Playlist: Cómo entrarle a Slowdive y no morir en el intento

En las calles nubladas de Reading circa 1977, dos niños pequeños se conocieron. Poco más de una década después, Rachel Goswell y Neil Halstead formarían Slowdive; uno de los más importantes amuletos del shoegaze británico que, a pesar de sufrir un final prematuro debido a problemas contractuales y diferencias entre sus integrantes, dejaría una cicatriz en el cuerpo del continuum musical.

Con el paso de los años y gracias a la llegada del internet, la banda se haría de un seguimiento de culto del que nunca gozó mientras se encontraba activa, y el caleidoscopio de su obra sería una vez más protagonista en la conversación melómana. Cobrarían nueva vida el delay oceánico y las voces espectrales, asegurando el renacimiento del género. Ahora, después de su inminente regreso a los escenarios, Slowdive trae consigo un evangelio: la segunda venida del wall of sound.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s