Álbumes Listas

7 álbumes notables del noise pop de los noventa

Con una cronología que va desde White Light/White Heat de The Velvet Underground hasta The Magic de Deerhoof, el noise pop ha sido uno de los géneros más incidentes en la historia de la música independiente. Interviniendo como piedra angular en la existencia de movimientos enteros, la noción y uso del ruido nos han regalado un sinnúmero de obras destacadas.

La segunda mitad de la década de los ochenta fue particularmente exitosa en la proliferación interestilística del concepto aplicado a la melodía, y trajo consigo la consagración de bandas como Sonic Youth y los Pixies en el linaje del rock/pop. De aquella genealogía, en los noventa surgieron Slanted and Enchanted, Green Mind, y Smash Your Head On The Punk Rock, que vendrían para hacerse de su propia fama y descendencia musical.

A pesar de no haber provocado un interés mediático comparable al de las bandas previamente mencionadas, existen otros álbumes que dentro del estilo resultan igual de memorables.

Pod (1990) – The Breeders

4AD

Screen Shot 2016-07-03 at 8.19.21 p.m.

El álbum debut de The Breeders; proyecto alterno de Kim Deal y Tanya Donelly, que con ganchos y coros de un alto magnetismo parecen darle un significado ulterior hasta a las letras más cotidianas. Producido por Steve Albini y citado como influencia por Kurt Cobain, Pod no requirió de más credenciales que las canciones que contiene para obtener el carácter de clásico.

Boces (1993) – Mercury Rev

Beggars Banquet

Screen Shot 2016-07-03 at 8.20.14 p.m..png

Como testimonio de la fidelidad que Mercury Rev le dedicó al noise, es puntual remembrar que la banda fue obligada a dejar el escenario de Lollapalooza mientras interpretaban Boces en la 3era edición del festival. Inmerso en un edge experimental del que Jonathan Donahue no se separaría y anunciando a ratos el sonido psicomimético que la banda de Nueva York haría famosa en álbumes posteriores, Boces es un álbum agresivo y delicado, y un premunisor de lo que estaba por venir.

Clouds Taste Metallic (1995) – The Flaming Lips

Warner Bros.

Screen Shot 2016-07-03 at 8.21.10 p.m..png

Clouds Taste Metallic representa el final de una era para los Flaming Lips. Siendo el último álbum en el que participaría Ronald Jones (que curiosamente fue el remplazo para Donahue, años atrás), y también la última instancia en la que Wayne Coyne y compañía se sujetarían a su status como banda de guitarras. Sin embargo, las composiciones de Clouds no desmerecen ante el sonido lush de The Soft Bulletin ni ante el eclecticismo de Yoshimi Battles The Pink Robots. Sin duda, el pedal de Turbo Rat le iba bien a los Lips.

We Are Made of The Same Wood (1996) – Boyracer

Slumberland Records

Screen Shot 2016-07-03 at 8.22.11 p.m..png

Una colección de diez canciones breves y poderosas, We are Made of The Same Wood es un álbum entretenido que también sostiene una cuota de intervenciones experimentales muy oportunas. Stewart Anderson flexiona su voz como lo haría Thurston Moore y toca la guitarra con una furia implacable, sólo interrumpido por un sintetizador intermitente.

Under The Western Freeway (1997) – Grandaddy

Will Records

Screen Shot 2016-07-03 at 8.22.58 p.m..png

A veces es difícil pensar que un primer álbum puede ser rendido con tanta gracia como el de Grandaddy. Under The Western Freeway mezcla un sonido refinado de estudio con una ligeresa que no desluce ni en potencia ni emotividad.

I Can Hear The Heart Beating As One (1997) – Yo La Tengo

Matador Records

Screen Shot 2016-07-03 at 8.23.49 p.m..png

Para muchos la obra máxima de Georgia Hubley y Ira Kaplan. I Can Hear The Heart Beating As One es una casta expansiva de noise pop. Ambient, bossa nova, y krautrock se fusionan con susceptibilidades art-pop para resultar en un repertorio colorido de beats y ritmos sincopados que en papel parecerían improbables, dadas las características compositivas del género.

In an Expression of the Inexpressible (1998) – Blonde Redhead

Touch & Go Records

Screen Shot 2016-07-03 at 10.27.15 p.m..png

En la mayor extensión de sus obras tempranas, Blonde Redhead se halló en un limbo entre la relativa accesibilidad del noise pop, y la aspereza de su género hermano, el noise rock. In an Expressión es un concepto dadaísta, potenciado por progresiones rotas, instrumentales inconstantes, y métodos deconstructivos. Esta inconectividad resulta satisfactoria, pues gracias a ella, Kazu Makino y los hermanos Pace -bajo el ala de Guy Picciotto– conducen un nivel de espontaneidad que pocas veces se ha vuelto a escuchar.

Anuncios

1 comment on “7 álbumes notables del noise pop de los noventa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s