo que pasa definitivamente con el segundo álbum de Elvis Costello. Parte toque intelectual y parte crudeza punk, This Year’s Model puede ser considerado como el referente más bohemio del punk inglés, de la época, o como el álbum más cínico del new wave.

Q: Are We Not Men? A: We Are Devo! – Devo (1978)

devo

El demo de esta enigmática banda llegó en 1977 a las manos de David Bowie y Iggy Pop. Al mostrar un profundo interés y compartirlo con su círculo, Brian Eno terminó enterándose y pagando el tiempo de estudio, así como los vuelos de avión para que la banda empezara a trabajar. El trabajo en el estudio resultaría problemático para Eno, cuando la banda se mostró resistente ante los cambios. La música en sí sonaba como una especie de sátira al pop rock de los ‘60 con su alegre alma surf y grandes coros, pero a su vez, con la teatralidad y excentricidad de los ‘70 que parecía mostrar todo a través de un lente distópico. Esta burla estaba sumamente calculada, la banda se mostraba interesada en el desarrollo de estos conceptos, con su propuesta del hombre regresando a un estado animal en la sociedad moderna. Todo esto fue reforzado con una imagen bizarra, usando todo tipo de parafernalia, leotardos y cascos de plásticos, escenografías inspiradas en ciencia ficción y surrealismo. La extraña magia de este álbum no solo es por ser cara del new wave, pero para el desarrollo musical. Todo esto es tangible al escuchar “Jocko Homo” donde parece que un grupo de alienígenas recopilaron información sobre nuestra música e intentaron replicarla con un especie de desprecio por nuestra raza.

Remain in Light – Talking Heads (1980)

remain-in-light-4e6708a41f04a_1024x1024

Si Eno no logró permear su estilo en los demos de Television ni en la terquedad de Devo, con Byrne, sabía que podía trabajar bien. En este álbum, David Byrne buscó sacrificar el ego de los integrantes con tal de buscar la cooperación mutua de todos en su máxima expresión. Esta fue la misma dinámica de Television y New Order, lo cual habla de algo significativo y sumamente tangible. En la búsqueda de la experimentación, el progreso y destrucción de los paradigmas esta generación encontró valor en la colaboración como ninguna otra. “The Great Curve” recuerda a la esencia de los grandes jams de los ‘70, nos muestra los frutos del viaje de Frantz y Weymouth por el caribe, “Once in a Lifetime” es cumbre de la expresión del equipo Frantz/Eno, “Houses in Motion” muestra química y un espacio compartido no solo con músicos pero con productores también. Para el inicio de la década, los Talking Heads demostrarían los valores de una nueva generación de artistas.

Scary Monsters (And Super Creeps) – David Bowie (1980)

bowie

El primer álbum después de la trilogía de Berlín, encuentra a David Bowie en una nueva etapa de su sonido, enraizada en un mismo nivel de ambiciones culturales y artísticas. Este trabajo representa la transición entre su sonido experimental de finales de los setenta y el superestrellato que logró en los ochenta a partir de Let’s Dance. Scary Monsters es sin duda el último gran álbum de la etapa clásica de Bowie, y quedaría sin ser igualado hasta el lanzamiento de su último álbum; Blackstar.

Power, Corruption & Lies – New Order (1983)

order

Closer sepultó de la manera más honorable a Joy Division y sus remanentes no tuvieron más que continuar sin Ian Curtis. La razón por la que New Order prosperó creativamente es una que sigue siendo difícil de delimitar, mientars que el hecho de que esta haya sido bien recibida, no es tan difícil. Para muchos, los éxitos de Movement fueron suficientes para dejar a esta entrega en la sombra, pero en realidad la brecha entre los dos no podría ser más grande. Todo el alcance artístico del post-punk bañó a este disco de creatividad mientras que la creciente obsesión con el dance music y una delicada exploración rítmica le dieron una cara diferente y resplandeciente. Precisamente este aire de oscuridad mezclándose con lo infantil, esta seriedad que se atreve a reírse de sí misma, esta pérdida de miedo de casar polos opuestos, fue lo que definió tanto al new wave como a este álbum en la trascendencia histórica.

Synchronicity – The Police (1983)

synchronicity

Cuando The Police empezó a grabar su obra maestra, Synchronicity, estaban cerca de ser la banda más grande del mundo (lo serían tras el lanzamiento del álbum). Llegaron a este punto de su carrera con muchas tensiones que los tenían al borde de la separación, por lo que este proyecto fue realizado por partes separadas, cada quien grabando sus partes en solitario. De este proceso salió un álbum que suena más al trabajo de Sting como solista que a The Police, un material influenciado por sintetizadores, ritmos africanos y una sensibilidad cada vez más alejada del rock sobre el cual desarrolló la banda su carrera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s