Columnas Vacas Sagradas

Vacas Sagradas: Appetite for Destruction

En Vacas Sagradas, cada domingo analizamos los grandes álbumes de culto para saber qué tan sagrados son.

A veces creo que los millenials perdimos la noción de cómo pasarla bien. En una cultura que se ha desarrollado entre miles de tendencias, que conllevan pretensión, a veces confundimos los sofisticado y trendy con lo divertido. ¿A qué va esto? A que cada que sacas el Appetite for Destruction en una plática de música te tiran de inepto.

Queremos comparar a Guns N’ Roses con Radiohead o con Slowdive y obvio así las cosas no se pueden poner en perspectiva. Appetite for Destruction no es trendy ni sofisticado, tampoco es muy inteligente o innovador. Es, para mí, rock n’ roll en su expresión más pura. Lo que hay que entender, es que el rock no busca ser refinado y educado, sino que pretende romper cosas mientras está pedo y grita groserías. Por eso, no podemos contextualizar a Guns N’ Roses y su música en el mismo rubro que a las bandas que son idóneas para cartel del festival Nrmal. Así que tomando en cuenta eso, y que no toda la música tiene que ser inteligente o transgresora para ser apreciada, empecemos.

Este álbum lo tenemos que analizar desde la perspectiva de la escena en la que se gestó: Los Angeles en 1987. El glam estaba en su momento de clímax, ese pico justo antes de comenzar el estrepitoso descenso hacia los noventas y el grunge. Todas las bandas debían sonar y parecerse a Mötley Crüe para obtener un trato con una disquera. Maquillaje, plataformas, cabello con mucho spray y una variación del metal con más pop que metal. De esa escena surgió Guns N’ Roses, que decidió no ir con la corriente e inclinarse más hacia el hard rock, la imagen de la banda era una parte importante, pero no tanto como la música, caso contrario de muchas de las bandas de esa época.

El caso es que, Guns N’ Roses se salió con la suya, en parte por la rotación que tuvieron en MTV y por el hecho de que la gente ya estaba harta de la fórmula del glam. Guns (para los cuates), revitalizó una escena al mismo tiempo que la mató, ya que surgió de ella y a la vez cambió las reglas del juego con un producto más atrevido e interesante. Música pegajosa, con contenido controvertido, riffs que se convirtieron en leyenda de manera inmediata y las personalidades de Axl Rose y Slash.

La verdadera importancia de Appetite for Destruction, es que funge como una especie de documental de la escena de Los Angeles, analizada desde el punto de vista de cinco músicos sin dinero viviendo como drogadictos. El caso de muchos otros que se quedaron en el camino y nunca alcanzaron la fama. Y siendo el Los Angeles del glam, una escena tan característica e importante de la historia del rock, el hecho de que exista un testimonio tan crudo y al punto de ella, en forma de un álbum increíble, es maravilloso. Las letras, los excesos durante la grabación, lo sucio de los riffs, todo es una suma de Los Angeles, en cualquier momento de 1987, y pocos álbumes nos pueden hablar tanto de una época tan específica, de una manera tan efectiva.

¿Es una vaca sagrada? Lo he debatido mucho en mi cabeza, varias veces, y siempre termino inclinándome hacia un sí. Sin embargo, si de algo estoy seguro, es que sea o no una vaca sagrada, es un documento importante de una escena relevante, un disco para pasarla muy bien, algo que nuestra generación ya no toma mucho en cuenta al escuchar música; y sobre todo, es un grandísimo álbum de rock n’ roll, que para mí, está codeándose con los mejores, ahí arriba en el Olimpo, con Exile on Main Street Led Zeppelin II.

Anuncios

1 comment on “Vacas Sagradas: Appetite for Destruction

  1. Yo creo que es justo decir que la mayoria de la gente al pensar en este album solo piensan en Welcome To The Jungle, Sweet Child ‘O Mine y Paradise City. Digo, hasta yo estando chavo y en mi epoca de “¡arriba el rock abajo el gobierno!” solo escuchaba estas 3 e ignoraba el resto. Despues me llego el morbo y lo escuche por completo. La neta es uno de los mejores albums de Hard Rock que existe. Tiene esa actitud y sonido que te hace pensar en lo crudo e imponente que es el genero. Y todas las canciones tienen sus meritos y no deberian ser opacadas por esas 3 que todo mundo conoce. Yo opino que en efecto si es una Vaca Sagrada

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s