El periodismo musical en México

El club de preservación del power chord es un lugar para aquellos que ven en el rock algo trascendental.

Todos los que crecimos rodeados del gran mito que es el Rock and Roll entendemos una de las partes más importantes para la creación de sus dioses: la prensa. Rolling Stone (en la prehistoria), NME (en sus buenos tiempos), Creem (cuando existía) e incluso Pitchfork en la actualidad, son medios que fueron construyendo su leyenda a partir de la difusión de noticias de la farándula musical, entrevistas, coberturas, pero sobre todo, a base de que desarrollaron un estilo editorial basado en las opiniones que tenían sobre ciertos artistas, ciertos géneros y ciertos álbumes. Todos tomaron una personalidad basada en sus reseñas, lo que atrajo a un público de personalidad y gusto similar. Estas publicaciones siguen siendo relevantes al día de hoy precisamente por esto, no porque tengan que basar su contenido en la difusión de noticias.

En México, el Rock y la prensa musical, naturalmente, son algo con menos tradición. Fuera de cuatro o cinco revistas, con sus respectivos portales web y redes sociales, no hay mucho que ver en el periodismo de Rock de nuestro país. La mayoría de estos medios se dedican a ser un refrito de las noticias difundidas por los principales medios internacionales. Si algo sale un día en Consequence of Sound, al día siguiente lo tendrás en tu portal musical de preferencia mexicano. Y la función de estos medios, se limita básicamente a eso. Y es que en lo que a mí concierne, creo que la función del periodismo musical es tomar como punto de partida y de adoración a la reseña del álbum. Lo que mencionaba en el párrafo anterior que ha hecho que los grandes dinosaurios de antaño vivan en la actualidad. El tener un grupo de personas con un criterio definido, trabajando en encontrar al siguiente artista que pueda poner algo nuevo sobre la mesa.

Los medios musicales mexicanos sí hacen reviews, de álbumes de artistas completamente ajenos a lo que pasa en la escena a la que ellos juran apoyar de manera romántica. De trabajos que ya pasaron por el escrutinio de otras publicaciones con más credibilidad, seguidores y alcance. Es raro encontrar una reseña de alguna banda local, por más famosa que sea; y por lo general, nunca encontrarás una calificación mala o un punto de vista riguroso, ya que el periodismo musical mexicano consiste en un grupo de cuates que reseñan los álbumes de sus cuates. No todos tienen las agallas de cometer el suicidio periodístico de ponerle una mala calificación a un conocido en un círculo tan reducido como la escena independiente mexicana. Por supuesto que nadie tiene ganas de hablar mal de conocidos en frente de sus amigos. Este sistema basado en amistades no permite la presencia de críticos relevantes en la prensa indie. No tenemos villanos, no tenemos tastemakers, no tenemos un Robert Christgau, un Lester Bangs, un periodista con la personalidad suficiente para quitarse los complejos mediocres que inundan nuestro Rock desde el punto de vista editorial y dedicarse a lo que hace un crítico: criticar.

Mientras sigamos exacerbando y criticando los álbumes ajenos a nuestra escena, y no nos crezcan los huevos para desarrollar un ojo crítico dentro de nuestro propio círculo, los medios mexicanos seguirán siendo poco más que un portal de chismes y noticias, un generador de clicks o lo que da más miedo, pero a nadie parece importarle, un semillero de conformistas.

Anuncios

Un comentario en “El periodismo musical en México

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s